Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La polémica está servida en la casa ducal de Luxemburgo

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 25/06/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

Hace menos de un año, en septiembre de 2015, Luxemburgo anunció un plan para modernizar su casa ducal. Buena parte de esta estrategia de renovación pasaba por las manos de Chantal Selva, francesa, consultora externa y vista con malos ojos por el Gobierno. Esto ha degenerado en una compleja situación.

Tal y como informa El Mundo, Selva despertaba recelo por su relación cada vez más cercana a María Teresa, también por una mancha en su historial, un caso judicial en su pasado cuyos detalles no han transcendido pero que empañaban su presencia. Por ello, los últimos meses han sido complicados con numerosos despidos y dimisiones.

La pasada semana, se produjo una reunión extraordinaria, un "gabinete de crisis" celebrado entre el gran-duque Enrique y tres miembros del Gobierno para reconducir definitivamente "la gestión de los recursos humanos de la corte". Según algunos medios estaba decidido a "inmiscuirse" en la política de reclutamiento para "evitar el desgaste y evitar una crisis de la monarquía".

Sin embargo, el ministro Braz salió el fin de semana a negar los rumores, garantizado que se trataba de un encuentro regular pero el portavoz de la Corte, Oswald Schröder, "tiró la toalla después de cinco semanas". El tercer portavoz en nueve meses y último cargo de confianza de una larga lista para un territorio tan pequeño. Los cambios, la modernización a la francesa, no están gustando en un gran ducado que trata de limpiar su imagen internacional, explica El Mundo.

La última polémica, fue hace apenas unos días. Selva, cada vez más próxima a María Teresa, debía ser galardonada con una medalla el 23 de junio, día de la Fiesta Nacional, pero el personal del ministerio descubrió, en una comprobación rutinaria, la causa pendiente judicial que ésta arrastra en Francia. Y, contra el parecer de la gran-duquesa, aprovecharon y fue despedida. La reacción de María Teresa fue épica y decidió boicotear la visita oficial del primer ministro rumano y se fue de viaje a Suiza "por causas familiares".

Los métodos de gestión de la consultora francesa habían provocado "un ambiente de trabajo totalmente envenenado y hubo varios errores de contratación, creando un grupo de 'infiltrados', según explican fuentes cercanas al Luxemburger Wort a El Mundo. Los grandes duques cumplirán 16 años al frente del país pero si no se entierra el hacha, la pelea puede desgastar severamente a la monarquía.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon