Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La policía cree que el asesino de Múnich llevaba un año planeando el ataque y que compró el arma por Internet

Bolsamanía Bolsamanía 24/07/2016 Bolsamanía

La matanza de Múnich, en la que murieron nueve personas el pasado viernes no fue un hecho aislado ni un ataque de locura repentino. Alí David Sonboly llevaba planeando un año el ataque, según ha confirmado este domingo la policía alemana

Las autoridades continúan investigando el trasfondo del ataque del pasado viernes en el centro comercial Olympia. Hasta ahora sabíamos que el autor de los hechos era un joven de 18 años de nacionalidad alemana-iraní que sufría problemas depresivos. Además, podría haber sufrido acoso escolar, lo que le habría llevado a vengarse de sus compañeros.

La Policía ha afirmado que el joven llevaba un año preparando la matanza, según se extrae de las pruebas encontradas en su vivienda. El fiscal Thomas Steinkraus-Koch en una rueda de prensa, también ha dicho que el autor de la masacre sufría depresión y estaba recibiendo tratamiento psiquiátrico por ansiedad. En este sentido, se han hallado varios medicamentos en su casa, aunque se desconoce si los estaba tomando, recoge El Mundo.

© Proporcionado por Bolsamanía

Steinkraus-Koch también ha contado que el joven, sin licencia, adquirió por Internet el arma con la que perpetró la masacre y ha desmentido que actuara por motivos políticos y que seleccionara a sus víctimas por nacionalidad u otro rasgo.

Todas estas pruebas están en consonancia con la hipótesis principal. Alí David actuó con premeditación, ya había advertido a sus compañeros de colegio. "Un día os enteraréis todos. Un día llevaré a cabo una matanza".

¿QUÉ HA FALLADO?

Alemania estudia qué ha fallado para que un joven de 18 años con problemas psiquiátricos lograra comprar una pistola y abriera fuego en plena ciudad matando a nueve personas. El debate público se centra ahora en determinar si las autoridades están haciendo lo suficiente para controlar el tráfico de armas.

Miembros del gabinete de Angela Merkel han pedido que se revisen las leyes sobre su control. El país germano ocupa el cuarto lugar mundial en posesión de armas tras Estados Unidos, Suiza y Finlandia con más de 5 millones de armas legales, expone El País.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon