Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La posibilidad de la Fed suba los tipos de interés en abril queda casi descartada

Bolsamanía Bolsamanía 17/03/2016 Bolsamanía

La sesión de este miércoles en las bolsas europeas fue de transición, a la espera de conocer “el resultado” de la reunión de dos días del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC). Petróleo de Qatar, 15 productores de la OPEP y “no OPEP”, que representan el 73% de la producción mundial de crudo, apoyan la iniciativa.

Durante toda la jornada los mercados europeos de renta variable vagaron sin rumbo, sostenidos por los valores del sector energético que mostraron este miércoles gran fortaleza, animados por el fuerte rebote del precio del crudo. En este sentido, señalar que ya se ha puesto fecha a la reunión entre grandes productores de la OPEP y “no OPEP” en la que se debatirá una posible congelación de la producción de crudo. La reunión tendrá lugar en Doha el día 17 de abril y, en principio, se realizará incluso sin Irán si este país decide no acudir.

Según dijo ayer el ministro de precio del petróleo subió con fuerza. Además, el hecho de que según los datos de la Administración de Información de la Energía estadounidense los inventarios de crudo en el país subieran menos de lo esperado durante la última semana sirvió para apuntalar las alzas de esta variable durante la jornada.

Pero la “principal atracción” del día era y fue la reunión del FOMC. En este sentido señalar que, tal y como estaba previsto, la Fed dejó sin cambios sus tipos de interés de referencia a corto plazo. Lo más relevante fue que los miembros del comité rebajaron de cuatro a dos las posibles alzas de tipos oficiales en 2016, situando éstos en el 0,875% a finales de año. Con este movimiento la Fed se ajusta a las expectativas de los mercados, algo que fue recibido con alivio por los inversores, lo que se reflejó en las bolsas, que subieron después de conocerse esta decisión, los mercados de bonos, que también experimentaron significativas alzas, y en el dólar, que se depreció respecto al resto de principales monedas.

© Proporcionado por Bolsamanía

La Fed y su presidenta, Janet Yellen, volvieron a insistir en que los próximos movimientos en materia de tipos dependerán de los datos macro que se vayan conociendo. Lo más preocupante es que la Fed se mostró en esta ocasión menos optimista en relación a la marcha de la economía estadounidense, insistiendo en su preocupación por la debilidad del crecimiento mundial y por las tensiones en los mercados financieros. En este sentido, señalar que si la primera lectura de los mercados ha sido positiva es debido a que muchos inversores no ven más allá de lo que supone en términos de liquidez que la Fed retrase las alzas de tipos. Sin embargo, a nosotros nos preocupa el tono “menos optimista” de la Fed en relación a la posible evolución de la economía estadounidense, teniendo en cuenta que la tasa de desempleo está por debajo del 5% y que la inflación subyacente se situó en febrero en el 2,3%, tal y como dio a conocer este miércoles el Departamento de Trabajo.

Con un consumo privado aceptablemente sólido, un mercado residencial fuerte y la inflación al alza, el hecho de que la Fed no muestre intenciones de subir sus tipos por ahora es preocupante ya que indica que el banco central estadounidense no las tiene todas consigo en lo que hace referencia al estado real de la economía del país. A corto los mercados de valores reaccionarán positivamente aunque a partir de ahora los inversores valorarán cada dato macro que se publique en Estados Unidos para determinar hacia dónde marcha esta economía y si su “fortaleza” justifica o no las valoraciones de muchas compañías cotizadas.

De momento, este jueves esperamos que las bolsas europeas abran al alza, siguiendo la estela dejada el miércoles por Wall Street. En principio los inversores “celebrarán” que la posibilidad de que la Fed suba nuevamente sus tipos en su reunión de abril queda prácticamente descartada. Que lo haga en la de junio va a depender de los datos macro que se publiquen. En nuestra opinión, sería bueno que volviera a actuar entonces ya que ello supondría que la economía estadounidense se ha recuperado y presenta buenas perspectivas, con lo que ello representa para el resto de las economías desarrolladas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon