Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La prensa española y la libertad de expresión: ¿sufren los periodistas presiones políticas?

Bolsamanía Bolsamanía 06/11/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

La libertad de expresión de la prensa ya no es algo incuestionable en España. Los cambios que han tenido que llevar a cabo los periódicos para adaptarse al mundo digital y para enfrentar la disminución de los ingresos por publicidad, y las presiones políticas de las que muchos periodistas se quejan han hecho que los medios extranjeros cuestiones la objetividad de los diarios nacionales.La reestructuración de la prensa española ha provocado que 11.000 periodistas hayan perdido sus puestos de trabajo en siete añosThe New York Times ha sido el diario que, en un artículo, ha puesto en duda si realmente se mantiene la objetividad de la prensa española. Incide en que el sector en España ha requerido una fuerte reestructuración, provocando que 11.000 periodistas hayan perdido sus puestos de trabajo en siete años, por lo que dice que ahora son muchos los que se preguntan si las cabeceras más importantes han perdido su independencia editorial como consecuencia de la restricción financiera a la que han tenido que enfrentarse.El medio estadounidense describe lo ocurrido en España como una 'tormenta perfecta' en la que se han mezclado las enormes deudas que arrastraban algunos periódicos con la asertividad del Gobierno del PP que ha respondido agresivamente a las críticas públicas con medidas como la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como 'Ley Mordaza', que tal y como recuerda NYT impone penas para aquellos que participen en protestas políticas no autorizadas o para los que publiquen vídeos de estas protestas en los que aparezcan agentes de policía.Tal es la situación, afirma The New York Times, que incluso un grupo de organismos de control de los medios internacionales han publicado un informe conjunto en el que expresa su preocupación por la libertad de prensa en España y en el que pide la derogación de la mencionada ley, así como una relajación del control que ejerce el Gobierno sobre RTVE.¿CÓMO LO VEN LOS PERIODISTAS?En la industria no son pocos los que afirman que la combinación de las presiones gubernamentales y financieras han limitado su capacidad para cubrir la actualidad como les gustaría, pudiendo hablar libremente de los conflictos de interés que existen en las grandes empresas y en los partidos políticos, sobre todo después de que los escándalos financieros y de corrupción parezcan haberse multiplicado."La dependencia de los acreedores ha hecho un daño terrible a la credibilidad de los medios de comunicación en este país"El periodista Miguel Ángel Aguilar ha descrito así la situación: "Los periódicos están en manos de los acreedores, y también en las de un Gobierno que ha ayudado a convencer a los acreedores que los diarios deben mantenerse con vida pese a la asfixia que les generan sus deudas". Estamos ante "una situación de dependencia que ha hecho un daño terrible a la credibilidad de los medios de comunicación en este país", ha remarcado el fundador de Ahora.Gran parte de la deuda que acarrean los periódicos líderes está ligada a las inversiones realizadas por los grupos de medios de comunicación durante los años de bonanza económica en España. Esto ha hecho que los diarios hayan "perdido la independencia editorial a la hora de hablar de las grandes empresas, especialmente los bancos", ha dicho Juan Pedro Velázquez-Gaztelu, que dejó El País hace dos años y ahora es el jefe de la oficina de Madrid de Alternativas Económicas."No creo que en España haya habido un momento peor para la libertad de expresión desde la muerte de Franco", ha destacado.DIRECTORES DERROCADOSAdemás, NYT destaca que en los últimos dos años los directores de los tres principales periódicos españoles han sido 'derrocados'. Su destitución se ha producido en parte por las pérdidas financieras que acarreaban estos medios, pero sobre todo hay que destacar que se produjo tras la publicación de artículos que alteraron los ánimos en la clase política.De todos ellos, el relevo más comentado fue el del exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, que acaba de lanzar otro diario, El Español. Tal y como ha dicho el propio periodista, su despido estuvo motivado por la decisión de publicar los SMS que había enviado Mariano Rajoy al extesorero del PP, Luis Bárcenas, poco después de que saltase el escándalo por la supuesta 'caja B' del partido.Pedro J. Ramírez ha dicho que la prensa ya no cumple con su trabajo como "vigilante" de los poderes al estar bajo presión corporativa y políticaNo obstante, El Mundo ha insistido en que la marcha de Pedro J. fue de mutuo acuerdo y estaba vinculada a las pérdidas financieras que se produjeron bajo su dirección, y no a presiones políticas o a la cobertura que hizo del escándalo de Bárcenas.El propio Pedro J. ha dicho que la prensa ya no cumple con su trabajo como "vigilante" de los poderes al encontrarse bajo presión corporativa y política. "Los periódicos ya están guiados por sus directores, sino por los ejecutivos que están preocupados por las cuentas y por mantener buenas relaciones con aquellos que están en el poder".Y una opinión similar tiene Casimiro García Abadillo, quien sustituyó brevemente a Ramírez como director de El Mundo y tras ser apartado del cargo reconoció haber tenido "escaso margen de maniobra".No obstante, los políticos niegan la mayor. Pablo Casado, vicesecretario general del PP, ha dicho no tener conocimiento de ninguna denuncia de los periodistas sobre la interferencia política en los medios de comunicación. "No veo ningún problema con la prensa en España", ha dicho.CRÍTICAS Y APLAUSOS EN LAS REDESLa reacción de las redes sociales a esta noticia no se ha hecho esperar, y se reparte entre los que critican al periódico estadounidense por hablar de lo que no conoce y entre los que aplauden que denuncie esta situación que, según algunos internautas, es un secreto a voces.The New York Times denuncia la nula objetividad de los medios españoles. Manipulando que es gerundio https://t.co/bNGdXPAxzj— Daniel (@d_rodriguezcl) noviembre 6, 2015Si tanto sabe el New York Times que abra su propio periódico en España.— Cuñado (@CunadoDeTuiter) noviembre 6, 2015Hasta el New York Times os han "calao" cuadrilla de periolistos/tontulianos‼️😡 A final de mes #1000€? Y en "B"⁉️ pic.twitter.com/VnSfdr7eNW— Nekane (@Nekane_987) noviembre 6, 2015Q se preocupe en el New York Times por la libertad de prensa en España mientras aquí ese debate es casi inexistente. Hay otros más ruidosos.— Patricia (@patriziaRtzo) noviembre 6, 2015A mí no me hace falta que me lo diga el New York Times, la verdad. Yo ya conozco el nivel que tiene la democracia por aquí— Diego (@paraulacaminant) noviembre 6, 2015Esto es lo que opinan los medios españoles sobre el artículo del New York Times sobre la libertad de prensa. pic.twitter.com/rhzBOCcEOr— Yogulado Oliginal (@Supertramp9713) noviembre 6, 2015Pues que queréis que os diga el New York Times tiene toda la razón del mundo y nos manipulan como quieren y la prensa es una basura.— Imagine (@__Ahilya) noviembre 6, 2015

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon