Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La ralentización china vuelve a amenazar a las bolsas mundiales

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 19/12/2016 Marco Collado
© Proporcionado por Bolsamanía

La economía china sigue sin levantar el vuelo. Esta vez, son los propios investigadores del gobierno los que avisan sobre la ralentización que esperan para su economía en 2017, y además señalan que el yuan seguirá debilitándose durante el próximo año.

La previsión publicada por la Academia China de Ciencias Sociales (CASS, por sus siglas en inglés) ha llegado después de que los máximos líderes chinos se reunieran la semana pasada para hablar sobre la situación de su economía. En este encuentro se comprometieron a mantener al país en un sendero de crecimiento estable para 2017.

En estas previsiones publicadas por la CASS, se espera un crecimiento de China para 2017 del 6,5%, por debajo del 6,7% registrado hasta el tercer trimestre de este año. La economía China está a punto de registrar su menor tasa de crecimiento en 25 años y estos datos auguran buenas perspectivas para los mercados mundiales.

MIEDO A LA SALIDA DE CAPITAL

Uno de los principales desafíos para la economía china el próximo año será frenar la 'sangría' en la salida de capitales en medio de la depreciación del yuan. La divisa de la segunda economía mundial este año ha caído más de un 6% con respecto al dólar y cotiza a 6,94 yuanes.

Además, el yuan caerá entre un 3-5% adicional contra la divisa estadounidense, según Jin Bosong, investigador del ministerio de comercio. El economista añade además que las exportaciones deberían aumentar entre un 4-6% en 2017 y las importaciones un 2-4%.

El Banco Popular de China sigue centrado en evitar el desplome del yuan. Esto le ha obligado a deshacerse de gran parte de sus reservas de moneda extranjera, cayendo al mínimo de cinco años.

De hecho, Japón ha superado a China como principal acreedor de Estados Unidos. Las reservas de bonos del Tesoro estadounidenses de China cayeron a su nivel más bajo en seis años, mientras que el ritmo de caída para los nipones ha sido más bajo durante los últimos años.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon