Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La revolución tecnológica ¿Una amenaza o una oportunidad?

Bolsamanía Bolsamanía 10/12/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Cuando en el mundo del cine o de la literatura nos presentan un futuro post-apocalíptico en el que las máquinas lo dominan todo y nos han llevado al desastre, no tardamos ni un segundo en darnos cuenta que ese futuro es irreal, sin embargo, es igual de ingenuo pensar que los avances tecnológicos en el mundo de la robótica y la inteligencia artificial nos llevarán inexorablemente a una sociedad igualitaria e idílica.La revolución de las máquinas ya está aquí y cambiará todos los aspectos de nuestra sociedad, desde los laborales, políticos hasta los industriales pero si queremos que esa evolución afecte de la forma más positiva y favorable para el conjunto de los ciudadanos deberemos adaptarnos esforzarnos en adaptarnos a los cambios. Desde la Fundación Innovación Bankinter se ha presentado la XXIV publicación de su think tank (Future Trends Forum) en el que se ha analizado la llegada de esta segunda edad de las máquinas y para la mayoría de expertos una cosa está clara: será necesaria una adaptación a la nueva era y la educación será básica para ello. Como afirma Carlota Pérez, profesora de Desarrollo Internacional en London School Economics, el mundo se encuentra actualmente en medio de una revolución, asociada a la explosión de las tecnologías de la información, de las redes de comunicación y del conocimiento, en general. “Estamos en el punto en el que tenemos que decidir la forma en que se definirán estas tecnologías. Creo que podemos tener una edad dorada global y sostenible, pero tenemos que abordarlo. Tenemos que hacer que suceda. No va a pasar dejando solo al mercado”. Uno de los más escépticos es Eduardo Porter, periodista y autor de la columna Economic Scene en el New York Times: ¿Qué nos dice el presente de una sociedad futura altamente tecnológica? El menor crecimiento de la productividad que hemos vivido en los últimos diez años a duras penas se puede interpretar como un respaldo abrumador a las predicciones de un brillante futuro altamente tecnológico. Los datos actuales sugieren que la agitación de los últimos veinte años en los mercados laborales de las grandes naciones ricas e industrializadas podría continuar en un futuro”.¿CÓMO DEBEMOS AFRONTAR LOS CAMBIOS?Para John Martin, asesor para Asuntos de Mercado Laboral de los gobiernos irlandés y francés, un factor clave a la hora de afrontar con éxito los desafíos es asegurarse de que la población en edad laboral tiene las “aptitudes necesarias para afrontar requisitos laborales cambiantes”, y que las empresas y los empleados dan la suficiente prioridad a “invertir lo necesario” en esas aptitudes. Además, es fundamental divulgar esta información ampliamente en instituciones educativas y formativas, entre trabajadores y empresas. Pero no sólo debemos aumentar la inversión y la divulgación sino que deberemos La formación/educación deberá cambiar, educando a nuestros jóvenes en aptitudes relacionadas con el desarrollo tecnológico. Desarrollando planes de formación empresarial que aseguren la empleabilidad de nuestros trabajadores a lo largo de toda su vida laboral, adaptándolos a las nuevas tecnologías y necesidades.Carlota Pérez da la última clave para que la ya incipiente revolución tecnológica se convierta en una auténtica edad dorada y es que los cambios y avances tecnológicos se “extiendan por el máximo posible de la población; es decir, que no se concentren en pocas manos en ningún caso”. Con nuestro actual sistema de vida (el occidental, reproducido cada vez en más países del mundo que se incorporan al desarrollo), será difícil lograr una edad de oro. Será necesaria una igualdad y en este proceso es vital la política y las organizaciones internacionales.Para bien o para mal, nosotros seremos los que determinaremos como nos afecta la revolución de las máquinas pero una cosa está clara, debemos cambiar nuestra mentalidad y adaptarnos si queremos que el resultado sea el mejor posible.Visite la página web de la Fundación Innovación Bankinter para descargarse la publicación y todo el contenido relacionado con esta tendencia.Acceda a: https://www.fundacionbankinter.org/es/web/fundacion-bankinter/segundaedadmaquinas

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon