Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La solución de Piketty contra el mal que adolece Europa: un New Deal para la zona euro

Bolsamanía Bolsamanía 23/02/2016 Bolsamanía

El Frente Nacional de Marine Le Pen ha aumentado en pocos años sus votos de un 15 hasta el 30% en Francia, y ahora cuenta con el apoyo de hasta un 40% en varios distritos del país francés. Este 'cambio' responde a muchos factores que 'conspiraron' para producir este resultado: aumento del desempleo y la xenofobia, una profunda decepción por el récord de la izquierda en la conducción del gobierno, la sensación de que se ha intentado todo y es momento de experimentar con algo nuevo...

Thomas Piketty, el economista francés que se ha convertido en una estrella desde la publicación de "El Capital en el siglo XXI", subraya que estas son "las consecuencias del desastroso manejo de la crisis financiera que comenzó en Estados Unidos en 2008, una crisis que en Europa se transformó por sus propios méritos en una crisis duradera".

En un artículo publicado en New York Review Books este reputado experto señala que la culpa de la situación de la que adolece el Viejo Continente pertenece a las instituciones y políticas que resultaron totalmente insuficientes, sobre todo en la zona del euro.

"Tenemos una moneda única con diecinueve deudas públicas diferentes, diecinueve tipos de interés con los que los 'mercados financieros' pueden especular libremente, diecinueve Impuestos de Sociedades diferentes que crean una competencia desenfrenada. Todo ello sin una red común de seguridad social o una sistema educativo que comparta unos estándares comunes. Esto no puede funcionar y nunca funcionará", sostiene.

Sólo una verdadera refundación social y democrática de la zona euro, diseñada para fomentar el crecimiento y el empleo, dispuestos en torno a un pequeño grupo de países dispuestos a dar el ejemplo y desarrollar nuevas instituciones políticas, será suficiente según Piketty para contrarrestar los impulsos nacionalistas y de odio que ahora amenazan toda Europa.

© Proporcionado por Bolsamanía

Cabe destacar que el verano pasado, a raíz de la "debacle griega", el presidente francés François Hollande comenzó a revivir la idea de un nuevo parlamento para la zona euro. Ahora Francia debe presentar una propuesta específica para una cámara a sus principales socios y lograr un compromiso. De lo contrario, el programa será monopolizado por los países que han optado por el aislamiento nacional, Reino Unido y Polonia, entre ellos.

Sólo para empezar, Piketty insiste en que sería importante que "los líderes europeos, franceses y alemanes, en particular, reconozcan sus errores". Para el reputado economista se pueden debatir interminablemente todo tipo de reformas, tanto pequeñas como grandes, que deben ser llevados a cabo en varios países de la zona euro: se cambió el horario de apertura de tiendas, mercados de trabajo más eficaces, diferentes normas para la jubilación, y así sucesivamente... Algunas son útiles, otros no tanto. Cualquiera que sea el caso, sin embargo, los fracasos para hacer tales reformas no son suficientes como para explicar la repentina caída del PIB de la zona euro desde 2011 hasta 2013, aun cuando la economía de Estados Unidos estaba en recuperación.

El experto galo sostiene que "no puede haber ninguna pregunta ahora que la recuperación en Europa fue estrangulado por el intento demasiado rápido de reducir los déficits entre 2011 y 2013, y en particular por las subidas de impuestos". En opinión de este economista, "los cambios importantes tuvieron lugar como consecuencia de las intervenciones tardías del Banco Central Europeo (BCE) y el acuerdo sobre el nuevo Tratado presupuestario de 2012 y el pacto fiscal europeo, que creó el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (ESMF, por sus siglas en inglés) con un presupuesto de 700 millones de euros.

Estos avances han permitido avanzar hacia la mutualización de la deuda, por el que se garantizarían de manera conjunta las de todos los países de la zona euro. Sobre esto, Piketty mantiene: "Estas políticas han logrado por fin detener la caída, pero sin resolver los problemas subyacentes. La recuperación sigue siendo débil en el mejor de los casos; la crisis de confianza en la zona euro persiste".

¿QUÉ DEBE HACER EUROPA AHORA?

Piketty sugiere que es necesario sentar a todos los países de la zona euro en una mesa, con la notable ventaja de Alemania, y que negocien sobre todos estos aspectos. "El objetivo sería reducir la deuda pública en su conjunto, a partir de un sistema de asignación de pagos basados ​​en los aumentos de la deuda que han ocurrido desde que comenzó la crisis. En una primera fase, se podrían colocar todas las deudas públicas superiores al 60% del PIB en un fondo común, con una moratoria en el pago hasta que cada país haya recuperado una trayectoria de crecimiento robusto en comparación con 2007".

La experiencia histórica avala este pensamiento: por encima de un determinado umbral, no tiene sentido para pagar las deudas por décadas. Matiza este economista que es más aconsejable reducir las deudas abiertamente con el fin de invertir en el crecimiento, incluso desde el punto de vista de los acreedores. Tal proceso exige una nueva forma de gobierno democrático, que puede asegurar que este tipo de catástrofes no se les permite que se repitan.

En términos concretos, los intereses de los contribuyentes y los presupuestos nacionales exigen el establecimiento de un parlamento de la zona euro compuesto por miembros procedentes de las cámaras nacionales, en proporción a la población de cada país. (Tal parlamento, por supuesto, sería diferente de la actual parlamento de la UE, que incluye a miembros de la UE que no forman parte de la zona euro y es relativamente 'impotente').

Para Piketty: "Tenemos que hacer fuertes inversiones en innovación y en los jóvenes. Europa tiene todo el derecho y toda la capacidad para poder ofrecer el mejor modelo de bienestar social que exista en la tierra: hay que dejar de malgastar nuestras oportunidades".

Si Francia, Italia y España (aproximadamente el 50% de la población de la zona euro y el PIB, frente a Alemania, con poco más del 25%) exponen una propuesta específica para un nuevo y eficaz parlamento, tendría que llegarse a un acuerdo. Y si Alemania sigue negándose, lo que parece poco probable, el argumento contra la viabilidad del euro como moneda común se vuelve muy difícil de contrarrestar.

En la actualidad, un plan B que implique el abandono del euro está siendo considerado por la extrema derecha, una política que es cada vez más tentadora también para la extrema izquierda. ¿Por qué no empezamos por el hecho de dar la oportunidad de auténticas reformas que haría que el trabajo de la zona euro por el bien común?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon