Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La tecnología del futuro que viene desde el pasado a salvar los pagos móviles

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 27/05/2017 David Vicente

Las siglas NFC responden a “near field communication”, lo que en español se podría traducir por “comunicación de campo cercano”. Este sistema permite compartir información desde un dispositivo a otro soporte sin necesidad de que exista contacto directo entre ambos o estén conectados por un cable fue toda una revolución hace unos años, aunque se quedó en eso una ‘revolución' más. Pero al igual que ha pasado con otros sistemas, el desarrollo de la tecnología ha hecho ahora más necesaria y útil esta tecnología, que poco a poco ha ido entrando en la vida de millones de personas sin llamar la atención.

Hace más de 10 años que la tecnología NFC comenzó a ser utilizada por las marcas en diferentes soportes. Su amplio abanico de usos fue quizás una de sus peores virtudes. Servir para tantas funciones diferentes provocó que la tecnología no fuera aplicada y explotada a fondo en algo en concreto con lo que no logró el ‘boom' que muchos esperaban de ella.

¿Pero qué ha pasado para que ahora vuelva a sonar con fuerza? La respuesta está en los smartphones. Como en otras industrias, los fabricantes y las marcas han encontrado en estos dispositivos su solución para conectarse con sus usuarios. El teléfono se ha convertido en una prolongación de cada persona, así que a falta de chips corporales, el móvil es el mejor identificador de una persona y la tecnología NFC es la mejor solución actual para conectar al móvil con otros dispositivos para lectura de información básica.

ADIÓS AL DINERO EN METÁLICO Y LAS TARJETAS

El sector financiero fue uno de los primeros en encontrar el filón a esta tecnología, la bautizó como ‘contactless' y la incorporó a las tarjetas de crédito, acabando para siempre con la ya clásica banda negra que tenían este tipo de tarjetas en su reverso. Un chip y la tecnología de contacto fueron suficiente para levantar el interés de los gigantes de la tecnología.

Google, en 2011, creó Wallet, su propio monedero online, un sistema de pagos que empleaba la tecnología NFC. Los de Mountain View se asociaron con algunas grandes cadenas comerciales de Estados Unidos y con Citibank para poner en marcha su propio sistema de pagos gestionados a través de Citibank y con el emisor de la tarjeta de crédito Mastercard del usuario.

El sistema prometía hacer transacciones casi dos veces más rápido que pagando con una tarjeta de crédito o débito. Uno de los primeros estudios que se hicieron al respecto fue llevado a cabo por MasterCard en Canadá y concluía que "una persona que usa PayPass gasta alrededor de un 25% más en su tarjeta cada mes". La tendencia ha seguido creciendo en los últimos años gracias a la popularización de estos sistemas y la aparición de otros nuevos como Apple Pay, Amazon Pay o Google Pay, la nueva cara mejorada de Google Wallet. Según el informe de GSMA presentado en el último Mobile World Congress, se estima que durante este año los pagos a través de sistemas NFC ascenderán a 1.300 millones de dólares.

OTRAS APLICACIONES ACTUALES DE LA TECNOLOGÍA NFC

© Proporcionado por Bolsamanía

La transferencia de información entre dos dispositivos mediante NFC sólo se puede hacer a una corta distancia, sin contacto pero a corta distancia y sin ser un volumen amplio de datos. Aunque esto pueda ser un handicap, no limita sus función más popular de ser utilizado como una tecnología que sirva para emparejar dos dispositivos o verificar una identidad. Entre otras utilidades, la tecnología NFC también se está utilizando para:

- Emparejar un móvil con unos auriculares Bluetooth. Algunos de estos dispositivos ya incluyen ambas tecnologías de conectividad. Con el NFC el smartphone y los cascos se emparejan, con el Bluetooh se comparte el audio entre ambos aparatos.

- Compartir información básica entre dos teléfonos. La app ‘Android Beam' permite, colocando juntas las traseras de dos smartphones, compartir información.

- Entrar en el metro o subir al autobús. En ciudades como Madrid, la tarjeta de transporte urbano está dotada de la tecnología NFC, de esta forma los usuarios sólo tienen que pasar su cartera por los sensores que hay sobre los tornos para que estos se abran y permitan el paso.

- El DNI 3.0. Las nuevas tarjetas del DNI (Documento Nacional de Identidad) en España también incorporan esta tecnología de igual manera que muchas de las tarjetas de crédito.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon