Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La UEFA y los clubes cierran el acuerdo: así será la nueva Champions League

Bolsamanía Bolsamanía 27/08/2016 Carlos Rodríguez

Ya conocemos los cuadros de la Champions League, el mejor torneo a niveles de clubes del mundo. Este año, será el penúltimo del actual formato ya que se abrirá un nuevo ciclo al haber importantes cambios dentro de esta competición organizada por la UEFA. Con las novedades, los equipos más poderosos tienen casi asegurada su participación, lo que hace que será una Liga de Campeones mucho más cerrada.

No hay sonido que se compare dentro del mundo del fútbol a nivel de clubes. Esa sintonía que retumba en los estadios a las 20:45 de cada martes y miércoles es canto de ángeles para los aficionados del deporte rey. Las alegrías son más alegrías y las penas son más penas en la Champions League.

Este torneo reúne a los 32 mejores escuadras del viejo continente y cada año se disputa el honor (y un buen pellizco de euros) de ser el rey de Europa. Pero hay algo que cambiará a partir de la próxima temporada. La UEFA y la asociación de clubes europeos han tenido un duro y largo tira y afloja para cambiar el sistema de participación de la máxima competición.

WANDA AMENAZA CON CREAR UNA SÚPERLIGA

© Proporcionado por Bolsamanía

Hace unos meses se conocía que el magnate chino y accionista del Atlético de Madrid, Dalian Wanda, tenía en mente crear un mega proyecto de una Súperliga europea cerrada. La idea era negociar con los clubes más poderosos europeos y hacer un torneo cerrado, es decir siempre estarían dentro los mismos equipos.

Todas estas negociaciones estaban a espaldas de la UEFA. El magnate tenía entre ceja y ceja hacer una liga privada para negociar y explotar esta competición a sus anchas. Para Wanda tener un Barcelona-Arsenal, un Real Madrid-Manchester United o un Atlético-Juventus cada jornada era un buen motivo para tirarse a la piscina. Durante meses, el conglomerado asiático se vio las caras con representantes de clubes alemanes, italianos e incluso españoles llegando a ser muy positivas las negociaciones. La UEFA le vio las orejas al lobo y puso su maquinaria para que no viese afectado su formato puesto que las potencias estaban interesadas en participar en esa Súperliga. Las razones eran de peso, el dinero iba a ser muy superior en cuanto a derechos televisivos, patrocinio y taquillaje del que hay ahora.

El miedo corría como la pólvora como aseguraba Tebas ante esta posibilidad “podría poner en peligro la continuidad de LaLiga puesto que los clubes importantes se podrían centrar en ese proyecto. Estoy viendo modelos que se hablan a nivel audiovisual y el que está dando esos números o se va a un pub a las cinco de la mañana o no entiende de esto. Es imposible que ningún club de esos que esté en la Superliga pueda obtener una media de 300 millones de euros. Es que ni de 200”, aseguraba a EFE hace unos meses. Las competiciones caseras tenían mucho miedo a que este nuevo torneo se llevase a sus grandes atractivos y quedase descafeinado.

Wanda quería hacer algo similar a lo que ha pasado en baloncesto. Las principales escuadras europeas han creado una liga europea donde se enfrentarán cada jornada entre sí dejando de lado a la FIBA. El magnate chino también consideraba que el formato NBA era un buen plan para traerlo al fútbol europeo.

MARCHA ATRÁS DE LOS CLUBES

Durante este verano, los clubes habían enfriado este interés puesto que la UEFA le había ofrecido un nuevo formato de participación para asegurarse casi siempre la participación en la Champions League. Y así ha sido: el amor entre el máximo organismo del fútbol europeo y los clubes ha florecido.

La UEFA respira tranquila porque seguirá teniendo a los mejores equipos y a las principales estrellas mundiales en su proyecto, un ‘nuevo' proyecto que echa a andar a partir del curso de 2018 y que, al menos, se extenderá hasta el 2022.

¿CÓMO SERÁ EL NUEVO FORMATO?

En cuanto al tema meramente deportivo la cosa no va a cambiar: habrá 32 clubes con una liguilla de grupos que determinará que equipos jugarán los octavos de final en adelante. Las principales novedades llegarán a la hora de quienes serán los afortunados en disputar la nueva Champions League.

Alemania, Inglaterra, Italia y España se han asegurado la participación de cuatro representantes mínimo (recordemos que los ganadores de la Europa League acceden a la Champions). Así, clubes como Barcelona, Manchester United, Real Madrid, Juventus, Bayern o Arsenal tienen casi asegurada su participación. ¿Por qué? Porque los tres primeros de su liga accederán directamente al sorteo de la próxima campaña y esa cuarta plaza puede estar reservada a los equipos que no han conseguido el billete por méritos deportivos, pero tienen un coeficiente elevado. Es decir, imagine que el Real Madrid queda quinto porque ha tenido una mala temporada, al tener un gran coeficiente UEFA accedería directamente a la Champions en detrimento del cuarto clasificado.

Un peldaño por debajo están Francia, Portugal y Rusia, federaciones consideradas de categoría media, tendrán dos clubes asegurados, mientras que se reservarían cuatro o cinco plazas para los campeones de las ligas que siguen en el ránking. Y los 32 participantes se completarán de un play off veraniego donde irán el resto de clubes menores que se clasifican por haber ganado ligas menores o tener plaza ‘champions' en su competición local.

MÁS DINERO PARA LOS PODEROSOS

Y como es normal, también se ha hablado de dinero. La Champions League es una piedra angular para la economía de los clubes más poderosos de Europa. Llegar a las eliminatorias es sinónimo de asegurar la supervivencia en la élite al menos una temporada más. La UEFA es tremendamente generosa en cuanto a dinero se refiere y las cantidades son astronómicas. Por ejemplo, solo por ganar un partido, el equipo se desembolsa alrededor de tres millones de euros.

Con la llegada del nuevo formato UEFA va a tener en consideración numerosos aspectos como un aumento de prima por ganar, por ser primero de grupo, etc. Lo que variará es el derecho televisivo que ya no será fijo. Esto creará una nueva ruptura económica y la diferencia entre los ricos será abismal con la clase media y baja de los clubes participantes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon