Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La voz confusa del PSOE: O termina la polifonía, o se hundirá definitivamente

Bolsamanía Bolsamanía 23/12/2015 redaccion@webfg.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Cuando Pedro Sánchez ha ido a entrevistarse con Mariano Rajoy, su libertad de movimientos estaba claramente condicionada por la opinión suficiente y rotunda de sus barones.A quien más lesiona esta desconfianza es al propio partido porque si sus líderes territoriales son los primeros en desconfiar de la idoneidad de la dirección, ¿por qué habrán de hacer otra cosa los ciudadanos?Los presidentes de comunidad autónoma Susana Díaz, Ximo Puig y Guillermo Fernández Vara ya habían expresado, primero, que el PSOE no apoyará ni a Rajoy ni al PP ni le facilitará el gobierno por omisión absteniéndose, y, segundo, que los socialistas no emprenderán “aventuras” como el hipotético pacto con Podemos. Las declaraciones han sido reiteradas, torrenciales, y han constituido a los ojos de todos –también de la militancia socialista, evidentemente- una colosal falta de respeto hacia la dirección federal del PSOE, que es la que debería gestionar su propia posición con la libérrima libertad de que disfrutaron los anteriores secretarios generales, desde Felipe González a Alfredo Pérez Rubalcaba.Esta sorprendente polifonía no ha sorprendido en absoluto toda vez que estos mismos portavoces informales ya habían advertido más o menos oficiosamente durante la campaña electoral que la silla de Pedro Sánchez se movería si el resultado obtenido por el PSOE en las generales no les agradaba. Parece claro que a quien más lesiona esta desconfianza es al propio partido porque si sus líderes territoriales son los primeros en desconfiar de la idoneidad de la dirección, ¿por qué habrán de hacer otra cosa los ciudadanos?Con estas constricciones, Pedro Sánchez no ha conseguido lanzar hoy un mensaje claro tras su entrevista con Rajoy: si sus conmilitones le impiden tanto una fórmula de gobierno provisional de concentración para llevar a cabo las grandes reformas pendientes con consenso como la gran coalición como la alianza con Podemos, ¿qué sentido tiene que también manifieste el líder socialista que no es partidario de repetir las elecciones? ¿Para qué quiere la presidencia de un Congreso que tardará semanas en disolverse?La situación actual del PSOE no es, en definitiva, sostenible: o Sánchez impone su autoridad y acalla las voces públicas de quienes no deberían interferir en la política federal, o el declive socialista, ininterrumpido desde 2011, no habrá concluido y Podemos se erigirá con el santo y la seña de la izquierda española.Antonio PapellLea también:En Nota Electoral | El imperativo de formar gobierno Toda la información en directo sobre lo que ocurre tras las elecciones generalesErrejón dice que no ve a Pedro Sánchez de presidente y sugiere un "independiente por encima de partidos" Julio Anguita: Habrá una gran coalición y Rajoy será presidente

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon