Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las 10 claves para analizar si un petróleo barato es bueno o malo para el mercado y la economía

Bolsamanía Bolsamanía 07/02/2016 oscar.gimenez@webfg.com

© Proporcionado por Bolsamanía

La correlación aparente, que no demostrada, que se ha visto durante gran parte de las sesiones de diciembre y enero entre la renta variable y el petróleo ha generado debate entre inversores y economistas. Hay argumentos a favor y en contra del impacto del crudo en el mercado y en las economías que merece la pena tener en cuenta.

Para contextualizar, conviene recordar que el petróleo se hundió más de un 60% en 2015 y acumula una caída en torno al 20% este año, con el barril Brent, referencia en Europa, en 34 dólares, y el West Texas, referencia en Estados Unidos, en 30 dólares. Los analistas explican el desplome por el exceso de oferta provocado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que la Agencia Internacional de Energía (AIE, por sus siglas en inglés) ha cifrado en 1,6 millones de barriles diarios en promedio durante los seis primeros meses de 2016.

¿Pero por qué caen las bolsas cuando lo hace el crudo? 'Stocks fall as oil prices drop'. Se trata de uno de los titulares más repetidos en los grandes medios estadounidenses cada vez que Wall Street y el petróleo acababan la jornada con fuertes retrocesos. Sin embargo, los índices sólo han mostrado correlación durante las caídas, “algo que llama la atención y muestra la debilidad de las bolsas para armar un rebote”, señala Daniel Pingarrón, analista de IG.

A continuación, exponemos algunas de las claves sobre cómo afecta el petróleo a la economía y a las bolsas así como los diferentes argumentos del mercado y de los expertos en macroeconomía.

1. TRANSFERENCIA DE INGRESOS

La mayoría de economías desarrolladas, y también algunas emergentes importantes como China, son importadoras netas de petróleo. En el caso de España, por ejemplo, tiene una gran dependencia energética exterior. “Estas caídas son una transferencia de riqueza entre los países productores y los consumidores de las economías desarrolladas. Además, constituye una buena noticia para la economía china pues es el mayor importador del mundo”, argumentaba el mes pasado en un artículo José Ramón Iturriaga, gestor de los fondos de inversión Okavango Delta, Kalahari y Spanish Opportunities, quien habla de una “lectura limitada” del efecto de las materias primas en las bolsas.,

Los economistas de Capital Economics también hablan de una “transferencia de riqueza”, pero no sólo entre países sino también entre agentes económicos en favor de los consumidores, “que son más propensos a gastar en otros bienes y servicios, lo que debe impulsar la demanda mundial”.

2. VELOCIDAD DE LA CAÍDA

Sin embargo, estos expertos también recuerdan que “la velocidad y el alcance de la crisis ha añadido incertidumbre sobre la economía global”. Gran parte de la caída se explica por el exceso de oferta motivado por cuestiones políticas y por la lucha de Arabia Saudí y otros productores por ganar cuota de mercado, pero también hay que tener en cuenta que en parte “la caída ha sido interpretada como evidencia de un colapso de la demanda y ha alimentado los temores acerca de un aterrizaje forzoso en China”.

Este argumento no habla de causa efecto sobre la caída del petróleo y la renta variable, sino que un desplome del crudo hace pensar a los inversores: 'Cuidado, la economía mundial se desacelera'.

3. ASIMETRÍA ENTRE COSTES Y BENEFICIOS

Como decíamos en el primer punto, las economías importadoras se ven favorecidas por el petróleo barato. De hecho, el Instituto Flores de Lemus, dependiente de la Universidad Carlos III, ha analizado la evolución del precio de petróleo y estima que la caída podría repercutir en un aumento del PIB del 0,3% en España si todo el ahorro en la factura energética de los hogares se trasladase a consumo.

Por el contrario, los países productores se ven perjudicados en mayor medida. Por poner un ejemplo, Rusia, el mayor productor ajeno a la OPEP y sin contar a Estados Unidos, estudia vender participaciones en los dos grandes bancos estatales Sberbank y en VTB ante el deterioro de las cuentas públicas, la economía está en recesión y su divisa, el rublo, alcanzó mínimos históricos respecto al dólar.

En este sentido, en Capital Economics opinan que “los costos de los productores han sido proporcionalmente mucho más grandes (con relación a sus ingresos) que los beneficios para los consumidores”.

4. MENOR INVERSIÓN DE LOS PAÍSES PERJUDICADOS

La economía global está cada vez más interrelacionada, y si le va mal a un grupo de países (los productores) puede tener consecuencias en el resto. “Si estos países tienen menos dinero, disminuirán su gasto en turismo, consumo….y no olvidemos que tradicionalmente han sido países con una cesta media de compra alta, que han contribuido en gran medida al auge de determinados sectores como el turismo”, explica Victoria Torre, analista de Self Bank, a Bolsamanía.

5. RIESGO DE DEFLACIÓN

“Estamos evaluando la actual inflación. Estamos viendo que existen crecientes riesgos de que nos movamos a territorio negativo”, aseguraba esta semana Yves Mersch, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE). Por su parte, la Reserva Federal (Fed) reconoció en su reunión de enero que la inflación está lejos del objetivo del 2% debido a lo que considera “efectos transitorios por la evolución de los precios del sector energético”. El petróleo presiona a la baja a la inflación, ya de por sí débil, y si continúan las caídas podría contribuir a un escenario de deflación.

6. VENTAS DE ACTIVOS DE FONDOS SOBERANOS

Muchos de los países productores de petróleo tienen nacionalizada la extracción, refino y comercialización de la materia prima. Y, a menudo, tienen a su vez fondos soberanos que gestionan el dinero obtenido con la commodity. En un escenario actual de presión sobre las cuentas públicas de estas economías, “los fondos soberanos se ven forzados a vender activos, y esto deteriora el estado de ánimo” en algunos mercados afectados, apuntan los analistas de Capital Economics.

7. PESO DE LAS PETROLERAS EN LAS BOLSAS

El peso de Repsol en el Ibex se ha reducido hasta estar cerca del 3%, pero aun así sigue siendo uno de los blue chips del Ibex, y que se ve directamente influido en bolsa por los vaivenes del petróleo. Además, otras dos compañías del selectivo como CaixaBank y Sacyr tienen importantes participaciones en la petrolera, más del 11% y del 8% respectivamente, con lo que también se ven perjudicados. Por su parte, otro valor del índice como Técnicas Reunidas desempeña actividades en la industria petrolera.

Sobre las acciones vinculadas al petróleo o al resto de materias primas (que muestran cierta correlación con el crudo), en Capital Economics ponen el ejemplo del FTSE 100, índice de la Bolsa de Londres, donde calcula el petróleo tiene un impacto en el 20% del selectivo. Sin embargo, este efecto “es mucho más visible que los beneficios potenciales para el 80% restante”.

8. ACCIONES BENEFICIADAS

Siguiendo con lo anterior y con la vista puesta en el Ibex, hay que tener en cuenta entonces que de 35 valores hay cuatro que se podrían ver perjudicados directa o indirectamente por la evolución del petróleo. Pero a su vez, dos analistas consultados por Bolsamanía, Ángel Pérez de Renta 4 y Felipe López-Gálvez de Self Bank, apuntan a siete valores que se pueden ver beneficiados de un entorno de petróleo barato al reducir los costes e incentivar el transporte o por un aumento de la renta disponible para el consumo discrecional: Aena, IAG, Mediaset, Ferrovial, ACS, Abertis y Amadeus.

9. EXPULSIÓN DE LA INVERSIÓN

En el punto seis comentábamos que en muchos grandes productores la industria petrolera es estatal, pero no siempre es así. Y aunque lo sea, necesitan inversión privada. Esto podría hacer que pasáramos de un escenario de sobreoferta a otro de escasez. Los bajos precios del petróleo están provocando una caída de la inversión en el sector, tanto por parte de gobiernos como de empresas petroleras. Finalmente, esto puede terminar provocando una escasez de oferta de crudo a medio plazo, según estimaron analistas consultados por The Wall Street Journal a principios de año.

10. ¿HACIA UNA CRISIS DE DEUDA?

Por último, no hay que olvidar que las empresas petroleras están sufriendo el abaratamiento de la materia prima con la que trabajan. Las grandes están realizando todo tipo de ajustes, pero muchas empresas del sector no consiguen sobrevivir. Sólo en 2015, 39 compañías de servicios petroleros se declararon en quiebra, con más de 5.000 millones de dólares en deuda por pagar, estima la firma estadounidense Haynes and Boone.

“El precio tan bajo puede provocar serias dificultades o el cierre de muchas más empresas, y podría provocar una crisis de deuda corporativa, con impagos de créditos y problemas para el sector financiero”, explica Ángel Pérez, analista de Renta 4.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon