Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las cinco cosas que debes tener en cuenta si piensas irte al extranjero

Bolsamanía Bolsamanía 06/03/2016 Virginia Mora

Cada vez son más los españoles que optan por irse a trabajar al extranjero. Algunos de ellos lo hacen al no encontrar un puesto acorde a sus aptitudes en nuestro país, y otros simplemente porque les ofrecen una oportunidad laboral que no pueden rechazar. Sea el caso que sea, hay una serie de cosas que se deben tener en cuenta antes de ‘embarcarse’ en esta aventura. Aquí te contamos cuáles.

Es importante conocer determinados detalles antes de viajar, como qué haremos con la seguridad social, la documentación que necesitamos… Bolsamanía se ha puesto en contacto con el Ministerio de Empleo para preguntarle por estas y otras cuestiones, y desde allí remiten a cualquier persona que vaya a trabajar en el extranjero al portal europeo de la movilidad profesional, EURES.

En esta web se puede encontrar todo tipo de información, sobre trabajo, currículum, impuestos… Estas son las que debes tener en cuenta si piensas irte al extranjero:

1- Documentación

Para trabajar en el extranjero será necesario tener una tarjeta de identidad o pasaporte válido y, si te vas fuera de Europa, deberás gestionar la obtención de un visado y/o permiso de trabajo. Lo más fácil es contactar con la Embajada española del Estado en el que se va a trabajar para obtener todos los detalles sobre la solicitud de esta documentación.

Además, también es recomendable hacer copias de los documentos importantes (seguro, pasaporte, contrato de trabajo, partida de nacimiento, tarjetas bancarias, etc.) y comprobar la validez de nuestro permiso de conducir.

2- Seguridad Social

Es aconsejable contactar con el organismo de la Seguridad Social pertinente en España para obtener información y todos los formularios necesarios para gestionar nuestra marcha al extranjero. Incluso podemos conseguir una Tarjeta Sanitaria Europea en caso de que el traslado sea a un país Europeo. Además, habrá que estar al tanto de los acuerdos bilaterales y otras formalidades para la transferencia de nuestros derechos sociales (prestaciones sociales, desempleo…).

Una vez en el país de destino, siempre que sea uno de la UE, hay que tener en cuenta que todas las prestaciones de la Seguridad Social vinculadas a un contrato de trabajo están garantizadas. Se incluyen, por tanto, la baja por enfermedad y maternidad, desempleo y asignación familiar, accidentes laborales y enfermedades laborales, invalidez y pensión.

¿Y la prestación por desempleo? Muchos se preguntarán si, en caso de no tener trabajo y pensar en buscarlo directamente en el país de destino, se puede mantener la prestación por desempleo que se recibe en el país de origen. La respuesta es sí. Se puede transferir a ese país el derecho a desempleo durante tres meses, aunque hay que tener en cuenta que existen reglas y condiciones estrictas al respecto. Lo mejor es contactar con el servicio local de empleo o el organismo competente del pago de la prestación por desempleo para conocer todos los detalles. Y es que si transcurridos 3 meses no has encontrado trabajo, podrás ser instado a abandonar el país, aunque las autoridades podrían ser comprensivas si puedes demostrar que tienes posibilidades de encontrar un trabajo.

© Proporcionado por Bolsamanía

3- Impuestos

Desde EURES recomiendan a todo aquel que vaya a trabajar en el extranjero ponerse en contacto con las autoridades competentes en España para obtener un asesoramiento personalizado sobre los acuerdos fiscales con el país de destino, ya que varían en cada caso. Es muy importante informar a la administración fiscal y a la Seguridad Social españolas de que nos vamos a trasladar a otro país.

Y es que, por ejemplo, los países europeos han firmado acuerdos bilaterales en materia fiscal para evitar que sus ciudadanos tengan que pagar doblemente por la misma actividad o ingresos en otro país.

4- Cuentas bancarias

Es más que aconsejable abrir una nueva cuenta bancaria en el país de destino e informar de ello a la empresa con vistas al cobro del sueldo. Desde EURES recomiendan tener a mano todos los datos de nuestra actual cuenta bancaria por si son necesarios en el extranjero para efectuar transferencias.

5- Pensar en la vuelta…

Si la estancia no es definitiva, es conveniente tener en cuenta los pasos a seguir para la vuelta a España. En este caso, será importante no olvidarse de pedir los formularios europeos antes de volver al país de origen para garantizar la jubilación, las prestaciones por desempleo… Además, hay que tener en cuenta que los pasos a seguir para encontrar un trabajo en el país de origen mientras vives y trabajas en un país extranjero son, en gran medida, similares a los que tuviste que dar al trasladarte al extranjero.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon