Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las cinco lecciones de Los Simpson sobre el dinero

Bolsamanía Bolsamanía 22/12/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Los Simpson es una de las series de más éxito de la historia reciente de la televisión. La familia de muñecos amarillos lleva más de 20 años aguantando en parrilla y renovándose para seguir entreteniendo a los espectadores con curiosas lecciones que tienen un trasfondo mucho más serio de lo que en muchas ocasiones se piensa.

El portal MBA se ha hecho eco de una publicación de Excélsior para de, entre todas las lecciones, recopilar las cinco conclusiones económicas que pueden ayudar a las personas que disfrutan de la ficción de una mejor gestión de su fortuna.

Las cinco lecciones de Los Simpson:

1- Decidir sin pensar sale caro: este ejemplo se ve muy bien en el capítulo en el que Bart, el hijo mayor de la familia, quiere hacerse un tatuaje por diez dólares. El pequeño, que no cuenta con el permiso de sus padres, decide hacerse el tatuaje, por lo que cuando Homer y Marge se enteran, gastan los ahorros de la familia para Navidad en borrar el tatuaje de la carismática piel amarilla de este personaje.

2- Ser honesto con la situación económica:Este ejemplo, al igual que el anterior, ocurre en el primer capítulo. Homer, el padre de familia, se entera de que no va a cobrar la paga extra y decide no comentar nada en casa, por lo que tiene que buscar un trabajo adicional para que la familia no note que ha recibido menos dinero.

3- La importancia del seguro médico: en este caso, los hechos suceden en un capítulo en el que Homer tiene un problema de corazón y necesita un trasplante, según ha recordado MBA. Al no tener un seguro médico en condiciones, el padre de familia acude a un médico que no inspira demasiada confianza.

4- No hay que gastar lo que no se tiene: esta es otra de las grandes lecciones que depara la exitosa serie, que cuenta con 27 temporadas. La lección se concluye de un capítulo en el que Moe, el camarero del bar que frecuenta Homer, se enamora de una mujer. Pero, para conquistarla necesita dinero, por lo que le pide a Homer que le robe el coche para cobrar la indemnización del seguro.

5- No mezclar familias y negocios: en uno de los capítulos, Homer descubre a un desconocido y millonario hermano. El nuevo familiar que aparece en la serie quiere satisfacer a Homer y le permite diseñar un coche, lo que resulta un fiasco que termina arruinando su empresa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon