Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las exportaciones españolas a examen

Bolsamanía Bolsamanía 01/05/2016 Marta Gracia

© Proporcionado por Bolsamanía La internacionalización de las empresas españolas ha sido el salvavidas para poder pasar la crisis económica y seguir vivas. De hecho, desde 2008 han crecido casi un 10%. Sin embargo, todas las compañías tienen que tener claro cómo va a ser su salida al exterior y sobre todo deben resolver todas las dudas posibles antes de ponerse en marcha.

Sin embargo, en la actualidad, las empresas españolas se enfrentan a una serie de retos para consolidar esas exportaciones e incluso mejorarlas. Esta trayectoria se podría ver contenida por una debilidad del crecimiento mundial, tal y como lo explica el director del Servicio de Estudios de la Cámara de España, Raúl Mínguez. De hecho, asegurado que esa debilidad también del comercio global es mayor de lo esperado. “Tanto el Fondo Monetario Internacional como la Comisión Europea, en sus últimas previsiones, han reducido en alrededor de medio punto porcentual sus proyecciones sobre el incremento del comercio mundial para los años 2016 y 2017”, señala.

De esta manera, los principales riesgos se encuentran en la probabilidad de un crecimiento mundial más débil y desigual, con riesgos relevantes como la desaceleración de China y otros mercados emergentes (Brasil, India o Turquía), el agravamiento de ciertas tensiones geopolíticas, la apreciación del tipo de cambio efectivo real del euro, o los efectos de la política de normalización monetaria en Estados Unidos.

“Las consecuencias de esta ralentización prevista en el comercio mundial podrían derivar en un menor avance de nuestras exportaciones”, apunta. Algo que junto a las importaciones “espoleadas” por el dinamismo previsto de la demanda interna, “implicaría una contribución negativa del sector exterior que podría debilitar el actual ritmo de crecimiento de la economía española”, alerta Mínguez.

LA EXPORTACIÓN ES NECESARIA

Ante esto, el director asegura que es preciso incidir sobre la “necesaria mejora de la competitividad e internacionalización de nuestro tejido productivo, y sobre la diversificación geográfica de las exportaciones”. De hecho, añade que España no puede renunciar a seguir apostando por la expansión exterior de su tejido empresarial, “dada nuestra elevada deuda externa”. Para el experto el proceso de internacionalización es mucho más que una posible opción estratégica de las compañías, sino que es un aspecto decisivo para la propia supervivencia empresarial.

Otro reto importante al que se enfrentan las empresas es la poca estabilidad política que vive en la actualidad España. Con una estabilidad a ese nivel el país sería capaz de aportar confianza y seguridad a los distintos agentes. Sin esta base, se pondría en riesgo el desarrollo futuro de nuestra capacidad exportadora y, por ende, de la recuperación económica.

PASOS PARA EXPORTAR

Cuando una empresa decide exportar debe tenerlo claro, no es una operación que se puede tomar de la noche a la mañana. Se debe tener en cuenta una serie de factores como si su producto o servicio puede tener cabida en el mundo global, conocer a la competencia y saber cómo empezar.

La Cámara de Comercio señala que la empresa tiene que estar preparada para competir en los mercados internacionales. Por esto, recomiendan seguir una serie de pasos.

El primero de ellos es que hay que analizar el potencial de internacionalización de la empresa. Es decir el empresario debe identificar los potenciales productos a internacionalizar, la capacidad financiera y saber si los recursos humanos de los que dispone pueden hacer frente a ese proceso y si no es así contratar a gente para que la salida al exterior sea lo más eficaz posible.

Asimismo, hace falta un buen análisis, ya que eso ayuda a conocer bien la situación real de la empresa y a mejorar aquellos apartados de mayor debilidad. El objetivo es iniciar el proceso con la mejor base posible.

Una vez hecho ese análisis ha de conocer qué mercados son los más adecuados. Una de las tareas más importantes a la hora de iniciar el proceso de exportación es seleccionar adecuadamente el mercado objetivo sobre el cual tu empresa va a desarrollar su plan de internacionalización.

Muchos aspectos inciden en esta elección del mercado objetivo: tamaño, crecimiento, riesgo, competencia, pertenecía a áreas geográficas determinadas, idioma, barreras, oportunidades, experiencia de la empresa, etc. Una vez identificado el mercado objetivo, se deberá identificar clientes y definir el posicionamiento que se quiere obtener. Todo esto se tiene que reflejar en el plan de internacionalización que al menos debe contener un plan de acción, objetivos, plazos y responsables y un plan económico financiero.

Con el plan de internacionalización finalizado es hora de ejecutar el plan de acción y empezar a trabajar en el mercado objetivo. La Cámara de Comercio de España apoya a las empresas que quieran iniciar sus primeros pasos en los mercados internacionales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon