Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las mejores anécdotas de la Lotería de Navidad: de celebrar el número que no tocó a los disfraces del Teatro Real

Bolsamanía Bolsamanía 22/12/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Este martes se ha celebrado el sorteo de Loterías de Navidad, uno de los eventos navideños que más interés despiertan en el país. Millones de personas siguen desde la televisión el ir y venir de las bolas mientras desean que en su superficie lleven grabado el número que les cambiará la vida, algo mucho menos habitual de lo que nos gustaría.Sin embargo, hay una serie de afortunados y aficionados a este acto que disfrutan del sorteo desde el mismo Teatro Real, el recinto en el que se han celebrado las últimas ediciones del evento. Estas personas esperan durante horas para poder hacerse con un asiento y llegan cargados de ilusión y, sobre todo, preparados para la fiesta de la Lotería. DISFRACES Y LOTEROSEntre disfraces y números se pueden ver miles de caras, cada una con una historiaEntre disfraces y números se pueden ver miles de caras, cada una con una historia. Los hay fanáticos de la Lotería, pero también hay quien vive de vender los décimos afortunados y van al teatro madrileño con la esperanza de que el número que han vendido alegre la vida de otras personas.Así ha sido el caso de una lotera que ha saltado de su butaca en cuando se ha conocido uno de los quintos premios. Su algarabía e ilusión han llamado la atención de todo el aforo, que ha sido testigo de cómo le ha ido cambiando la cara cuando ha visto que uno de los números no se correspondía con la cifra agraciada. Se había quedado sin repartir el premio, según ha destacado ABC.Pero el público no es el único protagonista. Los niños de San Ildefonso, tan esenciales en este sorteo como las bolas o los bombos, suelen acaparar la atención de los asistentes más allá de su forma de cantar tan pegadiza. Este martes, uno de los jóvenes ha pasado un momento complicado cuando en un espacio de 15 minutos ha dejado caer cerca de cuatro bolas.OTRO NÚMERO EQUIVOCADOAl final no ha pasado nada y el hombre que les acompaña desde la mesa que custodia tablas y alambres ha tirado de galones para calmar los ánimos del menor. Otro de los 'patinazos' protagonizados por estos alegres niños se ha dado cuando una de las jóvenes ha cantado un número diferente al que mostraba. La equivocación es comprensible. Tenía en su mano un quinto premio correspondiente al 943, pero ella, mirando fijamente al auditorio, adjudicó el botín al 9.043. El asunto se ha resuelto en cuestión de segundos.Mientras, entre los asientos continuaba la fiesta. Los disfraces campaban a sus anchas y las personas que han acudido al Teatro Real empezaban a hacer grupos en los que compartían su emoción por estar presentes en tan importante evento. Uno de estos grupos ha acaparado la atención de medios de comunicación y asistentes al dedicar un estruendoso cumpleaños feliz a uno de sus compañeros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon