Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las multinacionales españolas aprovechan la reforma fiscal para retornar sus beneficios en el extranjero

Bolsamanía Bolsamanía 06/02/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Las empresas españolas han decidido reinvertir sus beneficios en el extranjero en su país de origen. Un hecho que se produce, en gran parte, gracias a un cambio fiscal introducido por el Gobierno del PP en la reforma fiscal de 2015, y que buscaba precisamente la repatriación de los dividendos por parte de nuestras empresas.

Este retorno ha provocado, según el Ministerio de Economía, que curiosamente España se convierta en el primer inversor foráneo dentro de nuestras fronteras. El diario El País explica que, este dato se produce además, porque las multinacionales españolas aprovechan sus filiales extranjeras para realizar sus inversiones en España, debido al beneficio tributario que esta acción les produce.

La cifra de inversión de las filiales españolas en su país de origen fue de 3.165 millones de euros durante los nueve primeros meses de 2015. Una cifra que ha aumentado considerablemente si se tiene en cuenta que en 2014 este dato se situaba en los 759 millones. Además, como señala El País, esta cifra de las inversiones de las multinacionales españolas que trajeron de vuelta el año pasado es la mayor cifra de la serie histórica, que arranca en 1993.

EL CAMBIO FISCAL BUSCABA QUE NO SUCEDIERAN CASOS COMO EL DE APPLE EN EEUU

Casos como Apple en EEUU ha provocado que países como España decidieran llevar a cabo esta reforma fiscal. El gigante tecnológico tiene miles de millones de euros de liquidez pero no puede aprovechar ese colchón en su país por el coste fiscal de repatriar los dividendos. Así que al fabricante del iPhone le resulta más barato pedir créditos que recuperar las jugosas plusvalías de sus filiales en el extranjero.

Por ello, en nuestro país se modificó el artículo 21 de la Ley del impuesto de sociedades, de manera que las empresas con participaciones superiores al 5% del capital o que hayan invertido más de 20 millones en otras compañías en el extranjero no tengan que pagar por los dividendos, ni por las ganancias que obtengan por la venta de estas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon