Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las rebajas han llegado: ¿Qué suponen para los consumidores?

Bolsamanía Bolsamanía 09/07/2016 Lorena Sacristán

Una vez más han llegado las rebajas de verano. Este periodo suele durar dos meses. Comenzaron el pasado 1 de julio y se prolongarán hasta el 31 de agosto. En total, 61 días en los que los españoles aprovecharán para comprar aquellas cosas que durante el año se escapan un poco de precio y, ¿por qué no? para darse algún capricho.

En este sentido, aunque, algunas tiendas se mantienen tradicionales en lo que a las rebajas se refiere, otras ya mostraban sus carteles con ofertas unas semanas antes. Esto ocurre desde que el Gobierno decidió que el periodo establecido por ley se modificase y los comercios fueran libres para implantar sus propias fechas. Así, cada uno puede utilizar su propia estrategia de marketing para atraer a los consumidores.

Tal y como se explica en la página web del Ministerio de Economía y Competitividad, según el artículo 25 de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista, “las ventas en rebajas podrán tener lugar en los periodos estacionales de mayor interés comercial según el criterio de cada comerciante y la duración de cada periodo de rebajas será decidida libremente por cada comerciante”.

© Proporcionado por Bolsamanía

EL GOBIERNO APRUEBA LA LIBERALIZACIÓN

El artículo 25 de la Ley 7/1996 tuvo la publicación de su última actualización el 14 de julio de 2012, y entró en vigor el 15 de julio del mismo año. Hasta ese momento, el periodo de rebajas estaba limitado a dos campañas anuales de un máximo de dos meses de duración. El Gobierno confirmó la aprobación de la liberalización completa del periodo de rebajas del comercio y la ampliación de los horarios de apertura en días laborables, así como de los domingos y festivos en los que las tiendas podían abrir, según Europa Press.

El Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, fue el encargado de explicar que la nueva regulación comercial se aprobada mediante un Real Decreto Ley que buscaba favorecer la apertura de nuevos establecimientos, dinamizar las ventas y crear empleo.

No obstante, el portavoz de Facua-Consumidores en Accion, Rubén Sánchez, explica que esta nueva ley no ha provocado que los comerciantes se desvíen de los dos típicos periodos de rebajas, Navidad y verano. "Esta nueva ley no ha tenido el efecto de que en el mes de abril se anuncien rebajas. Otra cosa es que las rebajas se hagan antes o después pero siempre en el entorno de los dos periodos ya estipulados, finales de diciembre y finales de junio", destaca. Y añade que "el consumidor cada vez da menos credibilidad a la palabra rebajas".

Por otro lado, recuerda que los comerciantes no ponen rebajas alejadas de las fechas a las que los consumidores están acostumbrados a encontrarlas, sino que recurren a otras modalidades. "Está muy consolidado que las rebajas se hacen en enero o en junio. Anunciar rebajas en abril posiblemente provocaría un rechazo entre los consumidores, no pega. Los comerciantes recurren a otras modalidades comerciales como pueden ser los '8 días de oro' o ' el día sin IVA', o importan de EEUU fechas clave como el 'Black Friday' o el 'Cyber Monday'".

EL CEREBRO SE PONE EN MARCHA A LA HORA DE COMPRAR

Cuando un consumidor tiene que decidir si comprar o no un producto activa dos regiones o áreas diferentes del cerebro, según explica el escritor de “El cerebro del inversor”, Pedro Bermejo. Por un lado, una de ellas se encarga de ver lo “positivo” de la decisión, parte a la que se le llama “sistema de recompensa cerebral”. Por el contrario, la parte que ve lo “negativo” de la compra se llama “sistema de aversión a la pérdida”. En general, se puede decir que “si se activa más la región de la recompensa (sistema del sí) se comprará el producto, y si se activa más la región del no (aversión a la pérdida) no se comprará”, matiza Bermejo.

“Las rebajas desactivan la región de la aversión a la pérdida (región del no) y predomina la del sí (recompensa cerebral), lo que crea en el cerebro una apetencia por las compras. Esto es debido a que la región de aversión a la pérdida se activa cuando vemos una pérdida potencial, que sería el hecho de no comprar en las rebajas”, explica el escritor. De este modo, Bermejo subraya que el cerebro interpreta que si en rebajas no se compra existe una “pérdida de oportunidad”, que se detecta mediante la zona de aversión a la pérdida. Para evitar esa sensación el cerebro reacciona potenciando las compras.

Desde el punto de vista de Sánchez, "el periodo de rebajas es algo muy reglado que da un plus de confianza al consumidor en esa modalidad de oferta especial, pero el problema es que se va devaluando el concepto de rebajas debido a esa libertad establecida por ley". Para el portavoz de Facua, "el gasto en rebajas de las familias está directamente relacionado con la situación de crisis en primer lugar, por lo que no se puede conocer el impacto real que esta flexibilidad de fechas ha aportado al consumo. El que no tiene dinero no compra haya rebajas o no".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon