Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las telecos francesas necesitan algo más que duras palabras

Expansión.com Expansión.com 12/06/2014 Renée Schultes

Bouygues anunció el miércoles que planea recortar un 17% de la plantilla de su división de telecomunicaciones. También amenaza con rebajar los precios en algunos servicios de línea fija. Estas duras palabras se producen después de que las recientes discusiones con los operadores rivales Iliad y Orange en torno a una opa u otro tipo de unión fracasasen.

Todos los operadores móviles de Francia tienen razones para llegar a un acuerdo, en lugar de desperdiciar la oportunidad que brinda el reciente apoyo del Gobierno francés a la consolidación en el competitivo mercado del país. Las ventas y los beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización per cápita de los operadores franceses han caído alrededor de un 20% por debajo de la media europea, según Barclays.

Es verdad que es posible que Iliad no vea argumentos para pagar una prima por controlar Bouygues; obtiene más beneficio si puede poner sus manos sobre el espectro y la red de Bouygues a un coste inferior al de la red que pueda construir. Orange, por su parte, puede preferir buscar un acuerdo él mismo, y obtener ahorros de costes y asegurarse de que Iliad no se haga con una red a bajo precio, permitiendo a la nueva firma llevar a cabo agresivos recortes de costes.

Pero seguir operando de forma independiente puede plantear riesgos para Bouygues, que dejó pasar la oportunidad de comprar el operador móvil SFR en abril. Es cierto que la compañía puede causar daños a la competencia rebajando los costes de la banda ancha, una táctica que parece ir dirigida contra Iliad. El operador de línea fija desató una guerra de precios en el sector móvil francés cuando lanzó en 2012 su oferta móvil Free, con precios muy agresivos.

En realidad, la competencia encarnizada daña a todo el mercado, también a Bouygues. Según calcula Barclays, cada euro que caen los ingresos medios por usuario por los paquetes de banda ancha de Internet reduce el ebitda de 2015 de Orange y Bouygues cerca de un 1% y el de Iliad un 4,7%.

Y los recortes de 1.516 puestos de trabajo propuestos por Bouygues corren el riesgo de disgustar a París. Los recortes podrían ahorrar a Bouygues Telecom unos 75 millones de euros, o un 1,8% de las ventas previstas este año, según calcula Citigroup. Pero aun dentro de un plan para reducir los costes anuales 300 millones de euros en 2016, no parece suficiente. Citi prevé que las ventas de Bouygues Telecom caigan un 10% este año.

Eso sugiere que la venta sigue siendo una posibilidad lógica para Bouygues. Pero el hecho de que exija una valoración de 8.000 millones de euros parece un problema. Sin duda, Bouygues querrá participar de los sustanciales ahorros de costes: Orange podría alcanzar 1.000 millones de euros de ahorros de costes anuales antes de impuestos, según los cálculos de Raymond James.

Pero el precio que desea la compañía por su negocio de telecomunicaciones implica un múltiplo de casi 10 veces el ebitda previsto en 2014, en base a las estimaciones de Barclays, mientras que SFR se vendió por 6,5 veces.

Bouygues se muestra firme, pero sería un error obsesionarse con la esperanza de un acuerdo en las telecomunicaciones.

Lea el artículo original publicado en The Wall Street Journal

Más información en

©2014 Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved

 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión.com

image beaconimage beaconimage beacon