Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las tres grandes ideas del ganador del Nobel de Economía, Angus Deaton

Bolsamanía Bolsamanía 13/10/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

El flamante ganador del Premio Nobel de Economía 2015, Angus Deaton, ha logrado el prestigioso galardón "por su análisis del consumo, la pobreza y el bienestar". Sus trabajos son ampliamente conocidos, aunque quizá no tanto las tres grandes ideas en las que se basan. Si quieres conocerlas, sigue leyendo.Deaton fue galardonado por ayudar a "transformar el campo de la microeconomía, la macroeconomía y la economía del desarrollo" Deaton, de 69 años de edad, acabó imponiéndose a otros nombres que sonaban para este premio, gracias a sus trabajos, con los que según la organización de los premios "ha ayudado a transformar el campo de la microeconomía, la macroeconomía y la economía del desarrollo". Estas son las tres ideas claves en las que se basa el reconocido economista, y que han sido recogidas por Financial Times:1- DesigualdadLa desigualdad ha sido uno de los temas que han definido la última década, y quizá ello explique la popularidad de personajes como Jeremy Corbyn y de economistas como Thomas Piketty. Deaton está de acuerdo en que este tema es importante, aunque tiene una visión con más matices que la de algunos de sus colegas que también han estudiado las diferencias económicas."La desigualdad es algo enormemente complicado, que es tanto bueno como malo", ha dicho el ganador del Nobel. El académico de Princeton, donde es profesor de Economía y Relaciones Internacionales, considera que un exceso de desigualdad puede producir efectos secundarios negativos, que van desde la desaparición de los servicios públicos a la erosión de la democracia. Pero al mismo tiempo, las desigualdades también pueden ser algo positivo, como, por ejemplo, cuando son el resultado de una iniciativa empresarial exitosa."El éxito genera desigualdad, pero no queremos ahogar el éxito", ha remarcado Deaton, que se muestra escéptico ante medidas como subir impuestos para acabar con las disparidades crecientes. "Ya tenemos las políticas redistributivas en el lugar correcto", ha dicho.2- Ayuda externaLa economía del desarrollo ha estado dominada por la controversia, ya que son muchos los que han puesto en duda la eficacia de la ayuda exterior. Entre ellos, William Easterly, un académico de la Universidad de Nueva York, que dice que puede hacer más daño que bien.Las desigualdades pueden tener efectos negativos, pero también tienen su parte positivaDeaton reconoce que la ayuda puede ser muy útil, por ejemplo cuando se dirige a financiar los hospitales y a curar a los niños que de lo contrario morirán. "Eso tiene que ser algo bueno", ha considerado el Nobel, que sin embargo coincide con Easterly en que la ayuda externa excesiva puede tener consecuencias no deseadas, ya que puede conducir a la corrupción y crear tensiones sociales entre las élites gobernantes y la población.Además, en su libro de 2013, 'The Great Escape', formula dos ideas concretas. La primera consiste en limitar la cantidad de la ayuda exterior a cada país, por ejemplo, al 50% de sus ingresos. Y la segunda es impulsar una "agenda de los bienes públicos globales", que asegure que la mayor cantidad del dinero de estas ayudas se destina a hacer frente a problemas de gran importancia como las enfermedades mortales, incluso si esto significa financiar más la investigación. "Estoy a favor de dar dinero no sólo en África, sino para África", ha remarcado Deaton.3- Medición de la pobreza"Centrarse en el número de personas que están por debajo de la línea de pobreza es como perseguir a un unicornio por el bosque", ha dicho Deaton. "No estoy seguro de que sea prudente que el Banco Mundial se comprometa tanto con este proyecto", ha añadido.El Nobel piensa que hay mucho más que hacer para combatir la pobreza, y no sólo dar dinero en efectivo, y cita a la India como ejemplo de un país que ha crecido sustancialmente en términos de ingreso per cápita, pero donde los resultados de educación y salud a menudo pueden ser deprimentes.Y también ha criticado los 17 "objetivos de desarrollo sostenible", un conjunto de objetivos e iniciativas dirigidos a reducir la pobreza promovidos por la ONU con los que los líderes mundiales se comprometieron el mes pasado. "No soy un gran fan, no hay forma de medirlos. Esta gente sólo trata de sentirse mejor", ha concluido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon