Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 10 datos económicos por los que el mercado no espera una subida de tipos de la Fed en junio

Bolsamanía Bolsamanía 05/05/2016 Óscar Giménez
© Proporcionado por Bolsamanía

La Reserva Federal (Fed) redujo su pronóstico de subidas de tipos de cuatro a dos este año, pero no ha descartado en sus últimas reuniones elevarlos la próxima reunión, que se celebrará los días 14 y 15 de junio. Sin embargo, el mercado sólo otorga una probabilidad del 11,3% a esta opción, según el indicador FedWatch de CME Group.

La tasa de fondos federales (tipos de referencia) está en el rango entre 0,25% y 0,5% desde diciembre, cuando el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), compuesto por diez altos funcionarios con derecho a voto, decidieron por unanimidad subirla en 25 puntos básicos por primera vez en nueve años.

Los tres encuentros siguientes se han saldado sin cambios en la política monetaria. ¿Por qué los inversores y los analistas no apuestan por una subida de tipos? A continuación, diez motivos que podrían servir para argumentar que no habrá modificaciones en la referencia.

1. CRECIMIENTO LENTO

El último dato de PIB de Estados Unidos, correspondiente al primer trimestre, reflejó una expansión de la economía del 0,5%, dos décimas por debajo de lo previsto. Los economistas de Capital Economics creen que esta ralentización se debe "a un número de vientos en contra que afectan a la economía. Algunos de ellos son temporales, pero salvo un milagro, parece que el PIB no crecerá más del 2% en 2016".

2. EL EMPLEO MEJORA... ¿Y LOS SALARIOS?

La tasa de paro de Estados Unidos está en el 4,9% y Janet Yellen, presidenta de la Fed, ha insistido en todas sus intervenciones que la evolución del mercado laboral es una de las dos grandes referencias que vigila la institución, y también ha defendido que el empleo “mejora moderadamente”. Una tendencia que no ha permitido elevar sustancialmente los salarios, mientras que sigue habiendo una preocupación por la infrautilización de recursos. Este viernes el Informe de Empleo será clave para las expectativas sobre la Fed. El mercado espera que la economía haya creado en abril 200.000 puestos de trabajo.

3. INFLACIÓN

Realmente, es el argumento más poderoso. En marzo el IPC descendió una décima respecto a febrero y se situó en el 0,9%, muy lejos del objetivo del 2%. “La inflación subirá hasta el objetivo a medio plazo conforme pasen los efectos transitorios de los precios bajos de la energía”, aseguró el comunicado de la última reunión de la Fed. Sin embargo, aún no hay rastro de esta perspectiva de mayor inflación.

4. PETRÓLEO

El petróleo influye a la Fed en la medida en que es la gran justificación para que la evolución de los precios esté lejos de la deseada. El petróleo cotiza entre los 44 y 45 dólares, muy lejos de los 100 en los que se movía en 2014. Después de la reunión de Doha entre productores y la falta de consenso para lograr un acuerdo que permitiera congelar la producción e impulsar los precios, ¿se puede hablar de efectos transitorios?

5. CHINA VUELVE A PREOCUPAR

Volviendo al comunicado de la última reunión, el FOMC de la Fed eliminó la palabra riesgos al hablar de las condiciones económicas y financieras globales. Sin embargo, los datos macro de China han vuelto a poner el acento en la posibilidad de una desaceleración del gigante asiático. Esta semana hemos conocido el PMI manufacturero, que ha confirmado que continúa la contracción del sector en abril, al situarse en 49,4 puntos, tres décimas menos que en marzo y cinco menos de lo previsto. El indicador sigue por debajo de 50, nivel que marca la expansión o reducción de la actividad.

6. EL DÓLAR Y LAS EXPORTACIONES

El euro ha escalado a máximos de agosto en los últimos días, hasta superar el nivel de 1,15 dólares. La mayor debilidad de la divisa norteamericana, tras fortalecerse en 2014 y 2015, podría invertirse si la Fed decidiera subir tipos.

7. EL MERCADO NO LO ESPERA...

Este es un punto clave, ya que en los últimos tiempos la Fed ha mostrado cierta tendencia a no querer incentivar la volatilidad del mercado. Asimismo, ha sido criticada abiertamente por la banca de inversión al acusarle de haber aumentado la incertidumbre en la bolsa, como explicaban desde JP Morgan. Como decíamos al principio, el mercado sólo otorga un 12% de probabilidad actualmente a que haya una subida de tipos. ¿Se arriesgará a sorprender y seguir recibiendo acusaciones de falta de credibilidad?

8. VOLATILIDAD EN LAS BOLSAS

En su primera reunión del año, celebrada en en enero, la Fed estimó que las condiciones financieras más desfavorables en el mercado equivalían a un endurecimiento de la política monetaria. Aunque las bolsas han remontado a lo largo de 2016, hemos vuelto a ver episodios de severos vaivenes que han roto la tranquilidad. Una subida de tipos podría agudizar los bruscos movimientos a la baja que hemos visto en los últimos días.

9. OTROS BANCOS CENTRALES

Si la Fed sube tipos, acabaré de romper desacoplarse de la tendencia general en los bancos centrales de las economías desarrolladas. Hay que tener en cuenta que en marzo el Banco Central Europeo (BCE) redujo los tipos desde el 0,05% hasta el 0,0% y amplió el programa de compra de bonos desde 60.000 hasta 80.000 millones de euros, mientras que este año el Banco de Japón redujo los tipos hasta situarlos en negativo (-0,1%) y su gobernador, Haruhiko Kuroda, ha abierto la posibilidad a nuevos estímulos.

10. ELECCIONES

Las elecciones presidenciales podrían frenar a la Fed a la hora de endurecer su política, algo que hará de forma acomodaticia, según ha dejado claro en varias ocasiones. “Existen dudas sobre cómo afectarán las políticas de cada candidato al ritmo de endurecimiento monetario de la Reserva Federal”, explican en Fidelity. Asimismo, "ha habido bastante ruido durante la campaña en torno a la subida del salario mínimo". Así, en Fidelity explican que un incremento del salario mínimo podría provocar una aceleración del crecimiento salarial, "lo que obligaría a la Fed a subir los tipos de interés más rápido. Históricamente, las subidas de tipos de interés han sido un apoyo para el crecimiento de los beneficios de los bancos y las aseguradoras". La Fed podría esperar a que se aclare el escenario político por si luego tiene que aventurarse con subidas de tipos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon