Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los bombos que repartirán suerte en la Lotería de Navidad ya están en el Teatro Real

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 16/12/2016 Bolsamanía

Los bombos que repartirán la suerte el próximo jueves 22 de diciembre en el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad ya se encuentran en el Teatro Real de Madrid, a donde han llegado este viernes 16 de diciembre, según ha informado la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) en un comunicado.

En este sentido, Loterías ha indicado que el bombo de los números, el de mayor tamaño, será el encargado de recoger las 100.000 bolas de números que se han impreso en los décimos y que serán sorteadas, mientras que el bombo pequeño contendrá las 1.807 bolas de premios, entre ellas la del Premio Gordo, que repartirá 4 millones de euros por serie (400.000 euros al décimo), es decir, 660 millones de euros en el total de las 165 series de las que consta el sorteo.

Por último, la Sociedad Estatal de Loterías ha recordado que la emisión del sorteo de este año asciende a un total de 3.300 millones de euros, repartiéndose en premios el 70% de la emisión, es decir, 2.310 millones de euros.

UNOS BOMBOS CON HISTORIA

© Proporcionado por Bolsamanía

En realidad no hay sólo dos bombos, sino que existen cuatro, dos grandes y dos pequeños. Se usa uno de cada en el sorteo, y los otros dos son los de 'reserva', que Loterías y Apuestas del Estado guarda por si hubiese cualquier problema de última hora y hubiese que sustituir a los bombos 'titulares'.

Ambos son obra de la empresa Fluidmecánica Sur, dedicada a la maquinaria hidráulica y eléctrica para el sector naval, que recibió hace ya una década el encargo de Loterías del Estado. Se pedía a la empresa unos bombos capaces de hacer frente a las nuevas necesidades surgidas de las modificaciones introducidas en el Sorteo de Navidad de 2005 (se pasó de las 66.000 viejas bolas a las 100.000 actuales), para lo que era necesario sustituir los bombos antiguos, que databan de principios del siglo XX.

Lo que hizo la empresa fue unas copias de los bombos antiguos, pero con mayores dimensiones y provistas de un sistema electrónico innovador. Se trata de un equipo identificador de bolas que permite una lectura informática de los números de forma instantánea, lo que agiliza la elaboración de la lista de números premiados tras el sorteo y también permite ordenar las bolas, una vez finalizada la rifa, de forma mucho más fácil a la espera del siguiente sorteo de la Lotería de Navidad.

Tanto los bombos como las bolas, elaboradas con madera de boj, suelen llegar al Teatro Real unos días antes del sorteo para empezar con los preparativos y tener todo listo para el 22 de diciembre. No obstante, como sigue habiendo representaciones, se guardan en el foso del escenario a 16 metros de profundidad y hasta la celebración de la rifa son custodiados las 24 horas del día por dos guardias de seguridad.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon