Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cinco diputados más rentables del Congreso: así es la rebaja del cupo vasco conseguida por el PNV

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 13/05/2017 Virginia Mora

Hace unos días el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lograba el apoyo de los cinco diputados del PNV a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en su primer examen parlamentario: la votación de las enmiendas a la totalidad. Gracias a ello se produjo un triple empate en el Congreso que, según el Reglamento de la Cámara baja, permite que las enmiendas sean rechazadas y la tramitación parlamentaria de los PGE siga adelante. No obstante, el apoyo de los nacionalistas vascos no ha sido gratuito, y el Ejecutivo ha tenido que ceder en una de las reclamaciones del grupo: rebajar el cupo vasco y devolver la cantidad pagada de más al Estado en los últimos años por el cálculo erróneo del mismo. ¿Qué es y cómo funciona el cupo vasco?

La respuesta la da la Asociación para la Promoción y Difusión del Concierto Económico Ad Concordiam, una entidad creada en el año 2000 para la divulgación y el estudio de materias relacionadas con la fiscalidad y la hacienda pública, poniendo el acento en los aspectos derivados de la especial normativa existente en Euskadi. El cupo es la contribución que tiene que pagar el País Vasco a las arcas estatales para sufragar las competencias que el Estado presta en beneficio de los residentes de esta comunidad autónoma al no haber sido transferidas, como los gastos de Defensa, Exteriores o la Corona, entre otras.

Así aparece recogido en el Concierto Económico, que es el sistema de financiación propio del País Vasco que establece y regula las relaciones financieras y tributarias entre la región y el Estado, y que reconoce la potestad de Euskadi para mantener, establecer y regular su régimen tributario. Pero el Concierto Económico no es nada nuevo.

Nació tras la abolición foral, después de que acabase la II Guerra Carlista a finales del siglo XIX, como sistema de contribución de las provincias vascas a las finanzas del Reino de España. Ya en ese momento se reconoció a las Diputaciones Forales la facultad de recaudar sus propios impuestos a fin de hacer frente a los gastos propios y a los comunes del Estado. De esta forma, el primer Concierto Económico se aprobó en 1878 y ha sido renovado sucesivamente hasta la actualidad con una única excepción: el período franquista, cuando se suspendió su aplicación en Vizcaya y Guipúzcoa hasta su recuperación en 1981. Álava fue la única que lo mantuvo en ese tiempo, en agradecimiento a su apoyo al Régimen.

La última renovación del Concierto tuvo lugar en 2002, mientras que el cupo se fija cada cinco años y se va actualizando anualmente mediante la aplicación de un índice al importe fijado en el año base. Y es precisamente ese punto el que ha sido modificado en el acuerdo recientemente alcanzado entre el Gobierno y el PNV, ante la reclamación de los vascos, que aseguran haber estado pagando de más al Estado durante años. En concreto, el Ejecutivo de Rajoy ha accedido a hacer una revisión a la baja del cálculo del cupo y a devolver de forma prorrateada 1.400 millones de euros, frente a los 1.570 millones que reclamaba el Gobierno vasco, descontento por el cálculo que se aplicaba desde 2007. Según el acuerdo, Madrid descontará del cupo a abonar cada año un porcentaje, empezando por el 10% este 2017 y pasando al 15% en 2018. Para 2019 se ha acordado una rebaja del 20%, y para los dos siguientes del 25% y del 30% respectivamente, para acabar de cuadrar las cuentas en 2021. Así, los vascos dejarán de pagar esa cantidad al Estado por lo abonado de más durante los últimos años, un ‘ahorro' para el PNV que se traduce en 280 millones de euros por cada voto de los diputados del partido en el Congreso a favor de los PGE.

¿CÓMO SE CALCULA EL CUPO?

Las discrepancias entre el País Vasco y el Estado se han producido por el cálculo del cupo correspondiente al periodo 2007-2016. Según establece la ley, para calcular los cupos “se constituirá una Comisión Mixta integrada, de una parte, por un representante de cada diputación foral y otros tantos del Gobierno vasco, y de otra, por un número igual de representantes de la Administración del Estado. El Cupo así acordado se aprobará por ley con la periodicidad que se fije en el Concierto, sin perjuicio de su actualización anual por el procedimiento que se establezca igualmente en el mismo”, aunque el acuerdo anual no se ha producido desde 2007, y por eso los vascos dicen haber pagado de más.

© Proporcionado por Bolsamanía

Según expertos como el catedrático de Hacienda Pública de la Universidad del País Vasco, Ignacio Zubiri, se trata de “un logro espectacular” para la región, ya que la cifra de 1.400 millones que el Estado le va a reembolsar le supondrá un ingreso per cápita de unos 650 euros por habitante. Pero era una concesión que Rajoy tenía que hacer si quería asegurarse la aprobación de los Presupuestos.

El País Vasco aporta al Estado desde 1981 un 6,24% vía cupo, una cifra que se estableció en función de los ingresos que tenía la población vasca en ese momento y que no se ha actualizado desde entonces, permaneciendo inalterable a pesar de que el PIB per cápita en el País Vasco tiene ahora más peso frente al del resto de España. La mayoría de los partidos no discuten las figuras del Concierto, ya que los privilegios forales están avalados por la Constitución, pero sí critican el método de cálculo de las aportaciones al Estado.

Ciudadanos ha sido uno de los más críticos en este sentido. El propio Albert Rivera, presidente de la formación naranja, se vio obligado a pronunciarse ante el malestar que había generado en el seno de su partido el acuerdo Gobierno-PNV, aunque lo desligó del apoyo de C's a los PGE. “Hemos negociado unos presupuestos para todos los españoles, no negociamos presupuestos por autonomías”, dijo Rivera, que aseguró que “como la ley del cupo vasco ha sido un cambio de cromos, cuando venga al Parlamento votaremos en contra”, aunque reconoció que cree que su partido será el único en oponerse a la de ley de Cupos. Y es que, según afirmó, lo que ha hecho Rajoy es conceder el “cuponazo” al Ejecutivo vasco, dando un “privilegio” para que una parte de los españoles paguen menos impuestos que otra.

LOS EFECTOS EN LAS ARCAS DEL ESTADO

Por ello, este acuerdo con el PNV no le va a salir gratis al Estado. El Gobierno se verá obligado a retocar sus previsiones de ingresos para este año, ya que en el proyecto presupuestario estimaba unos ingresos por el cupo vasco de 1.202 millones de euros. Ahora, tras la cesión al gobierno de Euskadi, serán poco más de 800 millones.

En base al acuerdo, se estima que País Vasco tendría que pagar en torno a 1.300 millones de euros al año, pero a esta cifra hay que restar 344 millones de euros, los correspondientes a la transferencia de las políticas activas de empleo que el Ejecutivo regional gestiona desde el año 2011. Se trata de una competencia que Euskadi asumió durante la presidencia de Patxi López.

Por tanto, la cifra provisional del cupo quedaría en 956 millones de euros, aunque tampoco será lo que reciba el Estado, que se ha comprometido a devolver a País Vasco los 1.400 millones antes mencionados, algo que se hará de forma progresiva y mediante rebajas del total del cupo a ingresar en las arcas del Estado. En 2017 se hará una rebaja de 140 millones en el cupo, hasta 816 millones que finalmente tendrán que pagar los vascos. Habrá que ver cómo gestiona el Gobierno esta merma de los ingresos, sobre todo después de haberse comprometido con Ciudadanos a desembolsar este año un total de 4.100 millones de euros en diversas políticas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon