Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cinco retos a los que se enfrenta Wall Street de aquí a final de año

Bolsamanía Bolsamanía 15/07/2016 Marta Gracia

Wall Street ha comenzado el segundo semestre del año marcando máximos históricos en el precio de cierre de dos de sus índices (Dow Jones y S&P 500). Sin embargo en estos seis meses tiene muchos retos a los que enfrentarse: la Fed, las elecciones o la incertidumbre económica son algunos de ellos. El sector energético y el de materiales básicos va a seguir siendo uno de los más afectados.

Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank, explica que esta segunda mitad del año Wall Street estará afectado por “una mezcla entre la política de la Fed, la evolución de los riegos globales y los resultados empresariales”. Además, apunta que si se confirman las estimaciones, “el tercer trimestre del año pondrá fin a una racha de cinco trimestres consecutivos con descenso de beneficios en el S&P 500”.

Así, el sector energético y el de materiales básicos va a seguir siendo uno de los más perjudicados en términos de beneficio. En cambio, los sectores que se van a comportar mejor van a ser aquellos que tengan gran cantidad de su actividad en el mercado doméstico, tal y como afirma el analista. “La apreciación del dólar no les van a perjudicar tanto como a aquellas empresas netamente exportadoras que van tener unos mayores costes productivos que las van a hacer menos competitivas en el exterior”, comenta Felipe López-Gálvez.

1. LA RESERVA FEDERAL

Tras cada reunión de la Reserva Federal de EEUU (Fed), el mercado se comporta según las declaraciones del encuentro. El analista de Self Bank señala que las reuniones de la Fed “van a resultar cruciales en el devenir de la bolsa americana”. De hecho, añade que Wall Street está teniendo un comportamiento positivo a pesar de la insistencia de la Fed en dejar claro que la subida de tipos va a ser progresiva e inalterable.

El pasado 6 de julio se conocieron las actas de la última reunión de junio en donde se evidenciaron las divisiones sobre una subida de tipos. Los informes de empleo y la evolución de la economía estadounidense son algunos de los objetivos que quieren observar los miembros de la Fed para subir los tipos. No obstante, el presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, asegura que los tipos tienen que tener una subida “lenta, progresiva y con cuidado”.

“A pesar de que la apreciación del dólar puede terminar resultando un lastre para la bolsa americana por el posible mayor atractivo en Bonos y Renta Fija, la subida de tipos puede resultar atractivo para sectores como el financiero que va a encontrarse con un mayor margen operativo”, explica Felipe López-Gálvez.

2. ELECCIONES PRESIDENCIALES EN EEUU

Las elecciones para el Presidente de los Estados Unidos de 2016, programadas el martes 8 de noviembre de 2016, serán las 58ª elecciones presidenciales. Los candidatos para los comicios son Hillary Clinton por el partido Demócrata y Donald Trump por el partido Republicano. “A diferencia de lo que uno pudiera pensar, históricamente las bolsas de Wall Street se han comportado mejor con gobiernos demócratas que con republicanos”, señala el analista de Self Bank.

No obstante, para saber cómo afectan las elecciones al mercado estadounidense hay que centrarse en las propuestas de ambos candidatos. Por un lado, Donald Trump está priorizando políticas fiscales más flexibles para empresas y particulares. La consecuencia, según valoran los analistas, será una disminución de la recaudación del estado americano y un incremento del déficit público.

© Proporcionado por Bolsamanía

Por otro lado, Hilary Clinton va a buscar políticas que prioricen el empleo y la disminución de la desigualdad. Existe una apuesta clara por establecer impuestos progresivos más exigentes para las mayores fortunas estadounidenses y estables para clase media. Así que, tal y como resume López Gálvez, los demócratas consideran que la combinación de estas modificaciones fiscales junta a mejoras del empleo norteamericano son la clave para mejor el déficit de EEUU.

Según añade el analista, la preferencia de los mercados financieros por Clinton se está dejando notar en las donaciones realizadas por directivos de Wall Street, con las que sale ganando claramente la candidata demócrata.

3. EL PETRÓLEO

La alta volatilidad en el precio del petróleo es otro de los retos a los que se tiene que enfrentar este segundo semestre Wall Street. Los inversores que estén buscando una apuesta segura no deberían fijarse ni en el petróleo ni en los valores relacionados con el sector de aquí a final de año. Esa es la recomendación de Gesconsult, cuyos expertos señalan que el precio del petróleo parece haberse estancado en los 50 dólares por barril y que ese nivel “es más para estar fuera que dentro”.

El desplome de los precios del petróleo entre 2015 y principios de 2016, al pasar de más de 100 dólares a menos de 30 y marcar mínimos de 12 años, supuso un colapso para la industria petrolera, con el cierre de multitud de empresas y plataformas de extracción en Estados Unidos.

Sin embargo, los precios rebotaron después un 80% hasta el entorno de los 50 dólares, en donde parecen haberse estabilizado, y los expertos anticipan que con una subida adicional hasta los 60 dólares, el 70% de los proyectos sería viable a largo plazo. Los precios se mantendrán entre 45 y 50 dólares durante los próximos 12 meses, según proyectan los economistas de Goldman Sachs.

4. LA INCERTIDUMBRE POR EL BREXIT

La economía de Estados Unidos también sintió los efectos de la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea (UE) el pasado 23 de junio, con caídas abruptas en Wall Street y preocupación porque la búsqueda de refugio seguro de los inversores presione aún más el dólar al alza y encarezca las exportaciones.

Sin embargo, parece que la bolsa neoyorkina se ha olvidado del Brexit y vuelve a confiar en su mercado. Los inversores están más preocupados por lo que haga el petróleo o la Fed que por la decisión de dejar la UE por parte de Reino Unido. La semana posterior al referéndum, Wall Street se vio seriamente perjudicado, pero pudo recuperarse.

“La mayor estabilidad en EE.UU. y las incertidumbres que existen en otras regiones occidentales seguirán haciendo de la bolsa americana una especie de `refugio´ dentro de los activos de riesgos”, asegura el analista López-Gálvez.

5. LOS MÁXIMOS DE LOS ÍNDICES

En los últimos días, los índices Dow Jones y S&P 500 han alcanzado máximos históricos en sus precios de cierre. Sin embargo, Felipe López-Gálvez advierte que la subida de tipos y la elevada cotización a ratios de PER de las empresas cotizantes del selectivo norteamericano pueden resultar un lastre para el S&P 500.

Sin embargo, “no debemos descartar completamente que dicho índice continúe con esta tendencia alcista por motivos como la actual situación de bonanza económica en la que se encuentra inmerso EE.UU. y los positivos datos de empleo anunciados el viernes de la semana pasada”.

De hecho, el analista de Self Bank apunta que la bolsa americana no es inmune a ninguna crisis, pero que “los inversores a largo plazo son conscientes de que históricamente el país siempre ha sabido reponerse a ellas”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon