Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los CoCos de Popular amenazan con pérdidas de más del 80% a los bonistas

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 07/06/2017 Óscar Giménez

El drama de Banco Popular amenaza con recrudecerse. Para los accionistas, que ya asumen pérdidas muy abultadas, y también para los bonistas. Los títulos emitidos por la entidad que preside Emilio Saracho cotizan con elevados descuentos respecto a su emisión. Pero lo peor podría estar por venir con los bonos convertibles contingentes (CoCos).

Los CoCos -o AT1- son emisiones híbridas al tener elementos de deuda y de capital. La idea que subyace a estos títulos, que surgieron tras el estallido de la crisis de solvencia del sector financiero europeo, consiste en que son bonos con las características de renta fija que bajo ciertas circunstancias pueden convertirse en acciones para elevar el capital de una entidad. El inversor pasa así de tener bonos a poseer acciones, un cambio que se produce si el capital CET 1 (ratio de solvencia a partir de los criterios de Basilea) se reduce a partir de un nivel determinado en la emisión, algo que todavía no ha sucedido con ningún banco.

En el caso de Popular, hay dos emisiones vivas que alcanzan los 1.250 millones de euros. La primera data de 2013, con un montante de 500 millones de euros y un cupón del 11,5%. La segunda es de 2015, con 750 millones de euros emitidos y un cupón del 8,5%. Pero la cotización de estos títulos muestra la dificultad del momento que vive Popular y el anticipo de que lo peor está por venir para los bonistas.

En marzo, según la presentación de resultados, la ratio de capital CET 1 de Popular se situó en el 10,02%. El riesgo que descuenta el mercado es que en estos meses caiga ante la posible necesidad de dotar más provisiones por pérdidas. Los CoCos lanzados al mercado en octubre de 2013 se abarataron ayer 7 puntos porcentuales hasta un precio inferior al 55% “y muy poca liquidez”, explica un experto. El ‘yield' o rentabilidad es del 67%. La de 2015 bajó ayer hasta el 46% -frente al 100% de su emisión-, al 104% de hace tres meses o al 114% de marzo de 2015-. La rentabilidad se dispara ya hasta el 41%.

Estos instrumentos se convertirán automáticamente en acciones cuando la ratio de solvencia de Popular baje del 5,125%, en el caso de los bonos de 2013, y del 7%, en los de 2015. Además, el Banco Central Europeo (BCE) tiene la potestad de ejecutar antes esta opción. Precisamente Emilio Saracho estuvo este martes en su cuartel general de Fráncfort para analizar la delicada situación que vive la entidad y sus posibles soluciones. El banco cerró el lunes con un desplome del 18,16%, mientras que ayer se dejó otro 6,21% hasta los 0,317 euros. La capitalización bursátil bajó hasta los 1.330 millones de euros.

El principal tenedor de estos títulos es Pimco, con un 17,5% de la primera emisión y un 26% de la segunda, según datos de Bloomberg. Es decir, más de 200 millones de euros. La firma, en el pasado asociada a su ex director de inversiones Bill Gross, pertenece al grupo asegurador alemán Allianz, que a su vez es socio de Popular en la gestora Allianz Popular (49% de la aseguradora y 51% del banco), que también está sufriendo la crisis de la entidad presidida por Saracho en forma de reembolsos (546 millones entre enero y abril, según Inverco).

© Proporcionado por Bolsamanía

Por su parte, BlackRock tiene bonos por valor de 51 millones de euros, Lortt Abbec alcanza los 32 millones y Aviva los 4,7 millones. También aparecen entre los acreedores, con menores cuantías, Royal Bank of Canada, Unicrédito, Urquijo u Omega Capital, firma que gestiona las inversiones de Alicia Koplovitz con la sicav Morinvest.

RIESGO DE CONVERSIÓN

Estos bonistas pueden acudir a un mercado ilíquido para vender con pérdidas en el valor de los bonos o enfrentarse al riesgo de conversión. Más allá del hecho de que, en algunos casos, fondos de renta fija pasarían a controlar acciones, y al periodo de ejecución de la conversión, el proceso implica fuertes pérdidas.

En concreto, el precio de la conversión será el mayor entre tres referencias: media de los precios medios ponderados de la acción del banco en los cinco días anteriores a la fecha en que se anuncie, el valor nominal de la acción (0,5 euros) o los niveles fijados en las emisiones. En estos casos, son el precio de 1,653 euros en los bonos del 11,5% y de 1,549 euros en los del 8,25%.

Para el cálculo del número de acciones que corresponden en el canje se utiliza la capitalización bursátil y estas referencias. Es decir, a día de hoy, con el valor en bolsa por debajo de los 1.500 millones de euros, corresponderían títulos valorados en alrededor de 300 millones de euros. Cerca de un 80% menos que el valor de las emisiones.

Esta pérdida no sería la única, además de que el proceso no es inmediato. Al tener acciones habría un efecto dilución que empujaría hacia abajo el precio. Y si te las quedas, te enfrentas a una ampliación de capital”, señala a ‘Bolsamanía' un gestor de fondos de renta fija. Más allá de los CoCos, también hay títulos de deuda subordinada cotizando a la baja. Este lunes el precio cayó hasta el 71%, con un ‘yield' del 18%. Se trata de bonos cancelables en cualquier momento por parte del banco.

Los acreedores se enfrentan al riesgo de conversión -para lo que no hay precedentes- y también de impago. Las agencias de 'rating' califican la deuda de Popular como ‘bono basura'. Además, en el caso extremo de quiebra, los bonistas de deuda subordinada ocupan un peor lugar en el orden de prelación frente al resto de bonos. Así, los primeros en recuperar su dinero son los titulares de cuentas y depósitos, seguidos por los de cédulas hipotecarias, pagarés y bonos serios, y en cuarto lugar los bonos subordinados. Seguidamente, son las participaciones preferencias y, por último, las cuotas participativas y acciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon