Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cuatro errores fatales que no puedes cometer en una entrevista de trabajo

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 11/05/2016 Bolsamanía

Hay cuatro errores fatales que no puedes cometer en una entrevista de trabajo. Hablar de lo nerviosos que estamos, no saber quién va a entrevistarnos ni conocer la empresa, contestar a las preguntas de manera superficial, no tener nada que preguntar al entrevistador.

Business Insider utiliza la experiencia de Liz Wessel, CEO and cofundadora de WayUp, una aplicación para recién titulados universitarios que les permite encontrar trabajos disponibles en las empresas más importantes, como Microsoft, Uber, Disney y Google. Wessel trabajaba en Google antes de crear su empresa y afirma que "fácilmente ha realizado unas 200 entrevistas en los últimos 12 meses". En este sentido, esta emprendedora señala los cuatro errores fatales que nunca debemos cometer en una entrevista.

HABLAR DE LO NERVIOSOS QUE ESTAMOS

© Proporcionado por Bolsamanía

Hablar de lo nerviosos que estamos no es un buen comienzo para una entrevista laboral. "Los empleadores quieren ver gente adulta, calmada bajo la presión y que sean capaces de manejar situaciones de estrés que puedan encontrar en su entorno laboral. Hablar de nuestros nervios es una señal de que no estamos preparados para manejarnos en un ambiente laboral tenso", señala Wessel.

NO SABER QUIÉN NOS ENTREVISTA NI CONOCER LA EMPRESA

Es elemental saber quién nos está entrevistando y conocer también algunos detalles sobre la empresa. Aunque no en profundidad, es importante saber a qué se dedica la compañía. Por lo tanto, es necesario ir preparados a la entrevista. "Los entrevistadores quieren que el candidato haya hecho su trabajo previo y conozca la empresa y los retos a los que se enfrenta", afirma Wessel.

RESPONDER CUESTIONES DE MANERA SUPERFICIAL

Normalmente, las preguntas que nos hacen tienen por objetivo conocer la personalidad de los posibles trabajadores y no son casuales. Es importante explicar cuáles son nuestras experiencias si nos pregunta por ellas. También hablar sobre lo que hemos aprendido, cómo resolvemos los problemas a los que nos enfrentamos y cómo hemos ayudado a las empresas en las que hemos trabajado, explica Wessel.

NO TENER NINGUNA PREGUNTA PARA EL ENTREVISTADOR

Normalmente, al final de la entrevista, nos preguntarán si tenemos alguna pregunta que hacer. En ese momento, es positivo tener algo que preguntar o alguna reflexión que hacer. "Una falta de preguntas señala poca habilidad para pensar por nosotros mismos", avisa Wessel. En este sentido, podemos llevar alguna pregunta preparada de antemano sobre qué parte del trabajo es la más complicada o en qué momento se encuentra la empresa.

¿Buscas empleo? 10 trucos para ayudarte a encontrar trabajo

Las seis claves para presentar el mejor CV 2.0

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon