Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cuatro motivos para invertir en el mercado inmobiliario

Bolsamanía Bolsamanía 18/04/2016 Paula Vallejo

La simple idea de confiar de nuevo en el sector inmobiliario aterra a muchos inversores. Sin embargo, el mercado envía claras señales de que es el momento de apostar por él si se quieren obtener interesantes retornos.

Antes de que se produjera el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el sector del ladrillo crecía sin parar. Las grúas eran un elemento más en el paisaje de las ciudades españolas. Cada año se empezaban a construir más viviendas que el anterior y la gente, animada por un crédito barato y de fácil acceso, se lanzaba a comprar pisos.

© Proporcionado por Bolsamanía

En los años previos al estallido de la burbuja, los españoles querían ser propietarios de una vivienda y el sector de la construcción se encargaba de ofrecerles todo tipo de pisos. La demanda de inmuebles creció a un ritmo tan voraz, que el precio se fue disparando hasta llegar, según el Banco de España, a ser a finales del año 2008 el precio de un inmueble de tipo medio (unos 93,75 metros cuadrados) 6,5 veces superior a la renta disponible de un hogar medio español.

COMIENZO DE LA CRISIS

Pero llegó el momento en el que todo cambió. La crisis golpeó al sector. Las entidades bancarias empezaron a cerrar el grifo del crédito hipotecario, la delicada situación que atravesaba el mercado laboral provocó que los ciudadanos tuvieran que desprenderse de la idea de convertirse en propietarios y a muchas constructoras no les quedó más remedio que echar el cierre.

Como la demanda de pisos se desplomó y el número de viviendas que no se conseguían vender crecían como la espuma, los precios de los inmuebles comenzaron a caer. Ahora, después de años con una fuerte tendencia bajista, el precio de la vivienda comienza a despertar de su letargo: ¿es entonces el momento de invertir en el sector? La respuesta es sí, y estos son los cuatro motivos que lo justifican:

1- Precios al alza

En varios municipios españoles, el precio de los inmuebles ha dejado de caer y está comenzando a subir. Esto es un síntoma claro de recuperación del sector. El índice que evalúa el precio medio de la vivienda terminada, tanto nueva como de segunda mano, el Tinsa IMIE General, subió un 0,8% interanual el pasado mes de marzo y ya acumula un aumento del 2,2% en el primer trimestre de este año.

El precio de la vivienda en España está subiendo tras ocho años de caídas porque los ciudadanos y los inversores vuelven a mirar hacia el ladrillo para depositar sus ahorros. Por lo tanto, el que espere para realizar su apuesta en el mercado inmobiliario tendrá que realizar un desembolso mayor.

2- Crédito barato

En la recuperación del mercado inmobiliario, el crédito ha tenido un papel muy importante. Gracias a la decisión del Banco Central Europeo de bajar los tipos de interés en la zona euro al 0%, el coste del dinero en la Eurozona se encuentra en mínimos históricos. El Euribor, el índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas en España, cerró marzo en negativo por segundo mes consecutivo, situándose en el -0,012%.

El coste medio de solicitar una hipoteca en España en febrero, según los datos publicados por el banco presidido por Mario Draghi, cayó hasta el 2%. Ante esta situación, muchos están optando por pedir una hipoteca para comprar un piso.

3- Rentabilidad de los depósitos en mínimos

Como la rentabilidad de los depósitos de los bancos españoles se encuentra por los suelos, los ahorradores que quieren obtener interesantes retornos por su dinero miran hacia el ladrillo. La idea de comprar un piso para después alquilarlo es muy rentable en estos momentos e implica pocos riesgos.

En función de las características del piso y de su ubicación, un casero puede obtener una rentabilidad media del 4,6% por el alquiler de su vivienda, según los datos del Banco de España.

4- Demanda de alquiler en aumento

Aunque la mejora económica de España es una realidad, la situación que atraviesa el mercado laboral sigue siendo delicada. La temporalidad y los bajos salarios han provocado que las personas a las que les gustaría tener una casa en propiedad se tengan que conformar con alquilar un piso. Por ese motivo, la demanda de los pisos en alquiler sube, lo que está afectando al precio de la vivienda para arrendar, que en el primer trimestre del año, según Idealista, ha subido un 4,3%.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon