Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los desafíos de Zidane en su primera temporada completa con el Madrid

Bolsamanía Bolsamanía 09/08/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

La llegada de Zidane al banquillo del Real Madrid fue ‘Vini, vidi, vinci'. El francés se encontró un vestuario roto con mil y un problemas y una preparación física que dejaba mucho que desear. A pesar de todo, los blancos ‘salvaron' la temporada con el gran éxito de levantar la Undécima en Milán ante el Atlético de Madrid. Pasado el verano y la euforia post Champions, Zizou tiene el reto de configurar el equipo y ser competitivo desde el primer día, a pesar de las bajas.

Más de dos meses después de la Undécima, el Madrid comienza una nueva temporada con un bloque muy similar al del año pasado y a pesar de no haber incorporado a todos los futbolistas y de bajas como la de Cristiano Ronaldo debe enfrentarse ya ante el Sevilla en el primer título de la temporada. A Zidane no le ha temblado el pulso y ha dejado fuera de la convocatoria del encuento en el Lerkendal Stadion de Trondheim (Noruega) a Gareth Bale y Toni Kroos.

Zidane optó por descartar al extremo galés Bale y al mediocentro alemán Kroos, después de que se hayan entrenado tan solo tres días con el equipo y no tengan todavía el ritmo de competición para jugar en la Supercopa. Las de Bale y Kroos no serán las únicas bajas, Cristiano Ronaldo, Pepe y Fabio Coentrao tampoco estarán ante el Sevilla. En lugar de las estrellas, el técnico francés ha dado opciones a tres canteranos: Luca Zidane (su hijo), Mariano Díaz y Marcos Llorente. El conjunto sevillista llega fuerte y muy motivado y Zizou no quiere dejar perder el primer título de la temporada.

El técnico del Real Madrid tiene ante sí cuatro grandes retos para este curso. El técnico francés deberá demostrar que el estilo al frente de la plantilla que tuvo los cinco meses que ejerció de entrenador, puede seguir poniéndolos en práctica durante un año.

1. REGULARIDAD EN LIGA

Desde la temporada 2007-08 con Bernd Schuster a la cabeza, el Madrid sólo ha ganado un título liguero, el de LaLiga 2011-12 con José Mourinho al frente, la llamada Liga de los Récords. A lo largo de todo este tiempo el club blanco se ha mostrado irregular con habituales bajones físicos y de juego que le han desconectado del liderato haciendo inútiles remontadas las últimas jornadas, como la temporada pasada ya con Zidane al frente.

2 ENTRAR EN LA HISTORIA DE LA CHAMPIONS

La Champions tenía una deuda pendiente con Zidane cuando llegó, como jugador, al Real Madrid y se la pagó con creces en Glasgow gracias a aquella volea que ha quedado para la historia. Desde entonces, la historia del galo se ha ido escribiendo bajo el himno de la máxima competición de clubes del mundo. Como segundo entrenador, junto a Ancelotti, levantó la Décima en Lisboa y como primer entrenador levantó la Undécima en Milán. El técnico francés tiene ahora el reto de convertir al Madrid en el primer equipo en ganar dos veces de forma consecutiva la Champions League.

3. MANTENER EL ‘EFECTO ZIDANE'

El francés fue un revulsivo la temporada pasada, la medicina idónea, en el momento idóneo. Zinedine tendrá el reto de mantener ese áurea a su alrededor que mantenga al vestuario unido y reafirme la comunión con la grada. El Santiago Bernabéu demostró el curso pasado que está encantado de ver al técnico francés en el banquillo, más aún con las goleadas que el Madrid llevó a cabo en los primeros partidos de Zidane en el coliseo blanco.

4. LA GESTIÓN DE UN VESTUARIO SIEMPRE COMPLICADO

Desde su llegada, el ambiente en el vestuario se respira diferente. Los jugadores mantienen una complicidad con su técnico que no tenían, ni de lejos, con Rafa Benítez. Esa buena relación fue la clave para que Zizou lograse hacer creer a los jugadores que la temporada no estaba perdida y que aún había posibilidades de ganar la Champions, e incluso de poner nervioso al FC Barcelona a ver si pinchaba y les regalaba LaLiga. El reto de este año será mantener esa motivación en toda la plantilla, con los que jueguen habitualmente y, lo más difícil, con los que cuenten con menos minutos.

A la espera de conocer el futuro definitivo de James e Isco, es seguro que si se quedan serán dos de los jugadores, probablemente junto con Morata, que centren la atención y los mimos del técnico francés puesto que aunque importantes no serán titulares indiscutibles. La cantera y los jóvenes serán otro de los puntos que deberá gestionar Zidane. Marco Asensio afronta su primera temporada en el Real Madrid con el reto de ganarse un puesto e ir sumando minutos, como ya hiciera la temporada pasada un Lucas Vázquez que a día de hoy cuenta con el respaldo de todos.

A la espera del pitido inicial en Trondheim que marcará el arranque de la Supercopa de Europa y de la temporada oficial para el Real Madrid, Zidane se prepara para un temporada exigente donde la Undécima sólo será parte de la historia y el público del Bernabéu pedirá a la plantilla y a su técnico nuevos éxitos para el club.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon