Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los drones: un 'juguete' de 127.000 millones de dólares

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 27/09/2016
© Proporcionado por Bolsamanía

Los drones han pasado de ser considerados casi un juguete para niños a transformar la actividad en diferentes sectores abriendo un amplio abanico de posibilidades. El incipiente mercado relacionado con el uso de los drones genera oportunidades de negocio por un valor total de más de 127.000 millones de dólares en todo el mundo, según un estudio de la firma de servicios profesionales PwC.

Los más beneficiados por la inclusión de esta tecnología dentro de los procesos productivos son sectores como las infraestructuras, la agricultura o el transporte. Los drones permiten a las empresas de los diferentes sectores crear nuevas oportunidades de negocio, así como transformar sus procesos sean más eficientes y ahorrando una cantidad importante de costes.

Una de las grandes ventajas de esta tecnología es su versatilidad. Un dron puede ser adaptado para potenciar, por ejemplo, su velocidad de vuelo, la carga útil para aumentar su capacidad o centrarse en proporcionar datos de alta calidad de una manera económica. El estudio de PwC estima en 127.300 millones de dólares el valor actual de los negocios y el trabajo en cada industria que puede ser sustituido por soluciones lideradas por drones, tomando como referencia el año 2015.

© Proporcionado por Bolsamanía

LAS INFRAESTRUCTURAS, EL SECTOR MÁS BENEFICIADO

Los drones pueden abrir oportunidades dentro del sector de las infraestructuras. Son varios los tipos de subsectores que pueden beneficiarse de la tecnología de los aviones no tripulados, aunque unos lo tienen más fácil que otros: energía, carreteras, ferrocarriles, el petróleo o el gas ya utilizan o están implementando de alguna manera estos dispositivos en sus procesos. Esta tecnología podrá ayudar no solo en los trabajos de riesgo, en los que cada vez más las máquinas han ido sustituyendo a las personas, sino también en la recopilación de datos.

Los drones acabarán por convertirse en una de las mejores formas de recolectar información sobre, por ejemplo, la evolución de una gran obra. Todos los datos recabados servirán para evaluar, siguiendo con el ejemplo, si el proyecto se está ejecutando de forma correcta y dará la posibilidad de adelantarse a posibles errores graves que se traducirían en una importante pérdida de tiempo y dinero. También ayudará en los procesos de mantenimiento donde se podrán llevar a cabo inspecciones que en la actualidad suponen elevados costes de forma más económica.

Otra aplicación se puede observar, por ejemplo, en una inspección estándar de la turbina de un molino de viento. Actualmente cuesta alrededor de 1.500 dólares por cada torre; la realización de la misma inspección utilizando un avión no tripulado reduce el coste de la operación de mantenimiento hasta el 50%. Ahorros similares se pueden conseguir en las inspecciones de puentes o túneles, donde los costes del mantenimiento son aún mayores.

La tecnología de los drones no sólo permite alcanzar cotas altas o desplazar objetos por las alturas, los avances en el procesamiento de imágenes, son otra de las armas secretas de esta tecnología. Estos sistemas permitirán analizar datos mucho más rápido y con mayor precisión. El desarrollo de este tipo de software actualmente permite la extracción de mucha más información y conocimientos valiosos que nunca antes.

GOOGLE Y AMAZON, ALUMNOS AVENTAJADOS

El sector del transporte es uno de los que más oportunidades tiene ante sí, y aún no ha comenzado a ponerlas en marcha. Aunque no sea su sector específicamente, Google y Amazon se han convertido en pioneros dentro del transporte de mercancías. Ambas compañías están desarrollando modelos de reparto de paquetería que trasladen desde la fábrica, o punto de distribución, hasta la misma puerta de casa del cliente el pedido. Los drones son el gran favorito para llevar a cabo esta tarea.

Las compras por Internet, el llamado e-commerce, se han popularizado con el paso del tiempo. Tras ganarse la confianza del gran público, compañías como Amazon ahora deben mejorar el proceso de envío reduciendo costes y mejorando los tiempos. El gigante de las ventas online pretende poder entregar paquetes en menos de 30 minutos a un coste de 10 céntimos, frente al coste actual de 2 a 8 dólares para un radio de 10 kilómetros en transporte terrestre. Algo muy parecido a lo que lleva tiempo preparando también Google.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pero el uso de drones en el campo del transporte va más allá. Incluso la medicina puede llegar a verse beneficiada. La NASA y el Instituto Politécnico de Virginia trabajan desde hace tiempo en ‘Flirtey', el primer avión medicalizado no tripulado del mundo. En un futuro este drone se espera poder enviar un desfibrilador a un paciente que esté sufriendo un paro cardíaco a una velocidad de 100km/h, localizar e identificar a la víctima del infarto y luego realizar automáticamente la desfibrilación. Al disminuir el tiempo entre la identificación de los primeros síntomas de un ataque al corazón y la desfibrilación, la respuesta rápida de aviones no tripulados puede aumentar la tasa de supervivencia a un paro cardíaco del 8% al 80%.

POLONIA MARCA EL CAMINO

Pero si tantos beneficios tiene esta tecnología y tan avanzada está, ¿por qué aún no es tan cotidiana? La legislación se ha convertido en el gran impedimento de los drones. No existen leyes concretas que regulen estas aeronaves. Únicamente un país se ha preparado para ello. En 2013, Polonia fue el primer país del mundo que creó un marco legal para el uso comercial de los drones.

En España, el primer paso hacia regular comercialmente los drones se dió en 2014 cuando se pusieron las bases para regular a los operadores. Dos años después, más de 1.500 personas cuentan con este título. Hasta esta última ley, los drones eran considerados aeronaves, con lo que tenían que regirse por todas las normas europeas y nacionales referidas a la circulación aérea.

No se contemplaba, por ejemplo, la posibilidad de que una aeronave no tripulada realizase trabajos aéreos. Pero el desarrollo industrial y las expectativas de negocio hacen que la regulación de estos drones se haga imperativa. La Unión Europea ha presentado sus planes para crear una normativa que derive en que pronto estas aeronaves formen parte también en el espacio aéreo europeo. Fueron un juguete. Ahora se son un negocio.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon