Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los inversores pasan de la negación al miedo con el Brexit

Bolsamanía Bolsamanía 15/06/2016 Bolsamanía

Hay un patrón familiar en cómo los mercados tratan acontecimientos políticos delicados. En primer lugar, los inversores ignoran. A continuación, unos meses antes, algunos comienzan a cubrirse frente a un mal resultado. Alrededor de dos semanas de antemano, entran en pánico. Con el referéndum británico sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea a menos de quince días de distancia, la ansiedad, finalmente, se ha convertido en el temor entre los inversores.

En la zona euro, el pasado martes pasará a la historia como el día en el que los bonos de referencia europeos pasaron a negativo: El bono alemán a 10 años cerró en -0,008% en un cambio hacia valores refugio. Los inversores están preocupados por una salida británica de la UE y están dispuestos a pagar el gobierno alemán por mantener su dinero durante una década.

© Proporcionado por Bolsamanía

El dinero inundó también otros valores que actuaron como refugio. El franco suizo tuvo su mejor día frente al euro desde marzo del año pasado, según Thomson Reuters, y alcanzó su nivel más alto en el año, mientras que el oro en euros se acercó a sus niveles de repunte de marzo por las preocupaciones sobre la desaceleración global. Al mismo tiempo, el euro se debilitó frente al dólar, cayendo un 0,7% hasta los 1,12 dólares. Las preocupaciones sobre la libra, que cayó un 1% frente al dólar, se han transformado en preocupaciones sobre el euro.

Los inversores incluso han perdido parte de su fe en Irlanda, el ejemplo de éxito para las política de la zona euro, con sus diferenciales sobre Alemania ahora en el nivel más alto desde el verano pasado. Los bancos de la zona euro, por su parte, han caído un 10% en los últimos tres días.

Estas son las preocupaciones a corto plazo, pero a los inversores también les preocupa lo que sucederá después. La protección mediante opciones ante una posible caída de la libra se ha encarecido, ya que son muchos los inversores que están recurriendo a este recurso para prevenir cualquier resultado.

Los mercados de Estados Unidos tampoco son inmunes al Brexit. Con el S&P500 no muy lejos de sus máximos de 2015, ha habido un incremento repentino en el coste de las opciones de protección contra caídas en los precios de las acciones. El índice VIX de volatilidad implícita, ampliamente conocido en Wall Street como el "indicador del miedo", es en realidad un medidor representativo del coste de las opciones. Ha saltado de menos de 14 el jueves a los 22 del pasado martes.

En el caso de que se produzca el Brexit, existe un intenso debate sobre si los efectos para el resto del mundo se extenderían más allá de otra oleada de ventas en verano. Pero en el corto plazo, es difícil creer que Brexit esté totalmente descontado en los precios, lo que significa que daría lugar a una fuerte caída de la libra. Después del Brexit, los inversores seguramente empezarán a preocuparse por la posible salida de otros países periféricos como Dinamarca, Suecia o los Países Bajos. De momento, la volatilidad implícita de la moneda Sueca está en su punto más alto desde el verano pasado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon