Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los particulares que pagaron por una casa a una promotora que luego quebró podrán recuperar el dinero

Bolsamanía Bolsamanía 24/02/2016 Bolsamanía

La pesadilla de comprar una casa 'sobre plano', adelantar dinero y luego perderlo todo porque la promotora de dicha construcción quiebra es más una realidad que un mal sueño en este país. De hecho, es un fantasma muy presente para todas aquellas personas que compran una casa en esas condiciones. El miedo a que lo peor acabe sucediendo siempre existe porque se han dado demasiados casos.

Pues bien, la Audiencia Provincial de Valencia ha sentado un precedente al responsabilizar, por primera vez, a un banco y le obliga a reintegrar el anticipo, y los intereses, a una persona que compró una vivienda sobre plano a una promotora que quebró.

Según el fallo emitido el pasado 28 de enero, informa Expansión, que aplica por primera vez la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo, las personas que no recibieron ningún tipo de aval al entregar este patrimonio deberán ser reembolsadas, no por la promotora sino por la entidad bancaria donde fue ingresado el anticipo en cuestión.

© Proporcionado por Bolsamanía

UNA SENTENCIA MUY CLARA

La sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia es muy clara y apunta que "en las compraventas de viviendas regidas por la Ley 57/1968, sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas, las entidades de crédito que admitan ingresos de los compradores en una cuenta del promotor sin exigir la apertura de una cuenta especial y la correspondiente garantía, responderán frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas e ingresadas en la cuenta o cuentas que el promotor tenga abiertas en dicha entidad".

El texto apunta directamente a la responsabilidad de cajas y bancos y añade: "la responsabilidad que el art. 1-2ª de la Ley 57/1968 impone a las entidades de crédito desmiente su carácter de terceros ajenos a la relación entre comprador y vendedor. Antes bien, supone la imposición legal de un especial deber de vigilancia sobre el promotor al que concede el préstamo a la construcción para que los ingresos en la única cuenta que tenga con la entidad, especialmente si provienen de particulares como en este caso, sean derivados a la cuenta especial que el promotor deberá abrir en esa misma o en otra entidad pero, en cualquier caso, constituyendo la garantía que la entidad correspondiente habrá de exigir".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon