Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los socialistas esperan que Pedro Sánchez aplace el Congreso y así la lucha interna del PSOE

Bolsamanía Bolsamanía 27/03/2016 Bolsamanía

Los líderes del PSOE están en contra de celebrar el Congreso, en el que probablemente habrá división y enfrentamiento por el liderazgo del partido. La fecha concurrirá paralela a las negociaciones de cara a formar Gobierno antes de que expire la fecha y se sumerjan en campaña electoral, algo que no parece muy conveniente para el partido.

Tal y como informa El País, si no se desconvoca el Congreso mediante un Comité Federal, los candidatos a dirigir la Secretaría General del PSOE deberán presentar su candidatura entre el 11 y el 15 de abril. Poco más tarde, el 8 de mayo, los militantes socialistas tendrán que votar en urna a uno de los candidatos. Justo dos semanas después se celebrará el congreso con el procedimiento habitual de debate de ponencias, ratificación del secretario general y elección de la ejecutiva federal.

Está claro que Pedro Sánchez, el actual secretario general, se postulará como candidato, ya lo anunció el pasado 21 de diciembre. “Susana Díaz no tiene más remedio que presentarse”, según las voces provenientes de los dirigentes territoriales. Algunos líderes autonómicos apuestan por que esta vez sí dará un paso al frente, aunque las circunstancias no sean las más favorables.

EN PARALELO AL CALENDARIO INSTITUCIONAL

Todo este proceso funcionará en paralelo al calendario institucional, mientras los candidatos pugnan por la Secretaría General, Pedro Sánchez intentará hasta el último momento formar Gobierno. De no conseguirlo, las elecciones se convocarán por decreto el 3 de mayo.

El bloqueo político a la hora de formar Gobierno ha llevado a que la política nacional se haya encontrado con los asuntos internos del PSOE. El pulso entre Pedro Sánchez y los líderes territoriales empezó ya el día siguiente de las elecciones y ha tenido sus altibajos en estos tiempos de negociaciones e investiduras fallidas. El intento de algunas federaciones de que el congreso del partido se celebrara a últimos del mes de febrero se suprimió porque la dirección federal consideró inapropiado enzarzarse en cuestiones internas cuando todas las energías debían centrarse en conseguir una mayoría de Gobierno, explican desde El País.

© Proporcionado por Bolsamanía

La situación en este momento continúa igual, aunque algunos líderes autonómicos se atreven a tildar de "suicida" la posibilidad de que el PSOE afronte la campaña electoral en medio de la lucha interna por el liderazgo del partido. Aunque el futuro próximo está en manos de Pedro Sánchez, habrá una intensa presión sobre la presidenta andaluza, Susana Díaz. Los socialistas están a la espera de que Sánchez tome la decisión de aplazar el congreso porque “es su responsabilidad”, aunque hay que recordar la presión recibida para proponer una fecha, que no fue la elegida por la sede de Ferraz, que prefería su celebración tres semanas después.

Si Sánchez aplaza el congreso, lo que requerirá la celebración de un comité federal que levante la decisión de celebrarlo adoptada por ese mismo órgano el pasado 30 de enero, no tendrá objeciones, nadie se lo criticará. Si no lo hace y las fechas se mantienen, la tensión y el conflicto están asegurados, detalla El País.

El actual secretario general aún no ha tomado una decisión y los líderes territoriales afirman que las fechas se mantienen y si hay cambios “serán acordados”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon