Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los sueldos no crecerán hasta que el paro no descienda por debajo del 15%

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 24/05/2017 Óscar Giménez

La recuperación económica aún tiene muchas sombras. La más alargada se cierne sobre el mercado laboral. Primero, porque aunque crece el empleo aún hay 4,2 millones de desempleados en España, uno de cada cuatro europeos. Y segundo, porque los salarios no aumentan a la vez que se generan más puestos de trabajo. Según los expertos, la economía española necesita crear hasta 800.000 empleos entre 2017 y 2018, si se mantiene la población activa actual, para impulsar los salarios.

El goteo de datos sobre el mercado laboral apunta en la misma dirección. Hay menos paro y, sin embargo, esto no repercute en el bolsillo de los trabajadores. El último es el informe de Adecco sobre salarios, que muestra cómo el sueldo medio del trabajo por cuenta ajena cayó un 0,5% en el conjunto de la Unión Europea y un 0,2% en España. Esta evolución no ha sido un problema en términos de poder adquisitivo hasta los últimos meses, en los que la inflación ha regresado con fuerza.

La dinámica de los salarios, además, mantiene la brecha entre España y el resto de sus socios europeos. En el mercado laboral español, según las estadísticas recopiladas por Adecco, la remuneración media mensual se sitúa en los 1.636 euros, un 15,4% por debajo de los 1.944 euros en el área comercial.

La diferencia se prolonga tanto en salarios como en desempleo, ya que el 27% de los parados europeos son españoles. La diferencia asciende a 304 euros mensuales y se dispara hasta los 600 o 700 euros en comparación con Alemania (2.576 euros), Suecia (2.583 euros), Finlandia (2.602 euros), Holanda (2.628 euros) o Irlanda (2.668 euros). Mientras que se dispara hasta los 1.700 euros frente a Dinamarca, que lidera el ranking con 3.637 euros. En el otro lado de la balanza, los países en los que menos se cobra son Bulgaria (380 euros) o Rumanía (499 euros).

El mercado laboral, con una recuperación que aún deja estadísticas alejadas de los niveles precrisis, aún no presiona a los salarios. Ni en España, donde la última encuesta de población activa (EPA) reflejó que hay 4,2 millones de parados con la población activa más baja desde 2007 al caer hasta los 22,6 millones de personas, ni en la Unión Europea. En este caso, el último registro de la oficina estadística Eurostat, correspondiente a marzo, situó la tasa de paro en el 8%, mientras que asciende al 9,5% en la Eurozona.

SE NECESITA MÁS EMPLEO PARA SUBIR LOS SUELDOS

Las tasas de paro aún elevadas dan la razón a Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), cuando asegura que la inflación aún no es “auto-sostenida” sin la política monetaria ultraexpansiva diseñada y ejecutada desde Fráncfort, aunque con una presión cada vez mayor precisamente desde Alemania. De hecho, un estudio del BCE apunta a que si se combina el desempleo con el subempleo -empleo parcial y/o precario- la tasa de paro se dispara hasta el 18% en la Eurozona.

Los costes salariales llevan anclados en el entorno de los 21 euros por hora de media en España desde 2012, según Eurostat. Mientras que en la Zona Euro han aumentado levemente en los mismos años desde los 38 hasta los 39,2 euros. Un incremento del 3% que contrasta con el crecimiento del PIB del 9,6% en idéntico periodo, o con el aumento de los costes salariales del 8% hasta los 33 euros en Alemania.

Las economías europeas están aún lejos de lo que se conoce en la jerga económica como tasa NAIRU (tasa de desempleo no aceleradora de la inflación), que describe un nivel de paro por debajo del cual el empleo presiona al alza los salarios y, como derivada, los precios. “En España históricamente se estima que ha estado entre el 13% y el 15%, dependiendo del momento. Todavía hay una brecha importante de desempleo coyuntural por reducirse antes de que el empleo haga crecer los sueldos”, resume Manuel Hidalgo, profesor de la Universidad Pablo de Olavide.

Sin embargo, la crisis ha elevado la tasa NAIRU, según los expertos, que coincide con el paro estructural -desempleo que no se explica por el ciclo económico-. La Comisión Europea calcula que esta referencia se sitúa en el 17,2% y bajará hasta el 16,8% el próximo año. Esto quiere decir que desde el paro actual en el 18,75%, España necesitará crear 400.000 puestos de trabajo entre 2017 y 2018 para que el empleo presione al alza los salarios con la población activa actual (22,6 millones). No obstante, otras estimaciones sitúan por debajo la tasa de paro estructural o NAIRU. La OCDE la calcula en el 15,4% en 2016 y en el 15% el próximo año, lo que implicaría 800.000 empleos más para bajar el paro a una cifra de 3,4 millones de personas.

Tomando por buenos estos cálculos, y también las previsiones del Gobierno en su último cuadro macroeconómico, el nivel de paro caerá hasta el 17,5% este año y el 15,6% en el próximo ejercicio, con lo que estará en niveles en los que podría comenzar a impulsar los sueldos de los trabajadores.

© Proporcionado por Bolsamanía

Fuente: Bolsamanía

ALEMANIA, A OTRA VELOCIDAD

Al contrario de lo que ocurre en el conjunto de la Eurozona y, en especial, en países del sur del Viejo Continente como España, en Alemania los costes laborales sí han aumentado con fuerza. Se trata de una cifra más que refuerza las tesis de Berlín y de los críticos en general con las políticas ultraexpansivas del BCE. También la actividad empresarial, como la encuesta IFO a los empresarios alemanes que mostró en mayo la mayor confianza registrada históricamente en la economía.

Sin embargo, el banco central se planteará revisar su política monetaria -tipos al 0% y compras de bonos por 60.000 millones mensuales- únicamente si considera cercano el objetivo de que la inflación se sitúe cerca, pero por debajo, del 2% en el medio plazo en el conjunto del área monetaria. “La métrica relevante es la inflación de la Eurozona, no las tasas de inflación de un país en particular”, defendió este mes Draghi, que hoy visita Madrid, en un discurso en el Parlamento de Países Bajos.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon