Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los titiriteros salen de la cárcel con gritos de "manipulación"

Bolsamanía Bolsamanía 10/02/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

Raúl García Pérez, de 34 años, y Alfonso Lázaro de la Torre, de 29, han abandonado la cárcel después de que el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, a instancias del fiscal, haya aceptado su recurso y ordenado su puesta en libertad con cargos. A su salida una veintena de personas ha recibido con aplausos, abrazos y gritos de "televisión, manipulación" a los dos titiriteros a la salida de la cárcel, donde han pasado cuatro noches

Ambos han decidido no realizar declaraciones a la gran cantidad de medios de comunicación que se encontraban cubriendo los hechos. Mientras esquivaban las preguntas de los periodistas, se han producido forcejeos entre las personas allegadas a los titiriteros y la prensa. "No queremos comentar nada por ahora", se ha limitado a decir Raúl. Su madre se ha mostrado agradecida con el apoyo recibido por la prensa.

El juez, Ismael Moreno, ha adoptado esta decisión ya que considera que en estos momentos es "escaso" el riesgo de reiteración delictiva y añade que los documentos aportados por los titiriteros demuestran que no intentarán "sustraerse a la acción de la justicia" porque han acreditado su arraigo familiar, que tienen domicilios conocidos y su formación académica y actividades desarrolladas.

SE LES HA RETIRADO EL PASAPORTE Y DEBEN COMPARECER A DIARIO EN EL JUZGADO

Tras esta detención, tanto Raúl García como Alfonso Lázaro, han tenido que entregar su pasaporte y deben comparecer a diario en el juzgado más próximo a su casa y no podrán salir de España. El juez los acusa de enaltecimiento del terrorismo y de incitación al odio por la representación de la obra "La bruja y don Cristóbal" dentro de la programación de Carnaval organizada por el Ayuntamiento de Madrid.

Según señala el magistrado, las escenas desarrolladas en el espectáculo de carnaval constituyen a priori un modo de fomentar o incitar directa o indirectamente "al odio, hostilidad o violencia contra un determinado grupo de personas". Interpreta en ese sentido que son "algo más que una clara mofa de determinados colectivos", pues vulneran un bien común como la igualdad de todos los individuos y el orden de convivencia existente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon