Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Manual básico (de supervivencia) para emprendedores

Bolsamanía Bolsamanía 15/08/2016 Marta Gracia

La crisis económica provocó cientos de miles de despidos. Muchos vieron el emprendimiento como su única salida. Otros encontraron en la crisis la excusa para poner en marcha el negocio soñado. Durante los largos años de recesión económica, gobiernos, cámaras de comercio y patronales animaban a crear una empresa. Pero, como siempre, hablar es más fácil que hacer.

Las cifras de fracaso empresarial durante los cuatro primeros años son muy elevadas: un 80% de mortandad. “Pero no por ello hay que desanimarse”, señala el presidente de Ceaje, Juan Merino. A pesar de esta cifra muchos se lanzan y crean su negocio. La clave es: ¿qué hace falta para sobrevivir? No todo vale y por eso no todas las empresas triunfan. Lo primero que recomiendan desde la Cámara de Comercio de España y desde Ceaje es hacer un plan de negocio.

“Pero muchas veces, como hemos constatado desde la Cámara de Comercio de España, lo importante no es tanto la idea sino el propio emprendedor”, apuntan desde la organización. De hecho, añaden que la primera idea no será viable, pero que la segunda o la tercera sí que lo será.

De hecho, tanto la Cámara de Comercio de España como Ceaje consideran que no hubo un 'boom' de emprendedores durante la crisis, aunque reconocen que muchos vieron esta opción como la única. “Durante estos años ha habido una mayor y mejor concienciación de las oportunidades que ofrece el emprender y liderar una empresa”, apunta Merino.

El presidente de Ceaje señala que ha habido más emprendimiento por la ilusión de muchos jóvenes. “Este cambio de las condiciones de contorno ha facilitado el lanzamiento”, asegura. Y añade: “La crisis económica no se puede traducir en una crisis de ideas”. Además, añade que en las épocas complicadas es cuando más se agudiza el ingenio.

En materia de creación de empresas, nunca se puede hablar de 'boom', en el sentido de saturación, porque las empresas son el principal agente económico capaz de crear riqueza y empleo”, explican desde la Cámara de Comercio. En el emprendimiento no es sólo es importante la constitución de la empresa, sino también la consolidación en el mercado.

¿QUÉ IDEAS FUNCIONAN?

Para que se consolide una empresa en el mercado hay que tener una buena idea y, sobre todo, ser consciente de cómo es la sociedad actual y qué futuro tiene ese negocio soñado. Hay unos sectores que están triunfando en los últimos años que tienen que ver con las nuevas tecnologías, pero también hay nichos de mercado en los sectores de toda la vida.

Así, las aplicaciones para móviles y videojuegos son las ideas más mayoritarias. “Se ha producido un importante crecimiento en lo que se refiere a creación de empresas de base tecnológica, sobre todo relacionadas con los dispositivos móviles y el desarrollo de internet”, explica el presidente de Ceaje. España ha experimentado un aumento de las startups del 30% respecto a 2014, que se traduce en más de 2.500 nuevas compañías aproximadamente.

El sector con más éxito entre los españoles es el e-commerce, que es el escogido por el 20% de los emprendedores, seguido por las startups del ámbito móvil y la mensajería-comunicación, con el 11 y 10%, respectivamente. “Hay que decir que hay otros sectores que se encuentran en un gran momento como son las empresas de deportes, o las startups de salud y videojuegos”, añade Juan Merino.

PASOS A SEGUIR

Después de elegir la idea hay que seguir una serie de pasos para poner en marcha la empresa. “Poner en marcha un negocio supone para el emprendedor realizar una serie de trámites hasta ver constituida su empresa y comenzar a dar los primeros pasos en el mercado”, comentan desde la Cámara de Comercio de España.

Para el presidente de Ceaje es fundamental elaborar un completo y detallado plan de negocio, con todo lo que ello implica. Y si es posible, realizarlo con ayuda de profesionales reconocidos y conocedores del sector, producto o servicio que se va a acometer. “Rodearse de un buen equipo humano, cuyas líneas de vida sean la disciplina, la constancia, la honestidad, el esfuerzo, etc. Y cumplir el plan de negocio”, aconseja.

Para crear una nueva entidad, en el caso de elección de formas jurídicas que necesitan constituirse, los trámites incluyen la reserva de nombre en el Registro Mercantil, la solicitud del NIF provisional, la escritura de Constitución ante notario y la liquidación del impuesto. Posteriormente, con la inscripción en el registro mercantil obtendremos el NIF definitivo.

Un segundo bloque sería el de los trámites generales que tiene que hacer cualquier empresa, sea persona física o jurídica: en Hacienda se tramita la declaración censal de inicio de actividad, y en la Seguridad Social las altas correspondientes que pueden ser sólo para trabajadores o también para el trabajador autónomo (una empresa individual) o los socios y administradores de una sociedad mercantil.

También hay que incluir el alta de la empresa, con suscripción y el correspondiente código de cuenta de cotización de la empresa, cuando vaya a contratar trabajadores: en ese caso, alta de trabajadores más la comunicación de apertura de centro de trabajo (este trámite se realiza en la Comunidad Autónoma).

Después entrarían los libros de la empresa (pueden ser contables, secretarios, etcétera), según las obligaciones que correspondan y la forma jurídica elegida. Y a partir de aquí se entra en el último bloque, que consta de los trámites específicos que cambian según una actividad comercial, industrial, de servicios, etc.

“Recomendamos a los emprendedores acudir a su Cámara de Comercio. En la Ventanilla de Atención al Emprendedor, recibirá asesoramiento y facilitará todo este proceso”, explican desde la Cámara de Comercio. Desde Ceaje también recomiendan acercarse hasta sus instalaciones para resolver cualquier duda.

AYUDAS QUE PUEDEN SOLICITARSE

En este largo camino, los emprendedores no están solos. Cuentan con ayudas de las administraciones, de las cámaras y de las organizaciones empresariales. Cada Comunidad Autónonoma gestiona sus propios incentivos, por lo que es diferente y hay que informase detalladamente.

Por ejemplo, desde las Asociaciones de Jóvenes Empresarios se da asesoramiento continuo y acompañan al emprendedor y al joven empresario con una labor de tutorización y seguimiento. Desde la Cámara de Comercio de España también ofrecen ayuda para jóvenes emprendedores a través de la red del Programa Integral de Cualificación y Empleo.

Además, también hay ayudas para mujeres emprendedoras desde la Cámara de Comercio de España y el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades ofrecen, a través del Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM), el asesoramiento y acompañamiento necesario para hacer realidad el proyecto.

Pero como los emprendedores necesitan, en muchas ocasiones, un empujón económico, también hay ayudas para ello. Por ejemplo, cuentan con subvenciones de los Servicios Públicos de Empleo o con las líneas de financiación de Enisa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon