Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Moix presenta al fiscal General del Estado su renuncia como fiscal Anticorrupción

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 01/06/2017 Bolsamanía

Todo apuntaba a que Manuel Moix tenía las horas contadas como fiscal Anticorrupción. Y así ha sido. Después del quiebro de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien no se pronunció sobre si mantenía su confianza en el representante del Ministerio Público, tras el escándalo de su participación en una sociedad de Panamá, varios medios especulaban con que hoy mismo presentara su dimisión al fiscal General del Estado y José Manuel Maza ha confirmado que Moix ha pedido la renuncia al cargo "de forma irrevocable". "No he podido convencerle de lo contrario", ha apostillado.

En una rueda de prensa convocada de urgencia, Maza ha esquivado la polémica y ha evitado cualquier reproche hacia el ya ex fiscal Anticorrupción. Al contrario, ha afirmado no encontrar "motivo alguno para poder cesar a este señor, me ha presentado su renuncia al cargo". "No ha existido ningún tipo de irregularidad ni ilegalidad en la actuación de Moix", ha defendido Maza, para añadir: "La Fiscalía sólo se debe al servicio de la ley, no comprometida ni influenciada en sus decisiones. Los fiscales sólo nos debemos al cumplimiento de la ley".

La dimisión del fiscal se ha producido por razones personales, según ha aclarado. "Tampoco yo puedo obligar a nadie que me alega problemas personales a seguir ejerciendo ese trabajo", ha sentenciado Maza.

Moix deja la jefatura tras transcurrir apenas 87 días al frente de departamento que comanda la actividad de la Fiscalía contra las corrupción y los delitos económicos. Su salida se ha visto precipitada tras conocerse, mediante una exclusiva del diario digital 'Infolibre', que desde 2012 es dueño junto a sus hermanos del 25 por ciento de una empresa 'offshore' en Panamá -Duchesse Financial Overseas- constituida en 1988 y dueña de una propiedad inmobiliaria en Collado Villalba (Madrid). Esta información ha venido precedida de una polémica gestión del departamento y de varios enfrentamientos con algunos miembros de su equipo respecto de investigaciones que afectan al Partido Popular, como son los casos "Púnica" y "Lezo".

SANTAMARÍA LO DEJA VISTO PARA SENTENCIA

Horas antes, Santamaría sentenció el destino del fiscal anticorrupción cuando se limitó a asegurar que el Ejecutivo respeta la autonomía del Ministerio Fiscal. "Cuando se trata de nombramientos de la Fiscalía, es a la Fiscalía a quien le corresponde esos nombramientos y las situaciones administrativas que afectan a los fiscales", ha declarado Sáenz de Santamaría en los pasillos del Congreso.

Dicho esto, Sáenz de Santamaría ha señalado que los nombramientos corresponden a la Fiscalía. "Para el Gobierno son nombramientos que, una vez que el Consejo Fiscal pone en marcha, lleva a cabo y nosotros respetamos esa autonomía del Ministerio Fiscal en todo momento", ha apostillado.Al ser preguntada si el Gobierno mantiene su confianza en Moix, tras conocerse que posee el 25% de una sociedad 'offshore' en el paraíso fiscal de Panamá, la vicepresidenta ha señalado que el Ejecutivo "ya se ha pronunciado sobre ese punto".

REACCIONES: SÁNCHEZ, IGLESIAS, TARDÀ...

Las reacciones no se han hecho esperar. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha señalado que "la dimisión llega tarde y mal. Ha sido por la presión de los medios de comunicación". Por su parte, el portavoz económico de los socialistas, Pedro Saura, ha asegurado que la dimisión Manuel Moix como fiscal jefe Anticorrupción "llega tarde" porque debió haberse producido antes y ha denunciado el "daño" causado a la conciencia fiscal de los españoles en plena campaña de la declaración de la Renta.

En declaraciones en el Congreso, Saura ha comentado que la dimisión de Moix debió producirse "de manera inmediata" a que se conociera que tenía intereses en una sociedad radicada en Panamá, pues considera que este caso "hace mucho daño" a la conciencia fiscal de los españoles.

A su juicio, los intereses de Moix en Panamá y los conocidos precedentes de la amnistía fiscal y de políticos del PP con cuentas en Suiza o en paraísos fiscales hacen daño a la lucha contra el fraude. "No es algo novedoso", se ha lamentado.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado, por su parte, que aunque hayan "entregado" su "cabeza", el dimitido es sólo "una pieza en el engranaje de la trama".

"Entregan la cabeza de Moix, pero es sólo una pieza en el engranaje de la trama", ha asegurado en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter, recogido por Europa Press, en el que aprovecha para difundir un vídeo en el que la portavoz de Podemos, Irene Montero, explica las relaciones de Moix con "la trama".

Entregan la cabeza de Moix, pero es sólo una pieza en el engranaje de la trama. Aquí lo explica @Irene_Montero_ 👇RThttps://t.co/KR1SIzpy7X

— Pablo Iglesias (@Pablo_Iglesias_) 1 de juny de 2017

En dicho vídeo, la formación morada señala que "a Moix lo puso en este puesto José Manuel Maza, Fiscal General del Estado, un cargo nombrado por el Gobierno de España, en concreto, por Rafael Catalá, Ministro de Justicia".

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha alertado, tras la dimisión del fiscal Anticorrupción, de que o se crea una comisión de la verdad que contribuya a "enterrar la impunidad" en España o se avanzará hacia el "caos" y "caerá la democracia".

Así lo ha señalado Tardà en declaraciones en el Congreso, donde se ha mostrado convencido de que el "gran estercolero" de la corrupción "parece que nunca va a acabarse". "O esta sociedad hace una catarsis y el Parlamento abre una comisión de la verdad o esto no tendrá solución".

Según Tardà, esa comisión de la verdad, similar a la que hicieron países como Sudáfrica, en el caso español debe servir para determinar "cómo y de qué manera todo se regula bajo el prisma de la impunidad" en un régimen surgido del franquismo.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su parte, no ha querido dejar pasar la oportunidad para opinar, desde su cuenta de Twitter: "Las mentiras offshore tienen las patas cortas. Bien que dimitan a Moix, pero a quienes lo colocaron y defendieron también #HayQueEcharlos"

Las mentiras offshore tienen las patas cortas. Bien que dimitan a Moix, pero a quienes lo colocaron y defendieron también #HayQueEcharlos

— Ada Colau (@AdaColau) 1 de juny de 2017

UNA PERSONA "CON PRESTIGIO"

Por su parte, la Unión Progresista de Fiscales (UPF) ha reprochado al fiscal jefe Anticorrupción que "no informase a sus superiores" de la empresa 'offshore' en Panamá y ha pedido a José Manuel Maza "que busque a una persona con prestigio" para cubrir el puesto. Así lo ha manifestado el presidente este colectivo, Álvaro García Ortiz, en declaraciones a recogidas por Onda Cero, así como Sofía Puente, vocal del Consejo Fiscal por esta asociación, en una entrevista en Cadena Ser.

Para el presidente de la UPF, no es "conveniente" que un fiscal Anticorrupción tenga una sociedad en un paraíso fiscal como Panamá . Según ha defendido, todos los fiscales deben "ser transparentes" de cara a la "credibilidad" de la institución y para que no se "debilite" su imagen. "Necesitamos potencia, fuerza y que nadie dude de nosotros", ha añadido.

Asimismo, ha apuntado que Moix tendría que haber informado a sus superiores sobre su empresa antes de acceder al cargo. En esta línea, Sofía Puente ha pedido a la Fiscalía General que "busque a una persona con prestigio" y que "se gane el respeto" de la plantilla judicial. Y ha hecho hincapié en la necesidad aprobar un código ético para los fiscales, que actualmente se está elaborando. Durante su diseño, ha explicado Puente, no se había contemplado la posibilidad de que un fiscal Anticorrupción tuviese una empresa 'offshore': "La realidad supera la ficción," ha declarado.

¿SER "POBRES DE SOLEMNIDAD"?

© Proporcionado por Bolsamanía

Pero no sólo los fiscales han hablado del 'caso Moix'. También lo ha hecho la exministra y diputada del PP Celia Villalobos ha dicho que, con independencia de las explicaciones que deba dar el fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, tras la polémica creada por la sociedad en Panamá, habría que "hacer una reflexión" sobre qué tipo de dirigentes se quieren: "A lo mejor queremos que salgan de una clausura o sean pobres de solemnidad y no tengan derecho a tener nada. No lo sé", ha comentado.

En declaraciones en el Congreso, Villalobos ha subrayado que no defiende a "ese señor (Moix)" ni "a nadie", pero ha querido dejar claro que no se puede juzgar a la gente "por un titular de periódico" o por "luchas internas" de los fiscales, que ha recordado que "ya las ha habido" con anterioridad. "No sé si su padre tenía una cuenta o la dejaba de tener. Pero estamos entrando en determinadas historias que no sé dónde nos llevan", ha insistido la parlamentaria.

En todo caso, Villalobos ha emplazado a Moix a dar "las explicaciones que tenga que dar" y ante quien corresponda, y ha recordado que los fiscales son elegidos por el fiscal general del Estado y Moix cuenta con "una larga historia" con más de 30 años de trayectoria profesional como fiscal, por lo que ha mostrado además su extrañeza por el hecho de que "el PSOE se meta con él", en relación a que los socialistas han pedido su cese inmediato porque no es "ejemplar" tener una sociedad en un paraíso fiscal.

ERREJÓN: "UNA VERGÜENZA QUE MOIX VUELVA AL SUPREMO"

El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha denunciado este jueves que es "una vergüenza" que Manuel Moix pueda volver al Tribunal Supremo a pesar de haber dimito como fiscal jefe anticorrupción, tras conocerse que es dueño del 25 por ciento de una empresa 'offshore' en Panamá, recoge Europa Press.

"El PP cuida y premia a los suyos y es una vergüenza. Si este señor no era adecuado para ser jefe de los fiscales, no es adecuado para estar en el Supremo. Se ha probado que nos ha mentido a los españoles", ha criticado en declaraciones a los medios en el Congreso, al ser preguntado por el hecho de que, tras su dimisión, Moix pase a estar adscrito a la Fiscalía del Tribunal Supremo, a la que estaba destinado antes de esta última etapa.

Asimismo, ha avisado de que Moix "no ha caído del cielo" y no llegó a su cargo "por accidente", sino que fue nombrado por el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, dependiente del ministro de Justicia, Rafael Catalán, y en última instancia, del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon