Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Moody's podría bajar a 'bono basura' el rating de Turquía tras el fallido golpe de Estado

Bolsamanía Bolsamanía 19/07/2016 Bolsamanía

La agencia de calificación crediticia Moody's ha colocado el rating 'Baa3' de la deuda soberana a largo plazo de Turquía en revisión para una posible rebaja. Lo ha hecho porque pretende valorar el impacto que tendrá a medio plazo el fallido golpe militar que se produjo el pasado viernes, para comprobar si va a afectar o no al crecimiento de la economía otomana y al funcionamiento institucional del país.

A pesar del fracaso de la intentona golpista, Moody's considera que lo ocurrido refleja desafíos políticos de índole más amplia en el país y que los riesgos asociados para la solvencia siguen siendo elevados. Es por ello que la agencia, según recoge Europa Press, cree que la persistencia de riesgos y un progreso más lento de lo previsto en las reformas económicas, en un contexto de debilitamiento del crecimiento, pueden ser muy perjudiciales.

© Proporcionado por Bolsamanía

"En opinión de Moody's, aunque el golpe fracasó, el hecho en sí probablemente exacerbará los retos en estas áreas", advierte la calificadora de riesgos. Es por ello que ha decidido analizar la probabilidad e implicaciones de una ralentización de la demanda doméstica que resultase en un crecimiento más lento los dos o tres próximos años, así como un mayor debilitamiento de la predictibilidad y eficacia de las políticas turcas, además de un acceso reducido a liquidez externa ante las elevadas necesidades de financiación del país.

OTRAS CONSECUENCIAS...

Aunque estas podrían no ser las únicas consecuencias. Las medidas que está adoptando el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan tras lo ocurrido también podrían pasar factura a la economía otomana. "Alemania y otros países miembros de la UE tenemos una posición clara: rechazamos categóricamente la pena de muerte". Así de tajante se mostró este lunes el portavoz del Gabinete de Ministros alemán, Steffen Seibert, sobre una posible reintroducción de la pena capital en Turquía, resaltando además que "un país donde existe la pena de muerte no puede ser miembro de la UE".

"Ningún Estado del Consejo de Europa tiene derecho a imponer la pena de muerte. Es una obligación enunciada en la Carta de Consejo de Europa", dijo por su parte el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, en una entrevista a Der Tagesspiegel. Jagland explicó que Turquía ratificó en 2004 su posición sobre la abolición de la pena de muerte y que tiene que cumplir con este compromiso europeo. La pena capital no debe ser aplicada "bajo ninguna circunstancia, añadió.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon