Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

NBA verano de 2016, un derroche multimillonario

Bolsamanía Bolsamanía 24/07/2016 Alberto Sanz

La National Basketball Association, más conocida como NBA, está ocupando las portadas deportivas con cifras astronómicas salariales desde julio de 2016. Y es que, lo que era un fructífero modelo de negocio deportivo, ha dado un paso más allá en su historia de éxito con la firma del nuevo contrato de televisión de 21.645 millones de euros con Disney (ESPN y ABC) y Turner (TNT), que comienza a hacerse efectivo a partir de la temporada 2016/2017.

Este acuerdo que ha alcanzado la liga de baloncesto estodounidense durará hasta 2025, repartiendo 80 millones de dólares por año a cada una de las 30 franquicias (2.405 en total). Una cifra que revolucionará los sueldos de los protagonistas de este gran show que es la NBA, los jugadores. Tras el último convenio colectivo alcanzado en 2011, el 50% de estos ingresos irá destinado a sus bolsillos debido a una partida que se llama BRI (Basketball Related Income), donde se registran los ingresos por entradas, merchandising y, entre otras cosas, las ganancias por televisión.

No quiere decir que hasta ahora los jugadores de la NBA no tuvieran grandes sueldos, pero lo que si permite este nuevo contrato televisivo es que jugadores de la liga como, Mike Conley, desconocido para el gran público y reconocido con dudas por los grandes seguidores de la liga, haya firmado un nuevo contrato con los Memphis Grizzlies de 138 millones de dólares por cinco temporadas, 27,6 en cada una de ellas. Una barbaridad, solo alcanzable por las dos megaestrellas del fútbol mundial como son Messi y Cristiano Ronaldo.

Al contrato que ha firmado Conley, hay que sumar el de Damian Lillard que se llevará 140,2 millones de dólares de Portland por 5 años, DeMar DeRozan 139 de Toronto por 5 años, Andre Drummond 127,7 de Detroit por otros 5 años y Bradley Beal la misma cantidad por el mismo tiempo de Washington. Todos ellos promesas de futuro, pero que no son considerados grandes estrellas, aunque sus franquicias han decidido apostar fuertemente por ellos y que han logrado entrar en la historia de la NBA firmando los seis contratos más elevados.

UNOS SALARIOS QUE PROMETEN SEGUIR SUBIENDO

El límite salarial, cantidad total de dinero que puede gastar un equipo para pagar a sus jugadores, ha pasado de los 70 millones de la pasada temporada a 93 millones y ésta cantidad crecerá hasta los 108 millones dentro de un año. Es decir, en dos temporadas el dinero para los jugadores crecerá alrededor del 40%.

Este limitación de sueldos es lo que provoca que muchas grandes estrellas de la NBA opten por optar por sueldos inferiores, para optar a compartir vestuario con otras estrellas. Como es el caso de Kevin Durant, considerado uno de los mejores jugadores de la liga, que ha optado por fichar por el exitoso equipo de Golden State Warrios por un contrato de 54,3 millones de dólares por dos años, muy por debajo de lo que le ofrecían otros equipos que prometían romper todos los registros. Un sacrificio para tener de compañeros a Klay Thompson, Draymond Green y Stephen Curry. Este último lleva dos años siendo el mejor jugador de la liga y su salario es de 12,1 millones de dólares por temporada, aunque en 2017 finalice su contrato y sus exigencias serán elevadas.

© Proporcionado por Bolsamanía

Otra gran estrella que todavía no ha firmado su nuevo contrato es Lebron James. El líder del actual campeón de la NBA tiene pendiente firmar su nuevo contrato, aunque todo parece indicar que se mantendrá en Cleveland Cavaliers, aunque podría firmar un contrato que le situará como el mejor pagado de la historia con 33,5 millones de dólares por temporada.

UN TERREMOTO QUE SE HA SENTIDO EN EUROPA

Con este escenario salarial los equipos europeos tienen muy difícil retener a sus estrellas, un hecho que han vivido en sus carnes la sección de baloncesto del Real Madrid y FC Barcelona.

Sergio Rodríguez, un referente del laureado equipo blanco en los últimos años, jugará en los Philadelfia Sixers, el peor equipo de la NBA, por 7,2 millones por una temporada, un gran aumento teniendo en cuenta que en Madrid cobraba algo menos de dos millones. El mismo caso le ha sucedido al culé Alex Abrines, que siendo un referente en el equipo, ha hecho la maletas y ha firmado por tres próximas temporadas y 18 millones de dólares con los Oklahoma City Thunder.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon