Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nouriel Roubini: 'Tiempos desesperados, requieren medidas desesperadas'

Bolsamanía Bolsamanía 15/04/2016 Bolsamanía

Nouriel Roubini, profesor de la Stern School of Business de Nueva York y presidente de Roubini Global Economics, ha comentado que "tiempos desesperados, requieren medidas desesperadas". Este experto que anticipó la crisis financiera de 2008 destaca que los bancos centrales han tenido que inventarse nuevas medidas de política monetaria para impulsar el anémico de las economías desarrolladas desde 2008.

"Y ahora van a tener que hacerlo de nuevo", ha señalado Roubini en un artículo publicado en project-syndicate.org. En su opinión, las medidas de los bancos centrales han evitado una crisis económica mayor, pero no han sido suficientes para impulsar la inflación hasta el objetivo del 2% ni para impulsar la actividad económica hasta tasas de crecimiento tan altas como hace unos años.

© Proporcionado por Bolsamanía

Roubini señala que la política monetaria no puede solucionar todos los problemas y que son necesarias también medidas fiscales por parte de los diferentes Gobiernos y también, muy importantes, "medidas estructurales" cuyo efecto tan sólo es valorable en el largo plazo. Roubini critica que en muchos países las medidas fiscales no se han tomado debido al empeño de muchos Gobiernos por reducir el déficit, lo que deja a los bancos centrales como los únicos actores que toman medidas para impulsar el crecimiento y la demanda agregada.

"Como resultado, las medidas no convencionales de política monetaria se han vuelto convencionales", asegura este experto, que cita a las "políticas de tipos de interés negativos" en países como Japón y Suecia y también en la zona euro.

LAS TRES MEDIDAS DE POLÍTICA MONETARIA QUE PUEDEN TOMAR LOS BANCOS CENTRALES

"En primer lugar, los bancos centrales podrían poner un impuesto al dinero en efectivo para intentar que los bancos eviten los tipos de interés negativos en su exceso de reservas", afirma Roubini. "Eso permitiría a los bancos centrales ir más allá con su política de tipos de interés negativos".

En segundo lugar, "los programas de compras de activos (QE) de los bancos centrales podrían evolucionar y financiar directamente los mayores déficits fiscales. El reciente rumor de mercado ha sido el de los beneficios de monetizar permanentemente los déficits públicos y la deuda". En su opinión, esta medida serviría para financiar a las familias e impulsar el consumo.

En tercer lugar, las compras de activos privados por parte de los bancos centrales podrían "ampliarse de manera significativa", ya sea en forma de "acciones, bonos corporativos de alto riesgo y activos tóxicos de los bancos".

La conclusión de Roubini es que, aunque estas medidas puedan sonar como "locas", hace unos años las medidas actuales también sonaron asi.En su opinión, si las economías desarrolladas se mantienen en la actual situación de bajo crecimiento y nula inflación, esas medidas se convertirán en las nuevas armas de la política monetaria de los bancos centrales. "Tiempos desesperados, requieren medidas desesperadas", concluye.

DRAGHI HARÁ TODO LO NECESARIO PARA IMPULSAR LA INFLACIÓN

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha reiterado que hará lo que “sea necesario” para impulsar la inflación hacia el objetivo del banco central del 2% a largo plazo. Durante un discurso ante funcionarios americanos en Washington, Draghi ha dicho que los últimos datos publicados han lanzado "señales mixtas" respecto a la previsión económica de la zona euro.

No obstante, el banquero central ha mostrado su confianza en que las medidas tomadas hasta ahora por el organismo que preside apoyará la recuperación económica de la zona euro. Según recoge The Wall Street Journal (WSJ), Draghi también ha avisado de que la previsión económica sigue nublada por la incertidumbre.

Entre los factores negativos que pueden afectar al crecimiento, Draghi ha mencionado la crisis de economías emergentes, el incierto futuro del precio del petróleo o los riesgos geopolíticos. El banquero prevé que la inflación se mantenga en tasas ligeramente negativas durante los próximos meses y que vaya aumentando a final de año.

"Es crucial para el BCE asegurarse de que el escenario de muy baja inflación no se afiance", ha comentado Draghi. Al mismo tiempo, ha señalado que no ve "excesos" en los mercados financieros debido a las medidas no convencionales del BCE.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon