Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nuevo caso de brutalidad policial contra un negro, ahora en Miami

Bolsamanía Bolsamanía 22/07/2016 Bolsamanía

El hecho de ser negro y querer ayudar a su paciente le pudo salir muy caro a Charles Kinsey, un terapeuta de 47 años, residente en Miami, que salió a buscar a un paciente autista de 23 años que se había escapado de la casa hogar en la que recibía tratamiento.

© Proporcionado por Bolsamanía

En mitad de la tensión racial que se vive en Estados Unidos, el tiroteo a Kinsey ha soliviantado a la comunidad afroamericana. Cuando el terapeuta salió a buscar a su paciencia, lo encontró en la calle moviendo un camión de juguete. A continuación se sentó junto a él con la intención de convencerle para que volviera tranquilamente al hospital.

Fue entonces cuando un vecino llamó a la policía para denunciar que un hombre amenazaba con suicidarse en la calle, según los medios estadounidenses. Tal y como informa El País, acordonada la zona, la policía pidió a Kinsey que levantara las manos y no hiciera movimientos sospechosos. El terapeuta cumplió a rajatabla las ordenes pero no así el joven paciente que seguía concentrado en su camión. “Todo lo que tiene es un camión de juguete en la mano, un camión de juguete” repetía a gritos. “Soy un terapeuta en una casa hogar” se identificó el cuidador.

Pocos minutos después Kinsey recibió tres disparos en la pierna mientras que el enfermo contempló atónito lo sucedido ante él. La escena, grabada con un celular, ha sido ampliamente difundida en las redes sociales. La comunidad negra se muestra muy indignada por los injustificados disparos y por el trato recibido por la víctima.

En el momento en que los agentes se acercaron a Kinsey solo preguntó: “Señor, ¿por qué me disparó? contó después. Pero ellos respondieron no lo sé”. La policía, por su parte, afirma que intentaron negociar con los hombres en la escena pero no ha ofrecido una explicación convicente. No obstante, los policías implicados han sido apartados del cuerpo.

La muerte hace dos semanas de dos negros a manos de la policía en Estados Unidos desató una ola de matanzas contra los agentes. La primera de ellas, en Dallas, dejó cinco policías muertos. Posteriormente, la semana pasada tres más fueron tiroteados en Baton Rouge (Luisiana).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon