Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Olivas, expresidente de Bancaja y la Generalitat Valenciana, condenado por falsificar una factura a Vicente Cotino

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 13/01/2017 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia ha condenado al expresidente de Bancaja y expresidente de la Generalitat Valenciana José Luis Olivas a la pena de un año y medio de prisión por falsificar una factura de un ingreso de 500.000 euros por unos servicios de asesoramiento a Vicente Cotino, sobrino del expresidente de las Corts Juan Cotino, que nunca realizó.

Así consta en la sentencia, cuyo fallo ha sido adelantado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), en la que la jueza condena a Olivas por delitos de falsedad en documento mercantil y contra la Hacienda Pública. Además, el expresidente de la Generalitat deberá pagar una multa de 151.800 euros.

Junto a Olivas, el juez condena también a Vicente Cotino a la misma pena por computar ese pago como gasto deducible en su liquidación del Impuesto de Sociedades. Por su parte, la mujer de Olivas, Mercedes Álvarez, acusada en el procedimiento por la Abogacía del Estado, ha sido absuelta al no estar suficientemente acreditado que participara en idear y ejecutar la factura irregular de su marido, que ella firmó cinco años después de emitirse. La jueza aplica la atenuante simple de dilaciones indebidas.

Olivas siempre ha negado que cometiera algún tipo de fraude fiscal en la operación con Vicente Cotino, e insistió en que cobró 500.000 euros al empresario (más IVA) por asesorarle y mediar en la venta de unas acciones de su empresa eólica en una operación que fue "beneficiosa" tanto para el propio Cotino como para Bancaja -entidad que presidía-- e Iberdrola -donde era consejero--.

La operación cuestionada se centraba en la venta de participaciones de Proyectos Eólicos Valencianos S.A. --accionarada por Endesa (55%), Sedesa (25%) y Bancaja (20%)-- a Iberdrola. En concreto, Cotino, dueño de Grupo Fiscal Asedes Capital S.L., al que pertenecía Sedesa, le pidió a Olivas que le ayudara a vender el 25% de activos a la compañía eléctrica. A cambio, y si se obtenía una plusvalía de 39 o 40 millones, le ofreció pagarle 500.000 euros más IVA.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon