Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Opciones y futuros: los aliados de tus exportaciones

Bolsamanía Bolsamanía 29/10/2016 Marco Collado

En una economía global, donde cada vez es más fácil por parte de las empresas mostrar sus productos al exterior, se hace esencial asegurar desde un inicio que las operaciones realizadas serán rentables a pesar de cualquier cambio en el sistema financiero. Cuando una empresa opera en un país distinto al de origen, automáticamente se ve expuesta a una serie de riesgos que ponen en peligro el éxito del negocio. Para poder lidiar con estas circunstancias existen una serie de productos financieros que ayudarán al empresario a protegerse de la incertidumbre.

Lanzarse a la aventura de vender en el exterior no se trata únicamente de tener un producto mejor que el de tus competidores o ser capaz de fabricarlo más barato que ellos. Al exportar productos o servicios que requieren un intercambio de divisa, o uso de materias primas, limitar la exposición a las fluctuaciones de sus precios en el mercado es un factor clave para poder asegurar los flujos de caja de la empresa.

COBERTURA DE PROVEEDORES

© Proporcionado por Bolsamanía

Los futuros financieros son unos de los productos financieros más utilizados como cobertura contra el riesgo. Estos derivados, a pesar de que son poco usados por el inversor de a pie, están muy extendidos dentro de las grandes empresas exportadoras, permitiendo a sus gestores eliminar la incertidumbre de un cambio brusco en los precios de las materias primas o en los tipos de cambio.

Un contrato de futuro consiste en acordar el precio de venta de un subyacente, que puede ser un activo como acciones, índices (cesta de acciones), materias primas o divisas, con antelación a que este intercambio se produzca. Es decir, puedo decidir hoy qué precio pagaré el mes que viene por comprar 1.000 barriles de petróleo y además podré apostar tanto a que va a subir como a que va a bajar.

Las empresas que dependen de manera importante de la compra de materias primas, o que pueden verse afectadas por variaciones importantes en los tipos de cambio, utilizan este tipo de de derivados financieros para cubrir sus posiciones. Un ejemplo claro son las compañías de transporte, que compran futuros de petróleo para así ganar dinero si el precio de esta materia prima sube, compensando así el coste extra del carburante.

Al igual que el petróleo, existen empresas exportadoras que necesitan materias básicas como el azúcar, el trigo o el maíz, todas ellas cotizadas en los mercados de futuros de ‘commodities', permitiendo a los exportadores realizar operaciones de cobertura mediante la compra de contratos de futuros en una proporción similar a su demanda.

COBERTURA CONTRA FLUCTUACIONES EN EL TIPO DE CAMBIO

El riesgo de tipo de cambio es uno de los más comunes para las compañías que se dedican a comerciar con otros países o que tienen parte de su negocio en el exterior. Para poder lidiar con esta incertidumbre, además de los ya mencionados futuros, existen otros productos financieros llamados forwards, que son muy parecidos, pero se negocian en mercados no regulados.

Un forward de divisas es un instrumento financiero que permite a las partes que realizan una determinada operación comercial decidir a qué tipo de cambio se realizará una operación futura, obligando a ambas partes a cumplir con este contrato. Esta operativa permitirá asegurar la cantidad de dinero recibida por cualquier venta al exterior, eliminando la exposición a un cambio en los tipos de interés por parte de los bancos centrales que modifique los tipos de cambio nominales.

Otro modo de disipar el riesgo de divisa es mediante el uso de opciones financieras. Este producto derivado permite acordar el precio de intercambio de un determinado par de divisas previo pago de una prima. Estoe recurso reducirá sin duda el margen de beneficio de las operaciones comerciales, pero a cambio eliminará parte de la incertidumbre.

Las opciones, aunque requieren tener una determinada experiencia dentro de los mercados bursátiles, pueden ser una buena solución para los pequeños productores debido a su flexibilidad y liquidez. Gracias a ellas, los pequeños exportadores pueden establecer un precio mínimo al que desean vender (por encima del coste de producción) y combinadas con los futuros ofrecen multitud de estrategias de cobertura. Esencialmente, estos derivados funcionan como un seguro, limitando las pérdidas, pero no las ganancias.

Cuando ambas partes están de acuerdo en eliminar el riesgo de tipo de cambio también existe la posibilidad de establecerlo por contrato, lo que reduce de comisiones de mercado o primas en el caso de las opciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon