Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Paul Manafort dimite como jefe de campaña de Donald Trump

Bolsamanía Bolsamanía 19/08/2016 Bolsamanía

Paul Manafort, el jefe de campaña de Donald Trump, ha dimitido de su puesto, según ha confirmado el propio candidato presidencial del Partido Republicano. "Esta mañana, Paul Manafort me ha ofrecido, y yo he aceptado, su dimisión de la campaña. Aprecio su gran trabajo a la hora de ayudarnos a llegar donde estamos hoy, y en particular su trabajo guiándonos a través del proceso de convención de delegados. Paul es un gran profesional y le deseo el mayor de los éxitos", ha señalado Trump.

© Proporcionado por Bolsamanía

La dimisión de Manafort se produce después de que el controvertido millonario haya realizado cambios importantes en los responsables de su campaña en los últimos meses. Steven Bannon, dueño del medio conservador Breitbart News, ha sido nombrado jefe ejecutivo de la campaña y Kellyanne Conway será la gerente. El pasado 20 de junio, Trump había cesado a Corey Lewandowsky y había nombrado a Manafort, pero el cambio no ha tenido el efecto deseado.

Además, la presión sobre Manafort aumentó después de que The New York Times publicara esta semana que recibió pagos millonarios en Ucrania de Viktor Yanukovych por asesorar al ex presidente. Según el rotativo, Manafort recibió más de 12 millones de dólares entre 2007 y 2012.

Tras estos cambios, Trump ha protagonizado un sorprendente discurso esta madrugada, al reconocer que en algunas ocasiones sus declaraciones han estado fuera de tono. También ha dicho lamentar haber hecho "daño a las personas" que se hayan podido sentir ofendidas por sus palabras. "A veces, en el fragor del debate y hablando sobre una gran variedad de temas, no se escogen las palabras correctas y se dicen cosas equivocadas", ha dicho.

De ahí la sorpresa, que ha llevado a muchos a anticipar un cambio en el rumbo de la carrera electoral que queda por delante, hasta la celebración de las elecciones presidenciales el próximo 8 de noviembre.

NO ES UN POLÍTICO

"Hay demasiado en juego" para los republicanos en las elecciones como para "consumirse" con este tipo de polémicas, ha dicho Trump, que además ha justificado sus salidas de tono, criticadas incluso por sus compañeros de partido, remarcando que él no es un "político de carrera", sino alguien "que ha dedicado toda su vida a hacer negocios". "Nunca he querido aprender ese idioma (el de los políticos), y nunca he sido políticamente correcto. Toma demasiado tiempo", ha remarcado.

Tras sus polémicas declaraciones sobre los mexicanos y los musulmanes, muchos esperaban que después de ser proclamado candidato del Partido Republicano rebajaría el tono. Lejos de eso, el magnate ha seguido protagonizando polémicas que le han hundido en las encuestas frente a su rival, la demócrata Hillary Clinton. Entre ellas la de hace unos días, cuando Trump sugirió a los portadores de armas actuar contra la exsecretaria de Estado porque, según él, si llega a la Casa Blanca eliminará el derecho a llevar armas que aparece recogido en la Segunda Enmienda de la Constitución de EEUU.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon