Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Popular suspende el dividendo en 2016 y retrasa su pago hasta 2017: sigue el derrumbe en bolsa

Bolsamanía Bolsamanía 27/05/2016 Bolsamanía

Banco Popular ha suspendido el pago de dividendo para 2016 y lo ha retrasado a la espera de reanudarlo el próximo año. La entidad ha decidido así cancelar por ahora la retribución al accionista a la vez que una ampliación de capital de 2.505 millones de euros para reforzar su balance y asegurar su rentabilidad futura. El valor ha bajado un 26,49%, hasta los 1,732 euros, con 123 millones de acciones negociadas, el mayor volumen de su historia.

El comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) explica que la entidad va a suspender temporalmente el reparto de dividendos, de cara a afrontar un entorno de "incertidumbre" con "la mayor solidez posible". "Banco Popular tiene actualmente la intención de reanudar los pagos de dividendos (tanto en efectivo como en especie) tan pronto como el grupo informe de resultados consolidados trimestrales positivos en 2017".

Asimismo, la firma presidida por Ángel Ron señala que "ha determinado como objetivo un ratio de pago de dividendo en efectivo (cash pay-out ratio) de al menos el 40% para 2018%. "Se trata de una situación extraordinaria. Tenemos la intención de reanudar los pagos de dividendo tan pronto como el grupo retorne a la normalidad de su beneficio y a la política histórica de dividendos", ha explicado Ángel Ron, en conferencia con analistas que recoge Europa Press.

Popular espera que el RoTE (rendimiento del patrimonio, una de las principales medidas de rentabilidad de la banca) pase del 3% del primer trimestre de 2016 hasta superar el 9% en 2018. "La normalización de la rentabilidad después de 2016" permitirá una "fuerte generación orgánica de capital y un dividendo en efectivo atractivo". "A partir de 2017 seremos capaces de acelerar gradualmente el retorno a una política de dividendos en efectivo para nuestros accionistas mientras continuamos reforzando nuestros ratios de capital", reitera el banco.

© Proporcionado por Bolsamanía

NO ES LA PRIMERA VEZ...

La entidad ya suspendió el dividendo en 2012 como consecuencia de las exigencias regulatorias sobre capital y el deterioro de la economía, según recuerda Europa Press. El último pago que en aquel momento hizo el banco fue el 26 de junio de 2012, con un dividendo a cuenta del ejercicio 2011 que se situó en 0,08 euros brutos por acción.

En diciembre de 2013, Popular anunció que reanudaba la remuneración al accionista con el reparto de 0,04 euros brutos por acción en febrero de 2014 con cargo al ejercicio 2013. La fórmula fue mediante 'scrip dividend', dando la opción al accionista de elegir entre efectivo o nuevos títulos. El 30 de enero de 2015, el banco adelantó su intención de volver al pago del dividendo en efectivo -en esa ocasión de dos céntimos de euro-, de modo que el primer abono de 2015 se haría en metálico y a lo largo del ejercicio se combinaría con el 'scrip' (acciones o efectivo), informa la agencia Europa Press.

MAYOR MARGEN DE MANIOBRA

La entidad justifica la decisión de suprimir por ahora el dividendo en el marco de la ampliación de capital que se produce para tener un "mejor margen de maniobra" frente a los requerimientos regulatorios futuros y a la posibilidad de que se materialicen determinadas incertidumbres "que pueden afectar de forma significativa a sus estimaciones contables". De hecho, el banco calcula que podría tener que dotar provisiones de hasta 4.700 millones de euros, lo que supondría un aumento de 12 puntos porcentuales hasta un 50% en la cobertura de activos improductivos a lo largo del año, "en línea con el promedio del sector". El 87% de estos activos improductivos tienen colateral hipotecario o son inmuebles.

El comunicado señala que ante esta situación, se producirían "previsiblemente" pérdidas contables en el ejercicio actual que quedarían íntegramente cubiertas, a efectos de solvencia, por el aumento de capital anunciado, "así como una suspensión temporal del reparto del dividendo, de cara a afrontar el entorno de incertidumbre con la mayor solidez posible".

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon