Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Premier League: la buena gestión que se convierte en competitividad

Bolsamanía Bolsamanía 24/04/2016 Alberto Sanz

La liga inglesa de fútbol, más conocida como Premier League, está ocupando las primeras planas de la prensa deportiva mundial debido a la emotiva historia que se está viviendo con el caso del modesto Leicester. Este modesto club que ascendió a la primera división inglesa hace un año, es el líder de la competición y tiene a tiró lograr la gesta de conseguir el título.

Esta curiosa historia ha provocado que exista una gran curiosidad por conocer cuáles han sido la claves para que ocurra este suceso ‘milagroso', por el que un conjunto tan modesto ha sido capaz de plantar cara a las superpotencias futbolísticas y económicas como: Chelsea, Manchester City, Manchester United, Arsenal o Liverpool.

© Proporcionado por Bolsamanía

Aunque entre estos motivos, el principal se encuentran los aspectos meramente deportivos: un entrenador y una plantilla de 25 futbolistas, a base de trabajo y sacrifico, consiguen sobreponerse a la capacidad económica de sus rivales y logran superarles en lo deportivo. Existe otra causa, que se fundamenta en que la Premier League es una liga que ha basado su filosofía en la gestión y viabilidad de todos sus equipos, lo que ha provocado que terminen convirtiéndose en una liga más competitiva.

Aunque los equipos de la Premier League no estén siendo competitivos en los campeonatos europeos como podría esperarse y como muchos aficionados al fútbol le crítican, la capacidad comercial y de sostenibilidad de sus equipos no se resiente. Y la Premier League no deja de explorar nuevos mercados.

Y la principal clave de todo este éxito comercial es que la Premier es una empresa con sus filiales a las que cuida, mima y respeta, conocido como equipos. Una forma de negocio parecido a la NBA, donde aunque su producto es el fútbol, pero su capacidad como empresa es potenciar y repartir a través de meritocracia entre sus filiales.

LA PREMIER INGRESARÁ 7.000 MILLONES DE EUROS POR DERECHOS DE TELEVISIÓN

Una de las claves del podería financiero de la Premier League y de sus equipos son los ingresos por la partida de derecho de televisión. En 2015 vendió por 7.000 millones los derechos de retrasmisión para tres temporadas a partir de 2016-17. En la anterior subasta, Sky TV y BT Sport habían pagado 3.000 millones de euros, aproximadamente.

Por lo tanto, la liga ingresará 2.310 millones de euros cada temporada, el triple de lo que ingresa la Liga española (o la francesa) y más del doble percibido por la Serie A italiana. La Bundesliga es la que menos ingresa por derechos de retrasmisión entre las grandes ligas europeas. La cifra marca un record absoluto e inesperado que obligó a Sky TV Sport (controlada por Rupert Murdoch) a pagar el 83% más que en la subasta precedente. Sky se asegura (por casi 1.900 millones de euros temporada) la retrasmisión de 126 partidos en directo, los domingos, el máximo permitido. BT Sport (canal televisivo de British Telecom) se adjudicó la retrasmisión de 42 partidos (430 millones de euros temporada) en peores horarios, el sábado, de forma que no perjudiquen a la asistencia a los encuentros de segunda división.

Cada equipo de la PL recibirá a partir de 2016 un total fijo de 130 millones de euros por temporada. Según el método de reparto inglés, el último equipo clasificado al final de temporada recibirá 136 millones de euros y el campeón no menos de 210 millones (50% por resultados deportivos, 25% por palmarés histórico, 25 % por criterios sociales) En España, la pasada temporada los cuatro últimos clasificados no alcanzaron ni 20 millones por equipo. El último equipo de la PL recibirá más de tres veces lo que reciba el campeón de la Bundesliga.

Pero más allá de la elevada cifra, la clave de este hecho reside en la repartición de las ganancias, que es lo que provoca que la competición sea más competitiva y que todos sus equipo sea sostenible. Por ejemplo en la campaña 2014/2015 en España el Fútbol Club Barcelona, campeón de la LFP, ganó entre 130-140 millones de euros; el Córdoba, último clasificado, unos 18-20 millones de euros. Mientras que en el fútbol inglés la diferencia es de 34,1 millones de libras (unos 48 millones de euros) entre primero y último, en el fútbol español hay más de 100 millones de euros. Un hecho que provoca que el caso del Leicester en Inglaterra sea un milagro y, en España, un acontecimiento imposible.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon