Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Puigdemont se arrima a la CUP y trara de conquistar a los comunes con un discurso social

Bolsamanía Bolsamanía 05/10/2016 Noemí Jansana

El president de la Generalitat abre el debate sobre política general en el Parlament de Catalunya con la mirada puesta en la hoja de ruta hacia el referéndum independentista, pero con el objetivo de exponer el trabajo del Govern en materia económica, social y medioambiental. Durante la sesión parlamentaria, se espera que Junts Pel Sí y la CUP pongan a prueba su pacto de estabilidad, mientras el president busca la complicidad de Catalunya Sí Que es Pot en materia del referéndum.

Así, las primeras palabras de su discurso (sin límite de tiempo) han ido dirigidas a todos los grupos parlamentarios a quienes ha rogado buscar “el acuerdo antes que las discrepancias. No se avergüencen si están de acuerdo con algo que propone una formación no esperada”.

Gran parte de su discurso ha versado sobre temas económicos. En este sentido, Puigdemont ha asegurado que "Catalunya lidera la creación de empresas en España desde 2012, año en que empezó el procés. El año pasado se fueron casi 1.000 empresas, menos que de Madrid. Además estamos creando más empresas que al inicio de la crisis". En este sentido, Puigdemont también ha defendido la importancia de las oficinas catalanas en el exterior para el desarrollo económico: "Más de 23.000 empresas catalanas han recibido apoyo con un gran regreso al país. Por cada euro invertido en las oficinas exteriores obtenemos 49 euros en exportación y 26 euros en inversión extranjera ".

Las medidas sociales también han centrado la apertura de Puigdemont, que ha anunciado más apoyo a la cultura, a las personas en riesgo de exclusión social o mejoras en las políticas sanitarias. Y ha aprovechado la ocasión para lanzar un mensaje a la CUP: "Recordemos que todo esto sólo se puede hacer con nuevos presupuestos. Tenemos que dotarnos de ellos para salir de la asfixia económica a la que nos somete el gobierno español".

En este sentido, el president ha anunciado la creación de 7.000 nuevas plazas de funcionarios y la voluntad de implantar un salario mínimo de 1.000 euros, algo para lo que el Govern trabaja con los agentes sociales y sindicales, algo que también está sujeto a la aprobación de los presupuestos.

Aunque las cuentas de la Generalitat para 2017 tendrán un debate propio la próxima semana, siguen pesando como una espada de damocles sobre la estabilidad entre Junts Pel Sí y los cuperos. De hecho, en la antesala de este debate, las tensiones entre los antisistema y la coalición que forman el PDECAT y la ERC han vuelto a resucitar en forma de reclamación de los cuperos de que se adelante el referéndum a julio del próximo año y que se eleven los impuestos a las rentas más altas.

"Nuestra propuesta inicial es que en julio se pueda celebrar este referéndum, porque tenemos toda la legitimidad política y la fuerza para hacerlo. Además, es cuando finalizarían los 18 meses" de legislatura que fijó el Govern, ha explicado el diputado Albert Botran (CUP). El diputado de JxSí Roger Torrent ha tendido la mano a los anticapitalistas para pactar una "resolución conjunta" sobre el referéndum, aunque exista por ahora la discrepancia en cuestiones como la fecha.

CHOQUE CON LA CUP POR LOS IMPUESTOS

Sobre los incrementos fiscales que pide la CUP y que el Govern no comparte, JxSí asegura que leerá "con atención" las propuestas de todos los grupos para analizar las que puede aprobar y las que no. Sin embargo, el ex president de la Generalitat Artur Mas, ya envió un aviso para navegantes desde los micrófonos de Catalunya Ràdio y aseveró que Cataluña ya soporta "los impuestos más altos de todo el Estado", por lo que no hay que subirlos todavía más por el simple hecho de que a la CUP eso "se le pase por la cabeza". "No podemos convertir Catalunya en un país de hiperpresión fiscal", ha subrayado el ex president, según recoge El Periódico.

Las propuestas sobre fiscalidad de la CUP incluyen la petición de un IRPF más progresivo "añadiendo nuevos tramos o modificando los ya existentes y sus límites por la parte superior y reduciendo las deducciones existentes" y propone al Govern modificar el límite del tramo más alto de este impuesto. Pide además, volver a imponer el impuesto de sucesiones y donaciones y eliminar el mínimo exento del impuesto de patrimonio.

EL REFERÉNDUM

En el debate de hoy se espera que Puigdemont reciba la crítica frontal de los partidos de la oposición (C's, PSC y PP), la mano tendida de SíQueEsPot para lograr el reférendum. En este sentido, Junts Pel Sí se han abierto a apoyar la propuesta de resolución que presente el grupo de Lluís Rabell sobre el tema.

Durante su discurso, Puigdemont, se ha reafirmado en que su Govern pondrá "las urnas" para que Catalunya se convierta en un Estado y logre tener voz propia en el panorama internacional. "A diferencia de otras épocas y de otros momentos destacados, hoy las decisiones se toman votando. Y el futuro de Catalunya lo deben decidir los catalanes con su voto, por nuestro bien y el de nuestro hijos", ha señalado.

Ha advertido de las consecuencias de no ser independientes: "Seguir como estamos tiene un impacto directo en nuestras empresas y en sus trabajadores".

© Proporcionado por Bolsamanía

QUÉ HARÁ LA OPOSICIÓN

La líder de la oposición, Inés Arrimadas (C's), ha avanzado que centrará su discurso en la reactivación económica, la políticas sociales y la regeneración democrática, aunque augura que "desgraciadamente el protagonista volverá a ser el referéndum”, recoge Europa Press.

El PSC se centrará en propuestas socioeconómicas y de autogobierno factibles, que contrasten con la petición de un referéndum independentista que los socialistas ven irrealizable: "No queremos huir del debate de la situación catalana, tenemos nuestras propuestas y las haremos, pero no aceptamos que sea de lo único que se hable".

El PP presentará una batería de propuestas que ha bautizado como de 'sentido común', entre las que destacan exigir que en Catalunya "se cumplen las reglas" y no se convoque un referéndum de independencia.

Tras el discurso con el que el presidente abrirá el debate el miércoles, intervendrán los líderes parlamentarios; por la tarde, cada partido presentará sus propuestas de resolución, que podrán transaccionar hasta el jueves, cuando se votarán en el pleno.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon