Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

PwC alerta sobre las tensiones de liquidez de Isolux, que será rescatado por la banca y los bonistas

Bolsamanía Bolsamanía 13/05/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

"Llamamos la atención sobre el hecho de que a cierre de 2015 el balance de la compañía presentaba un capital circulante negativo". Es la advertencia de la auditora PwC sobre las cuentas de Isolux en 2015. PwC advierte sobre las tensiones de liquidez del grupo de construcción e ingeniería, que se encuentra en un proceso de reestructuración y refinanciación de su deuda.

En concreto, el capital circulante negativo de Isolux en 2015 fue de 353 millones de euros. Esta situación ha hecho que la banca y los bonistas se queden con el 95% de Isolux tras rescatar al grupo de construcción, cuya deuda de 4.500 millones de euros ha terminado por ahogar a la empresa, que hace unos meses pretendía salir a bolsa para captar recursos financieros.

Los bancos acreedores controlarán más del 50% del capital de la empresa, mientras los bonistas se harán con el 45%, después de realizar una ampliación de capital. El presidente de Isolux, Luis Delso, y su vicepresidente, José Gomis, que controlaban más del 50% del capital, verán reducida su presencia en el capital al 5%.

Entre los actuales accionistas, CaixaBank controla el 28% del capital y el Fondo de Garantía de Depósitos otro 11%, heredado de Caja Castilla-La Mancha. El plan de salvación de la empresa estará listo en unos tres meses.

ISOLUX, EN EL PUNTO DE MIRA POR SU ELEVADA DEUDA

Isolux llevaba tiempo en el punto de mira de la opinión pública debido a su elevado endeudamiento. La compañía intentó salir a bolsa hace unos meses, pero finalmente canceló la operación. Por ejemplo, el pasado mes de diciembre, tuvo que retrasar pagos por falta de liquidez.

El plan de rescate incluye también el relevo de la cúpula directiva. Luis Delso será sustituido por el exdirectivo de Repsol Nemesio Fernández-Cuesta, quien tendrá plenos poderes para pilotar la reestructuración del grupo. En un primer momento, formará parte de un comité de control y seguimiento del proceso de reestructuración.

Además, se potenciará la venta de activos, con el objetivo de conseguir fondos y reducir el endeudamiento. Entre los activos más valiosos que se pondrán a la venta, figuran la filial fotovoltaica T-Solar y un conjunto de líneas de transmisión eléctricas de Brasil.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon