Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Qué pasará con las materias primas si la Fed sube los tipos

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 15/10/2016 Marco Collado

Tras las últimas actas de la Reserva Federal de EEUU (Fed), que han hecho que cada vez parezca más probable una subida de tipos en diciembre, los inversores en materias primas podrían empezar a modificar sus carteras. De hecho, los datos históricos muestran que cuando los tipos de cambio aumentan, las materias primas se resienten.

Las ‘commodities' tienden a moverse a la baja cuando los tipos de interés reales aumentan, ya que los capitales suelen fijarse en activos de mayor rendimiento. Por ejemplo, en la década de 1970 los precios de las materias primas se dispararon después de que los tipos de interés reales se movieran en terreno negativo. Más tarde, en la década de 1980, los precios cayeron cuando Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal en esa época, subió los tipos de interés para combatir la inflación, alcanzando máximos históricos en los tipos reales. A lo largo de la historia se puede observar una correlación inversa bastante fuerte entre estas dos variables.

Datos: Banco Mundial

En los últimos años, los tipos de interés nominales y reales han sido bastante bajos debido a las políticas de flexibilización monetaria de los bancos centrales y a las bajas expectativas de inflación. Estas dinámicas ayudaron a que los precios de las materias primas aumentaran sustancialmente después del inicio de la crisis económica de 2008. Por supuesto, el precio también depende de otra variedad de factores micro y macroeconómicos, incluyendo el impacto de diversos agentes del mercado, como la OPEP y las tasas de crecimiento global.

LA INFLACIÓN ES CLAVE

© Proporcionado por Bolsamanía

Es importante distinguir entre los tipos de interés, nominales y reales, ya que estos últimos son el único factor importante para ver cuando existe correlación con los precios de las materias primas. Los tipos de interés nominales no tienen en cuenta la inflación, mientras que los reales representan la tasa nominal menos la inflación esperada. Si los tipos interés suben debido al aumento de las expectativas de inflación, la tasa de interés real se mantiene relativamente estable. Si, en cambio, los tipos nominales se suben en ausencia de expectativas de inflación, entonces los tipos de interés reales subirán y los precios de las ‘commodities' bajarán, ya que los inversores buscarán activos de mayor rendimiento.

En el entorno económico actual, los tipos de interés nominales y reales son ambos muy bajos, ya que hay una baja expectativa de inflación en el futuro. El impacto de una subida de tipos por parte de la Reserva Federal dependerá de si la inflación va a aumentar o, en cambio, va a permanecer baja. Si la inflación sigue siendo baja, los tipos reales aumentarían y las materias primas podrían sufrir. Si, en cambio, la inflación aumenta, entonces los tipos de interés reales se mantendrán bajos y los precios podrían caer aún más.

Aparte de estos factores hay que considerar el efecto China. El gigante asiático se encuentra en horas bajas y su crecimiento ha caído a mínimos de 25 años. La desaceleración de una de las economías que más productos importa a escala mundial está hundiendo los precios de las materias primas y su evolución será clave para el mercado en los próximos años.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon