Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rato defiende que las tarjetas black eran "perfectamente legales"

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 04/10/2016 Bolsamanía

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha manifestado este martes en el marco del juicio a 65 exaltos cargos y directivos por el uso presuntamente fraudulento de las tarjetas 'black', que, a su llegada a la presidencia de la entidad nacionalizada --a finales de 2010-- propuso la emisión de estas visas a diversos directivos siempre como concepto de liquidez y cargadas sobre su salario y no como una retribución.

Pese a responder al fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, que él la recibió en Caja Madrid como una retribución o incentivo "perfectamente legal" -cuando presidió la caja-, ha aclarado que ya en la Presidencia de Bankia propuso al exdirector general de Medios, Ildefonso Sánchez Barcoj, "que era el que las tenía que aprobar", la emisión de visas pero como instrumento de liquidez y no como un suplemento de salario "por razones legales de todo tipo".

Rato, que solo se somete a las preguntas del fiscal Anticorrupción y de su defensa en esta nueva vista del juicio, ha declarado que él no dio instrucción sobre el límite legal de las visas --de 12.000 euros al mes-- y que califica de "desproporcionado" y ha añadido que el equipo que gestionaba las retribuciones en Caja Madrid era el que pagaba los salarios en Bankia y estaba en "plenas condiciones" de saber si se había producido "desfase".

© Proporcionado por Bolsamanía

"Podría darse la circunstancia de que reclamaran alguna cantidad de forma retroactiva. A mi me pasó", ha señalado Rato en referencia a una cantidad que le fue requerida en noviembre de 2012 y que tuvo que devolver y al respecto ha añadido que en ese año Caja Madrid dio por cerrado el sistema de retribución para sus exdirectivos y altos cargos.

CESE DE TARJETAS

Rato ha afirmado que, durante la etapa de Caja Madrid, las tarjetas emitidas "para gastos personales" eran individualizadas para exdirectivos y altos cargos y que "existen precedentes" de algunos de ellos que, al abandonar la entidad, entregaron la tarjeta y que el importe de la misma fue reconocido en su finiquito, citando en concreto al exconsejero ejecutivo de Caja Madrid Luis Gabarda. También ha dicho que "hay ejemplos" de personas cuyas tarjetas figuraban en sus contratos.

En línea con lo expuesto por Blesa, ha criticado la información de Bankia al respecto y ha dicho que la entidad ocultó referencias de algunas cuentas. También ha aseverado que los detalles de las tarjetas estaban mal contabilizados y que él no borró ninguna información relacionada con las tarjetas opacas a preguntas del fiscal de si había querido eliminar "alguna pista" sobre estas.

Así, ha insistido durante su declaración en que ofreció una de las tarjetas a Francisco Verdú, cuando este fue nombrado consejero delegado de Bankia y que "aceptó pero no utilizó". Sobre la pregunta formulada de por qué se anularon las tarjetas de Sánchez Barcoj o el propio Verdú antes de que estos dejaran sus cargos, Rato ha asegurado que lo desconoce pero que él no dio "instrucciones" relativas al cese de las mismas. En el turno de preguntas de su abogado el que fuera vicepresidente del Gobierno ha reiterado que la tarjeta que recibió a su llegada a Caja Madid era "legal, transparente y ampliamente conocida" y una práctica conocida por el banco.

NUEVA RONDA DE DECLARACIONES

El juicio de las tarjetas 'black' que sienta en el banquillo a 65 exaltos cargos y directivos de Caja Madrid y Bankia se ha reanudado este martes con la declaración del expresidente de la entidad nacionalizada, Rodrigo Rato, en el marco de la ronda de interrogatorios a los encausados.

Antes que el exvicepresidente del Gobierno ya se han sometido a las preguntas de las partes otros miembros de la entidad como Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid entre 1996 y 2010, y quien apuntó que se trataba de un sistema de retribución por parte de la caja, no de gastos de representación, y negó que esta práctica fuera desconocida por los supervisores.

Blesa, por su parte, aclaró ante el tribunal que los beneficiarios de los plásticos -que cargaron un total de 12,5 millones entre los años 2003 y 2010- no justificaron los gastos realizados porque no les eran requeridos y que ni el Banco de España ni Hacienda pusieron "tacha alguna ni vieron irregularidad" durante el tiempo que estuvieron vigentes las 'black'. El exdirectivo, que fue el primero de los 65 encausados en enfrentarse a la ronda de preguntas, agregó que los auditores de la entidad tenían suficientes "pistas" para conocer la existencia de las mismas y añadió, a preguntas de su abogado Carlos Aguilar, que tenía la plena convicción de haber actuado "siempre" legítimamente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon