Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Real Madrid vs Wolfsburgo, la final de Zidane

Bolsamanía Bolsamanía 09/04/2016 Jose Antonio Diaz Maroto
© Proporcionado por Bolsamanía

Este sábado el Real Madrid juega en el Santiago Bernabéu contra el Eibar (16.00 horas), sin embargo, la cabeza de la mayoría de madridistas, de la plantilla y del cuerpo técnico no está puesta en este encuentro sino en el que disputará el conjunto blanco el próximo martes ante el Wolfsburgo, en la vuelta de cuartos de la Champions League.

Con la Liga prácticamente inalcanzable, el esperpento de la Copa del Rey, es obvio que el Real Madrid sólo puede salvar la temporada ganando la Champions, aunque pasase esta eliminatoria sino consigue el título será un fracaso, sin embargo, sí que hay alguien que se juega todo en esos 90 minutos (contando que no haya prórroga) y es Zinedine Zidane.

El técnico tiene el favor de la mayoría del público madridista y tras la victoria blanca en el Camp Nou ante el Barcelona se daba por hecho que la llegada a semifinales de la Copa de Europa certificaría su continuidad como entrenador. No obstante, la pésima imagen dada por el conjunto blanco en Alemania (derrota por 2-0 ante el WolfsBurgo), en la que el equipo no logró competir al nivel exigido ha borrado de un plumazo, no sólo la euforia tras la victoria ante los culés sino la seguridad de que el entrenador madridista iba a sentarse en el banquillo la próxima temporada, el mismo reconoce la presión a la que se ve sometida: “Sé cómo es el cargo, pero no miro eso, lo que me anima es lo que hago cada día y no pensar en lo que va a pasar”, admitió Zidane.

A ZIDANE LE GUSTÁN 'LAS COSAS DIFÍCILES'

Remontar siempre es difícil pero en la máxima competición europea es prácticamente imposible, la última vez que lo hizo el Real Madrid fue en el año 2002, precisamente con Zidane como jugador, aunque en este caso era mucho más fácil, se había perdido en la ida 2-1 con el Bayern de Münich, finalmente en la vuelta, el Madrid ganó 2-0 con goles de Helguera y Gutí, esa Champions acabó con la estrella francesa anotando su gol más famoso, la volea de la final de Glasgow. No sabemos cómo acabará esta eliminatoria pero desde luego, el técnico francés se muestra confiado en la remontada, en la rueda de prensa de este viernes señaló que le gusta cuando “las cosas se ponen difíciles”, es consciente de la importancia del partido “el martes nos jugamos la temporada”.

El Real Madrid se juega la temporada, sin embargo, para el entrenador hay mucho más en juego, el primer paso de Zidane es salvarse a si mismo, si logra pasar esta eliminatoria podrá intentar que la temporada del conjunto blanco no acabe en fracaso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon