Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reino Unido deja la UE: ¿Qué ha supuesto el país para el conjunto de los 28?

Bolsamanía Bolsamanía 29/06/2016 Lorena Sacristán
© Proporcionado por Bolsamanía

Reino Unido ha decidido. El pasado jueves se celebró en el país el referéndum por el que los británicos tenían que determinar si Gran Bretaña permanencía en la Unión Europea (UE) o no. El ‘Brexit', palabra que ha sido acuñada en base a la expresión inglesa British Exit (“salida británica”), se impuso al ‘Bremain', el acrónimo de ‘Britain' (Reino Unido) y ‘remain' (‘permanecer').

El 52% de la población británica votó a favor de salir, frente al 48% que optó por la permanencia. Así, la UE se encuentra ante una situación sin precedentes. Ningún Estado miembro había querido dejar de formar parte de esta asociación económica y política desde su constitución en 1993. En este sentido, ¿cómo ha sido la historia de Reino Unido como Estado miembro de la UE?

¿CUÁL ES LA APORTACIÓN Y QUÉ RECIBE REINO UNIDO DE LA UE?

Las contribuciones financieras de los países que forman la UE al presupuesto del organismo se reparten de forma equitativa conforme a los recursos, según se explica en la página web Europa.eu. Cuanto mayor sea la economía de un país, más tiene que pagar, y viceversa. El objetivo de este presupuesto es centrarse en las necesidades de todos los europeos en su conjunto, no redistribuir la riqueza.

En concreto, el gasto total de la UE en Reino Unido en 2014 fue de 6.985 millones de euros, lo que supuso el 0,32% de la renta nacional bruta (RNB). Por su parte, el país aportó al presupuesto 11.342 millones de euros, el 0,52% de su RNB. En comparación con España, la UE gastó un total de 11.539 millones de euros en ese mismo año, un 1,1% de la RNB del país, y España aportó 9.978 millones de euros al presupuesto europeo, un 0,95% de su RNB.

Además de esta fuente de ingresos, la UE cuenta con otras dos principalmente. Por un lado, en torno al 0,3% del impuesto sobre el valor añadido (IVA) armonizado que cobra cada país. Por otro, una gran parte de los derechos de importación sobre los productos procedentes de países no miembros de la UE. Este dinero que los países que forman la UE aportan, contribuye a financiar en todos los países miembros programas y proyectos, como la construcción de carreteras, la inversión en investigación o la protección del medio ambiente.

SUS SOCIOS COMERCIALES

Este país tiene entre sus socios de exportación principales a Estados Unidos, Alemania y los Países Bajos. Los dos últimos son Estados miembro de la UE. En el caso de las importaciones, Alemania, China y Estados Unidos, según la web oficial de la Unión Europea.

En 2014, entre los sectores más importantes del país estaban la administración pública, el comercio, tanto mayorista como minorista, el transporte y la hostelería con un 18,4%, la defensa, la educación, la salud y los servicios sociales con un 18,3%, y la industria con un 13,5%.

REINO UNIDO NO FORMA PARTE DEL A ZONA EURO

Reino Unido y Dinamarca han sido los dos únicos países que decidieron no adoptar el euro. ¿Por qué? Al firmarse el Tratado de Maastricht en 1992, Reino Unido obtuvo una cláusula de exención, por la que no estaba obligado a entrar en la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria (UEM) e implantar la moneda. Esta cláusula, conocida como ‘opt-out', fue la condición que el país puso para que diera el visto bueno al Tratado.

En este sentido, el protocolo estipulaba que los poderes del país en el ámbito de la política monetaria no eran modificados por el Tratado, que no estaba sometido a las disposiciones del Tratado relativas a los déficits excesivos, y tampoco le afectaban las disposiciones del Tratado sobre el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), el Banco Central Europeo (BCE) y los reglamentos y decisiones de estas instituciones.

Además, los derechos de voto del país se suspendieron para los actos del Consejo en relación a fijar los tipos de cambio entre las monedas de los Estados miembros que pasaron a la tercera fase y al euro y al nombramiento del Presidente, Vicepresidente y de los cuatro miembros restantes del Comité de Dirección del BCE.

EN 1997 SE CONFIRMA LA NO ADOPCIÓN DEL EURO

El Gobierno británico notificó en octubre de 1997 al Consejo que no preveía adoptar la moneda única en enero de 1999. No obstante, esta decisión podría haber sido modificada en cualquier momento y el país podría haber introducido el euro cumpliendo dos condiciones.

En primer lugar, el Gobierno y el Parlamento británicos deberían adoptar una decisión en ese sentido, acompañada o no de un referéndum según las disposiciones nacionales, y en segundo lugar, Reino Unido debía cumplir los criterios de convergencia establecidos por el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea.

Por su parte, el Gobierno británico anunció que un posible paso a la tercera etapa de la UEM dependería de una evaluación de la convergencia de los ciclos económicos de la zona euro y Reino Unido, y de la flexibilidad de la economía británica. Además, esta adhesión al euro debía promover la inversión extranjera o interior, la UEM debía mejorar la posición competitiva del sector de los servicios financieros en Reino Unido y la UEM debería tener efectos positivos en el crecimiento económico, la estabilidad y el empleo.

REINO UNIDO EN LAS INSTITUCIONES EUROPEAS

Reino Unido, que está constituido por Inglaterra, Gales y Escocia, que forman Gran Bretaña, e Irlanda del Norte, es miembro de la UE desde el 1 de enero de 1973. Este país ha ocupado la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, cuya función es representar a los Gobiernos de los Estados miembros, adoptar la legislación europea y coordinar las políticas de la UE, en cinco ocasiones entre 1977 y 2005 y la próxima vez sería en 2017. En la actualidad, hay 73 diputados de Reino Unido en el Parlamento Europeo, órgano de la UE con responsabilidades legislativas, de supervisión y presupuestarias.

El comisario designado por el Reino Unido para la Comisión Europea, que vela por los intereses generales de la UE proponiendo y comprobando que se cumpla la legislación y aplicando las políticas y el presupuesto de la misma, era Jonathan Hill, que era el responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales. No obstante, dimitió tras la victoria del Brexit.

DIFERENTE REPRESENTACIÓN EN LOS COMITÉS

Reino Unido tiene 25 representantes en el Comité Económico y Social Europeo. Este órgano consultivo que representa a las organizaciones de trabajadores y empresarios y otros grupos de interés, asesora sobre la legislación propuesta para que se conozcan mejor los posibles cambios en la situación laboral y social de los países miembros.

En el Comité de las Regiones, el número de representantes asciende hasta 24. Este organismo consultivo que representa a los entes regionales y locales de Europa, también asesora sobre las propuestas legislativas, con el objetivo de garantizar que tengan en cuenta la perspectiva de cada región de la UE. Por otro lado, el país se comunica con las instituciones de la UE a través de su Representación Permanente en Bruselas, cuya principal función es garantizar que los intereses y políticas de Reino Unido se persigan con la máxima eficacia posible en la UE.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon